Diálogo
  Cat. en la diversidad
  Didascalia
 Tarjetas digitales
 Foros
 Chat por temas
 Libro de visitas
 Mapa del sitio
 Quiénes somos
  Escríbanos
  




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

  

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia RecursosRevistasLibros 
  Ud está en Revistas / Diálogo...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el próximo artículo de Diálogo

 

Conozca la sección Catequesis

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

Cursos Bíblicos Pastorales
por internet


Conozca nuestra sección de cursos bíblicos a distancia por internet.

Reciba el material en su computadora y estudie en su casa en sus tiempos libres.

Ir a sección Cursos

 

 

Enviar a sus amigos

Historia de la Iglesia
Filosofía pagana y cristianismo

por Clara Freitag

 

En Diálogo de abril mencionamos a los apologistas... y aquí continuamos con la temática… Hacia el siglo II, la filosofía había dejado de lado los problemas metafísicos para centrar su atención en cuestiones relacionadas con lo moral y la «perfección interior del hombre».
Bajo los reinados de Nerón y Domicia-no, encontramos diversas escuelas filosóficas, como los gnósticos, los platónicos, los cínicos, los estoicos; estos últimos intentan ejercer su acción benéfica y sanar las «enfermedades del alma» (se-gún expresión estoica: ¡la historia se re-pite!) mediante una terapia adecuada.
La estima general por los «filósofos» crecerá cuando suba al trono imperial un filósofo... ya no se contentarán con proponer su doctrina en los centros académicos y círculos pequeños, sino que saldrán a caminar por las plazas, donde el filósofo «profesional», con barba larga y capa, era venerado por la gente; pero algunos literatos los observaban con es-cepticismo, como por ejemplo Luciano de Samosata; porque también entre los filósofos se habían infiltrado los charlatanes, según De Labriol.
Las disputas públicas
entre cristianos y filósofos.
Las Homilías Clementinas, si bien son del siglo IV, dejan entrever esas escenas que se dieron con frecuencia. Así, se cuenta como un ciudadano romano de nombre Clemente, que, después de ha-ber escuchado la predicación del Evan-gelio en Roma, emprendió el viaje de regreso a Judea. Pero los vientos desviaron la nave hacia Alejandría, donde Ber-nabé, quien había sido discípulo de Pa-blo, predicaba el cristianismo con palabras sencillas. Mientras el pueblo lo es-cuchaba con atención, interrumpieron algunos filósofos intentando refutarlo con silogismos. Pero Bernabé no se dejó confundir por éstos y siguió su exposición llena de verdad cristiana. Clemente quedó convencido de las palabras de Bernabé y, a su vez, quiso confundir a los filósofos. El hecho, evidentemente creó un poco de confusión entre los oyentes, de modo que algunos adhirieron a Bernabé, otros, en cambio, a los filósofos (Homilía I, 8 ss). Este tipo de escenas deben haberse dado con frecuencia, ya sea por iniciativas de parte de los cristianos como de los paganos. El hecho está confirmado por Justino, en su Apología II, donde se habla de choques y polémicas con el filósofo Crescente quien, sin conocer el cristianismo y na-da de las verdades cristianas, decía que éstos eran ateos e impíos. Pero Justino lo confundió al demostrarle que entendía bien poco, ya sea del cristianismo como de la filosofía verdadera; que por eso, más que filósofo, era un «filopsophos» (= un charlatán, un estrepitoso).
Que estas disputas o confrontaciones eran públicas e inclusive, tomadas ta-quigráficamente, también parece ser verdad, puesto que Justino escribe que, si el emperador quisiera, podría enterarse de los efectos de las confrontaciones, y agrega: que estaría dispuesto a repetirlas delante del mismo emperador (A-pología II, 28). Es muy probable que fue Crescente quien denunció a Justino y lo mandó al martirio juntamente con otros cristianos puesto que, por otras fuentes, sabemos que, quien hacía profesión de filósofo cínico, gustaba mucho del dinero y que además, era de costumbres re-probables (cfr. Taciano, Discurso a los griegos c. 19).
¿Sobre qué cosas se discutía?
Esto lo podemos recabar también en Justino: Según su Apología II, casi siempre se discutía de la resurrección de los muertos y del premio para los buenos y para los malos el castigo. Justino de he-cho, escribe que los pretendidos filósofos se la toman con la doctrina del castigo del fuego eterno, y reprochan a los cristianos el buscar de atraer a los hombres a vivir bien, más por el temor de la pena futura que no por el amor a la belleza y la honestidad (id. 9).
Entre los científicos se discutió si los dos pasajes  en Apuleyo, el de la Metamor-fosis (9,14) y el que se menciona en la Apología (56, 35) no deben interpretarse como alusiones al cristianismo y a los cristianos, tomados como caricaturas...
En la primera, presenta a una  mujer de-dicada a los vicios y torpezas, enemiga de toda buena fe y pudor, que desprecia a los dioses, pero que es devota de un dios que ella llama «único»; en la se-gunda, describe la impiedad de cierto Emiliano, verdadero modelo de ateo que jamás se acuerda de honrar a los dioses...
Otro caso, sobre el que tampoco se ponen de acuerdo los científicos, es la inventiva de Elio Arístide en su Discurso 46: «…es gente que no vale nada, que se atreve a vituperar a un Demóstenes, mientras que en cada una de sus palabras por lo menos se encuentra un solecismo (=error gramatical). Siendo ellos despreciables, desprecian a los demás; hacen alarde de la virtud que no tienen, predican la abstinencia, y están llenos de avaricia. Al robar lo llaman comunidad de bienes; a la envidia, filosofía, a la avaricia, desprecio de las riquezas. En su avidez, se hunden en bajezas. A la insolencia la califican de libertad, a la maledicencia, franqueza; el recibir regalos, humanidad. Como los ebrios de Pales-tina, ellos unen la desvergüenza al servilismo. Son incapaces de colaborar con algún fin útil ... ni una palabra, ni un pensamiento, ninguna acción suya dio buen fruto ... No participan en las fiestas, no honran a los dioses ... se mantienen apartados en los rincones y hablan como estúpidos. Y con eso, tratan de compararse con los mejores de entre los griegos y se llaman filósofos...».
Algunos creen que estas inventivas son contra los judíos, otros, que contra los cristianos, y quien, contra ambos, o contra los filósofos en general, o contra los cínicos en especial...
De todos modos, aquí tendríamos uno de los primeros testimonios paganos que, aun sin confundirlos, relacionaban entre sí, cinismo y cristianismo.

 

Enviar a sus amigos

 

 

2008 Año de la Palabra de Dios
Publicaciones Bíblicas Semanales
para Lectura Orante de la Biblia Ciclo A 2007-2008

Dios nos habla hoy

Jesús Nuestro Amigo

 

Conozca las Publicaciones Bíblicas Semanales que BuenasNuevas.com
ofrece para todas las comunidades de habla hispana.

Ya están disponible el año litúrgico Ciclo A 2007-2008 completo.

Para leer, reflexionar y orar la Palabra de Dios.

Acceda a las muestras gratuitas de ejemplares del Pentecostés 2007
de ambas publicaciones para probarlos en su comunidad.

Haga click y grabe las dos publicaciones bíblicas para Pentecostés

 

Curso para Catequistas a distancia
Conozca esta oportunidad de actualizarse y crecer en su fe para mejorar su misión pastoral.
7 diócesis de Argentina, cerca de 100 colegios de Argentina y México y decenas de parroquias en Argentina y varios países de América Latina están trabajando con este curso.

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2008