Diálogo
  Cat. en la diversidad
  Didascalia
 Tarjetas digitales
 Foros
 Chat por temas
 Libro de visitas
 Mapa del sitio
 Quiénes somos
  Escríbanos
  




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

  

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia RecursosRevistasLibros 
  Ud está en Revistas / Diálogo...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el próximo artículo de Diálogo

 

Conozca la sección Catequesis

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

Cursos Bíblicos Pastorales
por internet


Conozca nuestra sección de cursos bíblicos a distancia por internet.

Reciba el material en su computadora y estudie en su casa en sus tiempos libres.

Ir a sección Cursos

 

 

Enviar a sus amigos

Editorial
Yo nunca quise

por María Inés Casalá

 

Yo nunca quise ser millonaria ni famosa. Sin embargo, escucho a muchos que afirman que «todos» quieren serlo; y, pareciera que el que no lo desea algo le falla en su personalidad o está fuera de la sociedad (en el mejor de los casos).
Tendría nueve o diez años cuando, una tarde, yendo con mi mamá a buscar el auto al garage, le dije «yo nunca quisiera ser millonaria». No recuerdo dónde fuimos, pero sí que durante el viaje no dejó de explicarme el bien que podría hacer si tuviera mucho dinero. Creo que no le contesté. Tenía esa mala costumbre de permanecer callada cuando lo que me decían no me gustaba. Pero, durante muchos años pensé lo que me dijo. Y aún hoy sigo sosteniendo la misma idea. No sé si es que me tengo poca confianza y temo que el dinero me modifique, o, que para tenerlo tendría que postergar las cosas que realmente me gustan y no estoy dispuesta a hacerlo. Ahora, cuando pienso qué haría si ganara el Quini 6 o algo similar (cosa imposible porque nunca juego), lo primero que imagino es cómo sacarme de encima tanta plata lo más rápido posible. Ya la imagino distribuida entre familiares y algunas personas que hicieron mucho por mi familia a lo largo de estos años. 
También pienso en que hubiera hecho Jesús. Dios quiso que naciera en una familia humilde, que se criara en un pueblito pequeño, que fuera hijo de un carpintero y sus amigos fueran pescadores.
Supongo que su amor a los pobres, saber estar con ellos, comer con ellos, sentirse uno de ellos, fue porque siempre estuvo a su lado. No creo que haya comenzado esta tarea a los 30 años. Él eligió un estilo de vida: «Los zorros tienen sus cuevas y las aves del cielo sus nidos, pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza» (Lc 9, 58).
Cuando el niño aportó sus pescados y panes de cebada, Jesús nos enseñó a compartir, a distribuir, porque de esa forma, cuando ponemos en común, alcanza para todos y sobra.
«Ser alguien» no pasa por ser reconocida o tener mucho dinero, aún cuando desde chiquitos algunos padres educan a sus hijos para eso. «A los padres no le importa si a su hija le va bien en la escuela porque es alta y rubia», escuché comentar a dos maestras en el colectivo. A los pocos minutos me enteré que la hija tenía nueve años y ya le habían elegido su rumbo: ser modelo. No tengo nada especial contra las modelos, pero me parece que la elección de los padres, en este caso pasa más por lograr el reconocimiento y ganar dinero que por la libre elección de su hija de lo que quiera ser.
Desde pequeños educamos a los niños con un determinado objetivo. Los educamos para que puedan elegir y acepten ser diferentes o para que hagan lo que hacen todos. Cada padre que elige una de estas posturas debería saber lo que hace. Hay padres que no toleran que su hijo quede fuera de un determinado círculo. En ocasiones, porque ellos también quedan fuera de otro círculo relacionado con el de sus hijos.
Por ejemplo, hay padres que no aceptan que un determinado colegio no es para sus hijos porque ellos encontraron allí un lugar de pertenencia que perderían al cambiar a su hijo de escuela.
Muchas veces me pregunto cómo puede ser que los candidatos que yo voto nunca salgan elegidos, que la ropa que uso siempre está «fuera de temporada», que los libros que leo no sean best-sellers, que muchos nos critiquen por cómo educamos a nuestros hijos y la libertad que les dimos.
Sin embargo, somos muchos los que elegimos otra cosa. A medida que uno crece, se va relacionando con otros con las mismas inquietudes y no se encuentra tan solo.
A lo largo de mi vida no he tenido demasiadas certezas. Las suficientes. Estoy más segura de lo que no quiero ser que de lo que quiero ser. No quiero lastimar a otro, no quiero mentir, no quiero juzgar, no quiero pensar mal de los demás, no quiero ser malhumorada, no quiero decir que estoy cansada, no quiero dejar a alguien de lado, no quiero pensar mal de los demás (lo repito en forma deliberada para tenerlo bien presente), no quiero ser millonaria, no quiero ser famosa. No lo necesito.
Necesito el amor de los que me rodean, el amor de Dios, de mi familia y amigos, necesito sentirme útil  haciendo algo para que el mundo sea mejor.
Necesito expresar mis ideas, mi amor hacia los demás y comprometerme por un mundo más digno para todos. Y, doy gracias a Dios por todo lo que no necesito y no quiero ser. Y le pido a él, que es un buen padre, que me ayude como educadora para que cada uno de los niños con los cuáles me vinculo descubran en su vida lo que quieren y no quieren ser, es decir, que descubran qué quiere Dios para ellos. Y, que pueda respetarlos, quererlos y especialmente acompañarlos, aunque quieran ser millonarios o famosos.
Mientras escribo este artículo escucho en la radio la publicidad de una revista que invita a comprarla para tener el tenedor que «usan las celebridades en la isla». Me alegra sentir que, con mi esposo que está a mi lado, no necesitamos ese tenedor.

 

 

 

Enviar a sus amigos

 

 

2008 Año de la Palabra de Dios
Publicaciones Bíblicas Semanales
para Lectura Orante de la Biblia Ciclo A 2007-2008

Dios nos habla hoy

Jesús Nuestro Amigo

 

Conozca las Publicaciones Bíblicas Semanales que BuenasNuevas.com
ofrece para todas las comunidades de habla hispana.

Ya están disponible el año litúrgico Ciclo A 2007-2008 completo.

Para leer, reflexionar y orar la Palabra de Dios.

Acceda a las muestras gratuitas de ejemplares del Pentecostés 2007
de ambas publicaciones para probarlos en su comunidad.

Haga click y grabe las dos publicaciones bíblicas para Pentecostés

 

Curso para Catequistas a distancia
Conozca esta oportunidad de actualizarse y crecer en su fe para mejorar su misión pastoral.
7 diócesis de Argentina, cerca de 100 colegios de Argentina y México y decenas de parroquias en Argentina y varios países de América Latina están trabajando con este curso.

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2008