Diálogo
  Cat. en la diversidad
  Didascalia
 Tarjetas digitales
 Foros
 Chat por temas
 Libro de visitas
 Mapa del sitio
 Quiénes somos
  Escríbanos
  




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

  

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia RecursosRevistasLibros 
  Ud está en Revistas / Diálogo...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el próximo artículo de Diálogo

 

Conozca la sección Catequesis

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

Cursos Bíblicos Pastorales
por internet


Conozca nuestra sección de cursos bíblicos a distancia por internet.

Reciba el material en su computadora y estudie en su casa en sus tiempos libres.

Ir a sección Cursos

 

 

Enviar a sus amigos

Historia de la Iglesia
El siglo II y la polémica anticristiana

por Clara Freitag

 

Hasta aquí intentamos exponer brevemente las persecuciones sangrientas de los dos primeros siglos, en base a la documentación conocida. Suponiendo que eso quedó claro, vamos a detenernos ahora en la lucha moral dirigida contra los cristianos por parte de los intelectuales, escritores y filósofos, lo que no deja de ser un aspecto integrante de la historia de las persecuciones.
Puesto que sería un error creer que los antiguos solamente combatían al cristianismo con la espada y el fuego, y que para extirparlo, se valían únicamente de jueces y de verdugos. Todo lo contrario, también esgrimieron las armas del pensamiento con toda la sutileza de la dialéctica vigente.
En base a la literatura latina y griega pa-ganas se constata que hasta mediados del siglo II, hay un silencio casi generalizado respecto de los cristianos.
Además, en uno que otro documento en que se habla del cristianismo y de los cristianos, las menciones son de desprecio, lo cual no nos debe llamar la atención, pues los paganos no podían tener un conocimiento más profundo del cristianismo, ni siquiera la clase culta romana. Si atendemos el juicio que subyace en los documentos ya conocidos, algunos, y como la así llamada correspondencia epistolar entre Séneca y san Pa-blo que debe colocarse en el siglo IV, y reconocida como espúrea [hoy diríamos «trucha»], ésta pretende retomar la re-pugnancia de los literatos paganos sobre la forma poco culta de los primeros es-critos cristianos.
En otros documentos, como en la carta del emperador Claudio al  Prefecto de Egipto, Emilio Retto, leemos: «...hay que castigar a los propagadores de una ‘enfermedad’ que está invadiendo al mundo entero...» [el documento se conserva en un papiro del Britisch Museum de Londres]. También el rescripto de Adriano a Minucio Fundadano, auténtico, la carta de Adriano a Urso Serviano (dudoso)... nos dejan entrever que se pensaba del cristianismo y de los cristianos. Pero, tengamos presente que los cristianos todavía eran pocos y sus iglesias locales contaban con un número reducido de miembros que, además, no ejercían un gran influjo en la sociedad, pues provenían de estratos sociales más bien bajos, no se hacían notar... pero no eran desconocidos.
Por otra parte, el cristianismo en sí no despierta la curiosidad de las clases cultas para ser  conocido más a fondo; y los intelectuales se detenían en lo externo, en la apariencia, y contemporizaban con la opinión general de despreciar al cristianismo.

¡Una nueva actitud!
Hacia mediados del siglo II se produce un cambio. El fenómeno cristiano se im-pone a los espíritus cultos. ¿Razón...? sobre todo por la extraordinaria vitalidad con que la nueva religión se estaba difundiendo. A pesar de las persecuciones por parte de los organismos estatales, y no obstante las frecuentes explosiones populares de violencia contra los cristianos, éstos crecían numéricamente cada día, debido a la intensa actividad misional que nos hace ver cómo la fuerza del Espíritu Santo prometida por Je-sús, empuja «a los testigos» en todos los lugares y entre todas  las clases sociales, de modo que ahora, son cada vez más los intelectuales que se interesan por el cristianismo y se convierten a él. Y así, paralelo al fenómeno del cristianismo, surgió en el imperio una gran curiosidad por encontrar la verdad entre las diversas escuelas filosóficas; porque ¡la filosofía griega buscaba la verdad!... y estos buscadores entran en contacto con el cristianismo, llegan a conocer a Jesu-cristo, y cautivados por Él, descubren que la Verdad está en Jesucristo. ¡Los ha-bía tocado la gracia y se hacen sus discípulos! Entre los años 125 al 180 aparece una docena de apologías [defensas] dirigidas a los Emperadores como también al público culto, en defensa de los cristianos y justificando el cristianismo, lo que conocemos como la apologética cristiana del s. II.
Pero ya desde mediados del s. I -época neroniana- corría toda clase de calumnias contra los cristianos como un halo de impopularidad que fue creciendo en la medida que aumentaban los cristianos... cuánto delito se adjudicaba a los cristianos era creído y se imponía a la opinión pública. Los cristianos eran considerados como impíos, irreligiosos, sa-crílegos, de lesa majestad divina e imperial porque no practicaban el culto idolátrico e imperial. Todas estas calumnias las podemos leer reunidas en los capítulos 8 a 10 del Octavius, diálogo, un cristiano y el pagano Cecilio. La obra es de Minucio Félix, escrito en buen latín ha-cia fines del s. II. El cap. 8, en síntesis di-ce que «no debe tolerarse la comunidad cristiana, atea y revolucionaria» ... «si los atenienses arrojaron de su país a Protágoras -que iba contra la divinidad...- con más razón «una asociación sediciosa, incorregible, ilícita y desesperada (que) se levantan contra los dioses» ... «como temen morir», propagan «la idea consoladora de la resurrección».
El capítulo 9 tiene afirmaciones como:  la «necedad de la religión cristiana, sus costumbres y ceremonias (son) abominables...: «...veneran la cabeza de un asno,... cuando admiten un neófito, lo ponen delante de un niño cubierto de harina... al que el neófito da golpes... matándolo a cuchilladas ... Lamen con avidez su sangre, reparten a porfía sus miembros... con esta participación en el crimen aseguran su mutuo silencio... Se reúnen para un banquete con todos sus hijos, hermanos, padres, hombres y mujeres de toda edad... y después de ha-ber comido bien, extinguen la luz y, se abrazan en la oscuridad, resultando todos incestuosos...
El capítulo 10, sigue cargando las tintas contra el ocultismo de la religión cristiana y el dios solitario...

 

Enviar a sus amigos

 

 

2008 Año de la Palabra de Dios
Publicaciones Bíblicas Semanales
para Lectura Orante de la Biblia Ciclo A 2007-2008

Dios nos habla hoy

Jesús Nuestro Amigo

 

Conozca las Publicaciones Bíblicas Semanales que BuenasNuevas.com
ofrece para todas las comunidades de habla hispana.

Ya están disponible el año litúrgico Ciclo A 2007-2008 completo.

Para leer, reflexionar y orar la Palabra de Dios.

Acceda a las muestras gratuitas de ejemplares del Pentecostés 2007
de ambas publicaciones para probarlos en su comunidad.

Haga click y grabe las dos publicaciones bíblicas para Pentecostés

 

Curso para Catequistas a distancia
Conozca esta oportunidad de actualizarse y crecer en su fe para mejorar su misión pastoral.
7 diócesis de Argentina, cerca de 100 colegios de Argentina y México y decenas de parroquias en Argentina y varios países de América Latina están trabajando con este curso.

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2008