Diálogo
  Cat. en la diversidad
  Didascalia
 Tarjetas digitales
 Foros
 Chat por temas
 Libro de visitas
 Mapa del sitio
 Quiénes somos
  Escríbanos
  




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

  

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia RecursosRevistasLibros 
  Ud está en Revistas / Diálogo...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el próximo artículo de Diálogo

 

Conozca la sección Catequesis

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

Cursos Bíblicos Pastorales
por internet


Conozca nuestra sección de cursos bíblicos a distancia por internet.

Reciba el material en su computadora y estudie en su casa en sus tiempos libres.

Ir a sección Cursos

 

 

Enviar a sus amigos

Biblia para jóvenes
Pentecostés: el Espíritu Santo nos sigue conduciendo

por Ricardo Stirparo y Horacio Prado

 

«Yo los exhorto a que se dejen conducir por el Espíritu de Dios, y así no serán arrastrados por los deseos de la carne... Por el contrario el fruto del Espíritu es: amor, alegría y paz, magnanimidad, afabilidad, bondad y confianza, mansedumbre y temperancia.  Frente a estas cosas, la Ley está de más, porque los que pertenecen a Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y sus malos deseos. Si vivimos animados por el Espíritu, dejémonos conducir también por él». Gál 5, 16. 22-25

San Pablo nos recuerda que somos habitados por el Espíritu Santo, recibido en el bautismo... pero que esto no alcanza... debemos ser animados, conducidos por el Espíritu.  Y en esto se «juega nuestro ser cristiano»: en vivir llenos del Espíritu, en dejar que nuestras obras hablen de lo que lo que tenemos en el corazón, en mostrarnos revestidos de Cristo. Y el Espíritu Santo ocupó un lugar importante desde el inicio de la vida cristiana, por eso en el libro de los Hechos de los Apóstoles aparece citado tantas veces como en el resto de todo el Nuevo Testamento. Hasta podríamos afirmar que, más que relatarnos los «hechos de los apóstoles», pareciera contarnos los «hechos del Espíritu Santo a través de los apóstoles». No por nada, algunos han hablado de este libro como el «evangelio del Espíritu Santo». En esta propuesta queremos acercar a los jóvenes a esta experiencia de ser habitados y conducidos por el Espíritu de Dios.

 

 

Primer momento: Motivación

Sobre una mesa se colocarán distintos elementos de los más diversos: un par de anteojos, un libro, un globo, una lapicera, etc. y se invitará al grupo a que pasen a ver lo que hay en ella, teniendo en cuenta la siguiente consigna: ¿Qué necesito pedirle al Espíritu Santo para mí y para el grupo?
Luego, se invita a que un voluntario pase a tomar uno de los objetos elegidos y exprese por qué.  Por ejemplo: «Elegí un par de anteojos porque necesito pedirle al Espíritu Santo que me enseñe a mirar a los demás como Dios las ve. Y para el grupo elegí un globo para que el Espíritu nos llene de su fuerza para ayudar a los demás». Luego elegirá a otra participante que hará lo mismo: tomará el objeto y contará el por qué.  Y así sucesivamente hasta el último del grupo.
Terminada la ronda se podrá compartir:
• ¿Qué pedidos fueron coincidiendo en lo personal y en lo grupal?
• ¿Hay algún pedido al Espíritu Santo para el grupo que no sé por qué fue realizado?

Segundo  momento: Trabajo con la Palabra

Hemos trabajado sobre lo que nosotros queremos pedirle al Espíritu Santo para nuestra vida personal y grupal. 
Pero, ¿Qué hizo el Espíritu entre los primeros cristianos?  ¿A qué los movió?  ¿Cuáles fueron los primeros frutos de su presencia?
Buscando en el libro de los Hechos de los Apóstoles, encontramos que después de la venida del Espíritu Santo en Pentecostés, se producen algunos cambios:
* Pedro sale impulsado a anunciar a Jesús sin ningún temor: Hch 2, 12-36
* Al escucharlo, unos tres mil se convierten: Hch 2, 37-41
* Y si bien la comunidad ya estaba constituida como tal, la misma empieza a tener una vigor distinto: Hch 2, 42-47
Podríamos decir que este derramamiento del Espíritu Santo «prometido» produjo los frutos de testimonio, conversión y vida comunitaria. Y sobre estos tres frutos trabajaremos en tres grupos con uno de estos temas y las siguientes fichas de orientación:

TESTIMONIO
Hch. 2, 12-36; 3, 11-26 ;
4, 1-21

¿Quién/es da/n testimonio?

¿A quiénes?

¿Qué aspectos de la vida de Jesús resaltan?

CONVERSIÓN
Hch. 2, 37-41 ; 5, 12-16 ;
9, 1-18

¿Cómo se genera la conversión?

¿Cuáles son sus frutos?

COMUNIDAD
Hch. 2, 42-47 ;
4, 32-37

Caracterizar a la primera comunidad cristiana

Luego cada grupo pondrá en común sus conclusiones.

 

Tercer momento: Reflexión grupal

Después de todo lo compartido a la luz de la Palabra de Dios se invita a interiorizar el tema a través de algunas preguntas personales.  Se invita a que cada participante pueda elegir un lugar donde pueda estar cómodo y separado del resto para que pueda hacer una revisión de su vínculo con el Espíritu Santo.  Proponerles que este, sea un tiempo de encuentro y de diálogo con este Dios amigo que nos habita y que quiere conducirnos en nuestra vida. A estas fichas el catequista o coordinador podrá agregar o modificar algunas preguntas para que se ajusten mejor a la realidad de su grupo:

TESTIMONIO
CONVERSIÓN
COMUNIDAD

¿Sabemos aliarnos a los hermanos para dar testimonio de nuestra fe?

 

¿Nos animamos a ser la voz de Dios en medio de las dificultades?

¿Dejamos que el Espíritu Santo nos guíe para no callar lo que hemos visto y oído?

¿Nos seguimos dejando conmover por la Palabra de Dios?

 

¿Le seguimos preguntando al Señor qué debemos hacer?

¿Buscamos recibir de corazón el perdón de nuestros pecados?

¿Qué lugar ocupa en nuestro grupo la oración, la Palabra de Dios, la Eucaristía?

¿Cómo cuidamos la unidad de la comunidad?

¿Sabemos poner en común nuestro bienes, materiales y espirituales, para que ningún hermano pase por necesidades?

 

Cuarto momento: Oración final

En los tres grupos del 2º momento van a poner en común lo reflexionado en forma personal, pero sobre todo van a ser hincapié en el aspecto en el que estuvieron trabajando en los Hechos de los apóstoles. Y luego armarán una oración pidiéndole al Espíritu Santo por ese fruto en especial para todo el grupo. Esta oración puede ser escrita en un afiche para que después pueda ser rezada por todo el grupo. Se puede finalizar haciendo la oración comunitaria alternando con cantos al Espíritu Santo.

«Velen por ustedes, y por todo el rebaño sobre el cual el Espíritu Santo los ha constituido guardianas para pacentar a la Iglesia de Dios, que él adquirió al precio de su propia sangre»
Hch. 20, 28

¡Que este Pentecostés sea bendición para ustedes en el anuncio a los jóvenes, invitación a la conversión constante a su amor y  fortaleza para cada una de su comunidades!

 

Enviar a sus amigos

 

 

2008 Año de la Palabra de Dios
Publicaciones Bíblicas Semanales
para Lectura Orante de la Biblia Ciclo A 2007-2008

Dios nos habla hoy

Jesús Nuestro Amigo

 

Conozca las Publicaciones Bíblicas Semanales que BuenasNuevas.com
ofrece para todas las comunidades de habla hispana.

Ya están disponible el año litúrgico Ciclo A 2007-2008 completo.

Para leer, reflexionar y orar la Palabra de Dios.

Acceda a las muestras gratuitas de ejemplares del Pentecostés 2007
de ambas publicaciones para probarlos en su comunidad.

Haga click y grabe las dos publicaciones bíblicas para Pentecostés

 

Curso para Catequistas a distancia
Conozca esta oportunidad de actualizarse y crecer en su fe para mejorar su misión pastoral.
7 diócesis de Argentina, cerca de 100 colegios de Argentina y México y decenas de parroquias en Argentina y varios países de América Latina están trabajando con este curso.

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2008