Diálogo
  Cat. en la diversidad
  Didascalia
 Tarjetas digitales
 Foros
 Chat por temas
 Libro de visitas
 Mapa del sitio
 Quiénes somos
  Escríbanos
  




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

  

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia RecursosRevistasLibros 
  Ud está en Revistas / Diálogo...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el próximo artículo de Diálogo

 

Conozca la sección Catequesis

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

Cursos Bíblicos Pastorales
por internet


Conozca nuestra sección de cursos bíblicos a distancia por internet.

Reciba el material en su computadora y estudie en su casa en sus tiempos libres.

Ir a sección Cursos

 

 

Enviar a sus amigos

Catequesis Escolar
Reafirmando conceptos

por Nestor Colombo

 

La misión fundamental de la escuela católica es formar cristianos; las palabras evangelizar, catequizar y promover al hombre no deben serle ajenas a ninguna actividad que realice.
La escuela católica debe ser evangelizadora («la escuela católica encuentra su justificación en la misión misma de la Iglesia» DRE,34), profética  («los principios evangélicos se convierten en normas educativas, motivaciones interiores y al mismo tiempo metas finales» EC, 34), integradora («se basa en un proyecto educativo en el que se funden armónicamente fe, cultura y vida» DRE,34) e iniciadora en el sentido antropológico de la palabra: se refiere por tanto a la formación de la identidad y a la introducción en la comunidad adulta («No es solo progreso educativo humano, sino verdadero itinerario cristiano hacia la perfección» DRE, 48).
La pastoral educativa entiende a la escuela no solo como espacio de aprendizaje sino como ámbito de vida; educa pastoralmente en todo lo que hace  y da origen a un modo peculiar de relación: la comunidad cristiana.
Es importante diferenciar comunidad cristiana de comunidad educativa, la primera, inevitablemente más pequeña que la segunda está conformada por el conjunto de personas (docentes, alumnos, padres) reunidos en torno a un proyecto educativo cristiano; dentro de este espacio conviven otros actores que no necesariamente están comprometidos con esta idea y que son claramente sujetos de evangelización.
Cuando hablamos de pastoral educativa no estamos hablando desde una mirada típica de una pastoral de cristiandad, sino desde la pastoral misionera. Esa mirada no pretende conservar la fe, sino convertir. Entiende la educación en la fe como un proceso continuado en el que van convergiendo la gracia de Dios y la voluntad libre del hombre. La escuela de pastoral misionera tiene como primer objetivo conducir a sus miembros a que atraviesen el umbral de la fe. Por eso emplea  sus mejores esfuerzos en la «pedagogía del umbral».
Debe proponerse educar para la utopía, para la búsqueda, para la esperanza y educar para los valores. Toda la estructura disciplinar y los espacios culturales deben estar atravesados por esta concepción cristiana. Esto permite presentar a los alumnos y familias una atractiva foto de la propuesta de Jesús.
Podemos hablar entonces de dos grandes tareas de la escuela:
1- Evangelizar la cultura. Inculturar el evangelio es el proceso que la comunidad educativa hace para descubrir a Dios en el seno de los bienes culturales y en las disciplinas y saberes que hacen al trabajo escolar y para desarrollar en ellos los bienes del reino. El centro de este proceso es el aprendizaje aúlico sistemático.
2- Evangelizar la vida cotidiana. «no se trata sólo de transmitir y proponer una visión cristiana de la vida sino de que esa visión se intente  vivir  en el día a día escolar. Reco-nocer la palabra de Dios en los bienes de la dignidad humana, la unión fraterna y la libertad» (GS39), nos tiene que llevar a crecer en dignidad, fraternidad, libertad en la propuesta coherente de una sociedad alternativa» (Castagnola,2004).
El lugar privilegiado de estas actividades es lo que llamamos pastoral del Umbral, ambiente escolar, actividades solidarias, convivencias, campamentos, etc.
Los postulados propuestos a continuación son pistas, señales, para que el caminar sea más maduro, más solido y más comprometido.

UNA ESCUELA ENCARNADA
El Dios en quien creemos se hizo hombre… la escuela debe contemplar esta realidad y sacar de ella una consecuencia tan fuerte como cuestionadora: estamos invitados a valorar la presencia de Dios en cada persona, en cada chico o chica, en cada adolescente, en cada compañero de trabajo, todos tiene en si una presencia sagrada que debemos saber descubrir… Dios no hace basura. Una escuela encarnada no juzga, ni critica de manera destructiva; propone redención y busca rescatar al otro, recibir al otro. Ante esto debemos preguntarnos: ¿si Jesús nos eligiera para pasar aquí su niñez o su adolescencia?… ¿Seríamos posada o pesebre?
Encarnarse es también descubrir a través del saber, que es el centro de la vida escolar, las señales del Reino de Dios, lo que el Concilio llamó los signos de los tiempos. ¿Cómo se construye y se anuncia el Reino desde la materia que enseñamos? ¿Cómo propiciar que esos valores que descubrimos en el aula se vuelquen a la comunidad y la transformen?

UNA ESCUELA SAMARITANA
Saber ver las necesidades de los alumnos, de los compañeros, dispuestos a ser con ellos samaritanos que se acercan y acompañan, que cuidan y restañan heridas. Una escuela capaz de cuidar y acompañar en su  caminar a todos los que la transitan es tarea de todos, ya que todos deben ser cuidados: aun los que tienen el servicio de dirigir la escuela.
Saber escuchar los gritos de auxilio que a veces son profundamente silenciosos y otras veces desgarradoramente estentóreos. Gritos de soledad, de violencia familiar, de falta de amor, de marginación, de vacío, de falta de Dios, de falta de papá y mamá, de broncas y dolores que llevan años. Gritos de niños, de adolescentes y también, sin duda, de adultos.
Saber hablar a tiempo y con caridad (palabra que suena pasada de moda pero tan impactante al ser usada y vivida). Para proponer soluciones y acercar propuestas sin esperar para decir con dureza la crítica cuando ya no hay tiempo ni forma de cambiar la realidad.
Saber hablar de Dios con nuestra vida es en muchas ocasiones el único evangelio real que los chicos van a recibir. No podemos desentendernos del desafío de hablar cuando la escuela no vive como cristiana. No podemos callar ante la renuncia al verdadero sentido y a la verdadera finalidad de esta escuela parroquial. Debemos hablar desde la pertenencia y no desde la bronca. El riesgo es repetir la historia de los tres monos y no somos esa escuela y no queremos serla.

UNA ESCUELA PROFETA
Somos pedagogos, el pedagogo conduce a sus alumnos a descubrir su personal proyecto de vida y, dentro de este acompañamiento, es misión de la escuela ser profeta, porque es testigo de Cristo en el barrio.
¿Y que profetizar en este nuevo siglo?
Profetizar la solidaridad:  en un mundo marcado por el individualismo, la escuela católica debe promover la solidaridad interna y externa. Ayudar a descubrir las necesidades del otro generando en los alumnos la posibilidad de dar gratuitamente. La solidaridad se enseña desde la salita de tres años, y se va incorporando progresivamente. Así, debe descubrirse misionera sin separar ambos conceptos; ser misionera para un cristiano va fuertemente relacionado con el amor al prójimo. 
Una escuela es campo de misión y es misionera hacia fuera. Jesús mismo no empezó por su propia casa su tarea de salvación.
Profetizar el amor cristiano: en una sociedad en la que falta amor verdadero la escuela no puede guardar silencio y resignarse a no proponer un ideal. Los alumnos tienen derecho a que se lo propongamos para ser verdaderamente libres de optar por él o no. No tenemos derecho a omitir hablar de ideales como el respeto por el otro, el amor para siempre, la fidelidad, el compromiso, el respeto por el propio cuerpo, el valor inalienable de toda vida humana.

UNA ESCUELA PLANIFICADA
Una escuela en que se planifica a futuro sueña y se pregunta ¿Cuál es mi lugar en el proyecto de Jesús? ¿Qué le puedo aportar a este barrio dentro de 10 años? ¿Qué tengo que hacer y con que medios cuento?
Dios tiene un plan de salvación ¿y nosotros que?
Discernir es la palabra clave… rezar la realidad, masticarla y rumiarla tomando como eje la presencia de Jesús en la eucaristía. Confiar en la providencia de Dios y organizarnos para que esta providencia sea ayudada. Está bien preguntarse qué necesitamos de la escuela, pero también vale hacerse la pregunta ¿Qué nos está pidiendo hoy esta realidad?
Las respuestas son tarea de todos, porque la escuela no tiene sentido sin sus actores, sin sus docentes, chicos, padres, directivos, personal no docente, R.L., sacerdote, etc.
Por esto es bueno reafirmar conceptos, porque aunque los sabemos, en cada escuela, cada año que empieza, vuelve a costar mucho ponerse en marcha. ¡Animo!, que la montaña tiene cumbre…

 

 

Enviar a sus amigos

 

 

2008 Año de la Palabra de Dios
Publicaciones Bíblicas Semanales
para Lectura Orante de la Biblia Ciclo A 2007-2008

Dios nos habla hoy

Jesús Nuestro Amigo

 

Conozca las Publicaciones Bíblicas Semanales que BuenasNuevas.com
ofrece para todas las comunidades de habla hispana.

Ya están disponible el año litúrgico Ciclo A 2007-2008 completo.

Para leer, reflexionar y orar la Palabra de Dios.

Acceda a las muestras gratuitas de ejemplares del Pentecostés 2007
de ambas publicaciones para probarlos en su comunidad.

Haga click y grabe las dos publicaciones bíblicas para Pentecostés

 

Curso para Catequistas a distancia
Conozca esta oportunidad de actualizarse y crecer en su fe para mejorar su misión pastoral.
7 diócesis de Argentina, cerca de 100 colegios de Argentina y México y decenas de parroquias en Argentina y varios países de América Latina están trabajando con este curso.

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2008