Diálogo
  Cat. en la diversidad
  Didascalia
 Tarjetas digitales
 Foros
 Chat por temas
 Libro de visitas
 Mapa del sitio
 Quiénes somos
  Escríbanos
  




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

  

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia RecursosRevistasLibros 
  Ud está en Revistas / Diálogo...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el próximo artículo de Diálogo

 

Conozca la sección Catequesis

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

Cursos Bíblicos Pastorales
por internet


Conozca nuestra sección de cursos bíblicos a distancia por internet.

Reciba el material en su computadora y estudie en su casa en sus tiempos libres.

Ir a sección Cursos

 

Publicación Bíblica para niños

Jesús Nuestro Amigo
-versión anual-


Recurso pastoral coleccionable para leer
reflexionar y rezar
el Evangelio de cada semana con los niños.

Adquiera el Año completo adelantado
para su trabajo pastoral.

Conozca Jesús Nuestro Amigo

 

Enviar a sus amigos

Editorial
Mucho más que 30.000 desaparecidos.
Un desafío pendiente.

por María Inés Casalá

 

Desde hace unas cuantas semanas, estoy acompañando a mi marido a las reuniones preparatorias de un homenaje que un grupo de exalumnos del colegio Marianista de Buenos Aires va a hacer por sus compañeros desaparecidos por la acción del terrorismo de estado. Once desaparecidos ligados a esa institución entre los años 1975 y 1977.
Algunos de los participantes expresaron que todavía hay miedo en nombrarlos, en hacerlos presente, en mezclar derechos humanos con política… y, estoy harta del miedo y no porque yo no lo tenga.
En una de las reuniones, mientras conversábamos y decidíamos los detalles del acto, alguno sacaba fotos y pensé en otros años, cuando me reunía en el bar de la facultad a estudiar y no nos intercambiábamos ni los nombres. No nos dábamos el teléfono ni nos decíamos donde vivíamos. Éramos desconocidos unos para otros.
Yo también siento miedo, pero, no quiero vivir con miedo. No quiero decidir por quién voy a votar por miedo. Ya han pasado muchos años, ya ha sufrido mucha gente, ya ha desaparecido una generación entera. Porque los que fuimos adolescentes o jóvenes en los setenta ya no somos los mismos. Nos cambiaron.

A Daniel, «el Loco», uno de nuestros amigos desaparecidos, cuando se hacía el payaso tocando horriblemente la guitarra y cantando desafinadamente, lo cubríamos con una frazada, a la cual llamábamos «Cubreloco» y lo dejábamos, obviamente con su aceptación y como parte de un juego, durante varios minutos allí abajo. A veces me parece que desde el cielo, él se ríe de nosotros que también estamos bajo un «Cubreloco» porque andamos, especialmente como sociedad, en la penumbra o en la oscuridad. Él, que entregó su juventud por lo que creía, nos debe mirar y decir: «Salgan de allí abajo, dejen la oscuridad, vayan a la luz; yo ya salí, yo soy libre de toda atadura…». Alguno puede pensar que no tengo seguridad de que está en el cielo. Sin embargo, él buscaba la verdad y lo hacía buscando a Jesús  maestro. Lo hizo de corazón y, como ya nos dijo el mismo Jesús, el que busca encuentra. Y él, buscó con todo su corazón, su fuerzas y su vida, al Señor.

Escribo que son mucho más de treinta mil desaparecidos porque, además, desaparecieron los sueños, las utopías, el deseo y la seguridad de que era posible un mundo mejor. No en todos. Todavía quedamos algunos que seguimos apostando a la necesidad de hacer memoria, a trabajar unidos, a que es necesario apostar a la justicia.
Mucho más de treinta mil desaparecidos porque muchas voces se apagaron y muchas conciencias se adormecieron.
Mucho más que treinta mil desaparecidos porque todavía tenemos miedo que nos digan que somos esto o aquello. Porque seguimos «negociando» para hacer lo que es correcto, lo que Jesús nos pide.
Mucho más de treinta mil desaparecidos porque no somos capaces, como sociedad, de aprender de nuestro pasado, de descubrir qué es lo que no tiene que pasar nunca más.

Una consecuencia de no tener memoria es creer que sólo el presente importa y, de esa forma, se pierde la perspectiva de la realidad. Creemos que los problemas que tenemos hoy, se pueden resolver sin buscar sus raíces. Por eso escuchamos propuestas descabelladas como «cercar» la Ciudad de Buenos Aires para que no entren los que viven de la basura, y no se busca la razón de la existencia de los cartoneros. Sólo a alguien con poco de sentido común se le puede ocurrir que este «trabajo» es una opción de vida entre otras profesiones u oficios posibles. Ninguno de mis alumnos se lo plantean como opción y tampoco figura dentro de los test vocacionales.

Quiero hacer memoria para sentir que todavía están entre nosotros aquellos que soñaron un mundo mejor. Quiero hacer memoria para no repetir los errores. Quiero hacer memoria para saber porqué soy de una determinada forma y porque la sociedad es cómo es. Quiero hacer memoria de ese tiempo en que el bien común estaba por encima del bien personal.

Al releer la nota antes de editarla, le descubro un tono un poco pesimista. Esto no es exactamente lo que quiero transmitir,  porque, gracias a lo que viví, hoy puedo estar escribiendo esta nota y, también, todavía hay muchos que tienen conciencia social.
Lo que me gustaría generar, a partir de estas líneas, es valor para dejar de lado el miedo. No hay temas que no se deban hablar, no hay temas que se deban ocultar. Hablemos con nuestros hijos y alumnos transmitiéndole la historia como la vivimos, aun desde nuestra subjetividad, pero transmitámosla.
Monseñor Taussig, obispo de San Rafael, en el Te Deum celebrado en Mendoza con motivo del 197 aniversario de la revolución de Mayo, dijo que la búsqueda de la verdad constituye la posibilidad de «una democracia real y no aparente». Sólo la verdad nos hará libres. Este es un desafío que como padres, docentes y catequistas no podemos rehuir y debemos asumir con todas nuestras fuerzas.

 

 

 

 

 

Enviar a sus amigos

 

 

Publicaciones Bíblicas Semanales

BuenasNuevas le ofrece dos publicaciones bíblicas semanales para orar, reflexionar y estudiar el evangelio de cada domingo.

¡Para que la fuerza transformadora de la Palabra llegue a todos!

Lea los Testimonios de las personas y comunidades de todo el mundo que utilizan nuestras publicaciones bíblicas para animar la Catequesis y Pastoral Bíblica.

 

Curso para Catequistas a distancia
Conozca esta oportunidad de actualizarse y crecer en su fe para mejorar su misión pastoral.
7 diócesis de Argentina, cerca de 100 colegios de Argentina y México y decenas de parroquias en Argentina y varios países de América Latina están trabajando con este curso.

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2007