Diálogo
  Cat. en la diversidad
  Didascalia
 Tarjetas digitales
 Foros
 Chat por temas
 Libro de visitas
 Mapa del sitio
 Quiénes somos
  Escríbanos
  




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

  

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia RecursosRevistasLibros 
  Ud está en Revistas / Diálogo...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el próximo artículo de Diálogo

 

Conozca la sección Catequesis

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

Cursos Bíblicos Pastorales
por internet


Conozca nuestra sección de cursos bíblicos a distancia por internet.

Reciba el material en su computadora y estudie en su casa en sus tiempos libres.

Ir a sección Cursos

 

Publicación Bíblica para niños

Jesús Nuestro Amigo
-versión anual-


Recurso pastoral coleccionable para leer
reflexionar y rezar
el Evangelio de cada semana con los niños.

Adquiera el Año completo adelantado
para su trabajo pastoral.

Conozca Jesús Nuestro Amigo

 

Enviar a sus amigos

Historia de la Iglesia
El fundamento jurídico de las persecuciones de los dos primeros siglos

por Clara Freitag

 

En 1953, escribía Vincenzo Monachino, especialista en Antigua: A cuantos se interesan por el cristianismo, les llamó la atención que en las últimas décadas del siglo pasado (1800) y las primeras del actual, surgió entre los estudiosos la inquietud por qué el estado romano persiguió a los cristianos.
Las discusiones apuntaban precisamente al aspecto estrictamente jurídico de los procesos contra los cristianos en los dos primeros siglos, dejando de lado la base jurídica de los perseguidores de los siglos III y IV.
Este punto de la controversia tiene mucha importancia, pues no basta decir que los cristianos fueron perseguidos y condenados por su profesión religiosa, sino que se debe indagar por qué razón la religión cristiana fue perseguida; de qué delito se acusaba a los seguidores de Cristo. En efecto, los escritores paganos y cristianos enumeran una larga serie de acusaciones que se les imputaban, y que Tertuliano sintetiza en el Apologético: «Uds. consideran a un cristiano como hombre reo de todos los delitos, enemigo de los dioses, de los emperadores, de las leyes, de las costumbres, de la naturaleza» (o. c. II, 16).
Estas acusaciones, sin embargo, no resuelven la cuestión jurídica; recién cuando son conducidos a juicio e inscritos en el acto de acusación y el juez pronuncia la condena, invocando una ley que lo hace acto jurídico, y el magistrado que participa del imperium, considerando que constituye un peligro para el orden público y la seguridad del estado, recién entonces deviene título de acusación jurídica y permiten establecer la base jurídica de los procedimientos contra los cristianos.
Se trata, pues, de responder a la pregunta: por cuál delito específico los cristianos fueron conducidos al tribunal y condenados; más aún, ¿en virtud de qué poder, según qué principio jurídico los magistrados procesaron y condenaron a los cristianos?
Los estudiosos dieron las más variadas respuestas, que, sin embargo se pueden reducir a tres grupos, según se tome como base la legislación penal del derecho común, o las medidas policiales de los magistrados imperiales, o una ley especial que prohibiera directamente profesar el cristianismo:
1 • Para los seguidores del primer sistema, los cristianos fueron condenados por delito común, especialmente por el delito de sacrilegio y de lesa majestad, en los que habrían incurrido fácilmente con el ejercicio de su religión y el rechazo de sacrificar a los dioses y rendir culto al emperador (los principales sostenedores son: E. L. Blant - 1866; K.J. Neumann - 1890; M. Konrat - 1897).
2 • Los simpatizantes de la segunda postura, hasta admiten que algunos cristianos pudieron ser condenados por delitos comunes, especialmente por el de lesa majestad; y que la represión del cristianismo verdadera y propia, habría sobrevenido por medio de medidas administrativas de la policía. De hecho, los magistrados imperiales participantes en el Imperium, además de estar investidos de la jurisdicción criminal ordinaria, también tenían poder arbitrario de policía muy amplio, el ius coercitionis, en virtud del cual podían tomar todas  las medidas que consideraran necesarias para tutelar el orden público y salvaguardar el carácter de la religión romana. El ejercicio de este poder extraordinario, dependiente de las exigencias, no se restringía a casos previstos por el código penal, ni estaba ligado a las formalidades de un procedimiento regular y fijo, sino que estaba dejado al arbitrio de los magistrados. Estos se habrían valido precisamente de este poder -el ius coercitionis- para procesar y condenar a los cristianos no por cristianos, sino porque se negaban a prestar el acto de lealtad que se les imponía: jurar por el genio del emperador y rendirle culto, ofreciendo sacrificios (T. Mommesen, 1890; J. E. Weis, 1899).
3 • Los defensores del tercer sistema, en fin, insistían en que los cristianos fueron conducidos a juicio y condenados por el delito abstracto del cristianismo, en fuerza de una ley excepcional que proscribía directamente la religión cristiana, y declaraba pasibles de pena capital a quienes la profesaran. Esta ley especial de la época de Nerón y de todos modos antes de Trajano, habría tenido vigencia hasta comienzos del siglo III. Los Rescriptos (respuesta breve de los emperadores romanos a las preguntas que les hacían los magistrados y gobernadores de provincias) desde Trajano a Marco Aurelio, tenían como único objetivo, regular la aplicación del delito de cristiano y la exigencia del orden público (G: Guérin, 1895; C. Callewaert, 1901 y 1902)
Estos tres sistemas suscitaron polémica renovada en la actualidad [y el artículo, como dijimos, es de 1953] Por razones del espacio limitado para nuestra redacción, hemos de obviar la expansión que tomó la temática, la participación de nuevos escritores franceses, alemanes, italianos, un holandés, y nos ocuparemos de la documentación de la Iglesia primitiva, al respecto.

 

 

 

Enviar a sus amigos

 

 

Publicaciones Bíblicas Semanales

BuenasNuevas le ofrece dos publicaciones bíblicas semanales para orar, reflexionar y estudiar el evangelio de cada domingo.

¡Para que la fuerza transformadora de la Palabra llegue a todos!

Lea los Testimonios de las personas y comunidades de todo el mundo que utilizan nuestras publicaciones bíblicas para animar la Catequesis y Pastoral Bíblica.

 

 

 

Curso para Catequistas a distancia
Conozca esta oportunidad de actualizarse y crecer en su fe para mejorar su misión pastoral.
7 diócesis de Argentina, cerca de 100 colegios de Argentina y México y decenas de parroquias en Argentina y varios países de América Latina están trabajando con este curso.

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2007