Diálogo
  Cat. en la diversidad
  Didascalia
 Tarjetas digitales
 Foros
 Chat por temas
 Libro de visitas
 Mapa del sitio
 Quiénes somos
  Escríbanos
  




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

  

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia RecursosRevistasLibros 
  Ud está en Revistas / Diálogo...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el próximo artículo de Diálogo

 

Conozca la sección Catequesis

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

Cursos Bíblicos Pastorales
por internet


Conozca nuestra sección de cursos bíblicos a distancia por internet.

Reciba el material en su computadora y estudie en su casa en sus tiempos libres.

Ir a sección Cursos

 

Publicación Bíblica para niños

Jesús Nuestro Amigo
-versión anual-


Recurso pastoral coleccionable para leer
reflexionar y rezar
el Evangelio de cada semana con los niños.

Adquiera el Año completo adelantado
para su trabajo pastoral.

Conozca Jesús Nuestro Amigo

 

Enviar a sus amigos

Editorial
Recuerdos de Navidad

por María Inés Casalá

 

Muchas veces, en este tiempo, se me hace presente el recuerdo de una Navidad en la que una de mis hermanas estaba operada de una pierna, vestida con un vestido a florcitas verdes en un sillón, mientras el resto de la familia armábamos un enorme arbolito sobre una mesa ratona.
También estaban presentes mi abuela Lala, y mi tío Andrés, que alentaban con su sonrisa y disfrutaban de nuestra compañía. Con mis hermanos juntábamos cajas y armábamos un pesebre enorme en una esquina del comedor; tenía desniveles y ocupaba gran espacio. Poníamos are-na, pasto, piedritas, fuentes con agua que asemejaban lagunas… No se destacaba por su belleza, pero nosotros amábamos el día que nos dedicábamos a decorar la casa para la Navidad.
Quizás el recuerdo, como todos los recuerdos, no es muy fidedigno y esté compuesto por partecitas de diferentes Navidades. Sin embargo, me pregunto por qué ésa es la imagen que se me hace presente. No hay Santa Claus ni Papá Nöel, ni hay regalos –aunque sí los recibíamos-. El recuerdo está impregnado de «familia» y de nacimiento.
Hace unos días pregunté a los niños de diferentes salas del colegio en el que trabajo qué era la Navidad para ellos; las respuestas fueron los regalos, Papá Nöel y el arbolito. Me preocupa que ése sea el recuerdo de los niños acerca de la Navidad, porque alguien se los ha vaciado de contenido.
Es la influencia de los que quieren vender, de lo que se ve en los comercios, en la televisión; aun en medios religiosos, no se enseña a los hijos el verdadero valor de esta fiesta.
Estoy convencida de que el problema es más grave: si para los padres, esta celebración carece de valor, no tendrían que festejarla.
Yo no festejo el Rosh Hashaná (Año nuevo judío) o el Yom Kipur (Día del Perdón), aunque sí los respeto y saludo a los conocidos que celebran esos días. Yo no las celebro porque no pertenezco a esa comunidad, entonces, ¿por qué celebran Navidad quienes no comparten la misma fe y no les interesa vivir como cristianos?
Me parece grave porque los niños se acostumbran a realizar cosas que carecen de sentido para ellos sólo por el hecho de que son «lindas», porque todos las hacen y para no quedar fuera de los festejos.
Esta misma actitud se encuentra en otras situaciones. Los cumpleaños de los chicos son todos iguales. «Me volví loca buscando bolsitas para el cumpleaños de mi hijo; no sé para qué, si apenas se las das, la tiran. Pero, si no hay bolsita en un cumpleaños, no es una verdadera fiesta de cumpleaños para los chicos», decía una compañera de trabajo en la sala de maestras.
¿Por qué tenemos que hacer lo que hacen todos? ¿Quién estableció que un cumpleaños sin bolsita no es un verdadero cumpleaños? Yo no he dado bolsitas en los cumpleaños de mis hijos por diversos motivos y, salvo algún otro chico que la pidió, el resto se fue feliz porque la habían pasado bien. Ni hablar de los casamientos o fiestas de 15 años; salvo detalles, son todos iguales. Vas a buscar salón y te venden el «paquete». Si querés hacer algo distinto –me pasó a mí-, no te lo alquilan. Y muchos tienen terror de quedarse «fuera», o que sus hijos queden «fuera». ¿De qué van a hablar en la escuela si no ven determinado programa de televisión?
Alguno podrá decir que soy muy mala, muy dura, muy castradora, pero prefiero que si el único tema que tienen para hablar con alguien es de algún programa que no me parece apropiado para su edad, que no hablen con esa persona. Me parece muy triste que de lo único que podamos hablar es de lo que vimos la noche o tarde anterior en la televisión.
¿Me fui del tema de la Navidad? No, porque Jesús también eligió nacer «fuera», en un  pequeño pueblito en una familia humilde.
Treinta años de su vida (el 90,9 %) estuvo en el anonimato, viviendo como uno más. Mientras Belén estaba colmada de personas que llegaban de todas partes para anotarse en el censo, contándose historias, comiendo y bebiendo juntos, el salvador nació en las afueras y los primeros que lo visitaron fueron los más marginales que no tenían mucho de qué hablar, pero eran capaces de reconocer en un pequeño niño acostado en un pesebre al salvador y arrodillarse ante él.
En mi familia, muchas veces, me cargan porque dicen que recuerdo cosas que nadie recuerda, pero es porque me esfuerzo por llenar mi corazón de recuerdos valiosos, de momentos felices y cargados de contenido, de conversaciones, de abrazos, de momentos en los cuáles he sufrido y he crecido y, porque también me preocupa la memoria de nuestros chicos. En gran parte, uno es hoy lo que ha sido. Y en esto, como padres y educadores, tenemos una gran responsabilidad. Nuestros alumnos e hijos serán mañana, lo que se han ido construyendo a partir de lo que han vivido. Con la fe sucede lo mismo.
Que esta Navidad seamos capaces de «fabricar» buenos recuerdos cargados de valor para nuestros hijos y alumnos para que, cuando crezcan, descubran el verdadero valor de la Navidad: la presencia salvadora de Dios hecho hombre entre nosotros.

 

 

Enviar a sus amigos

 

 

Publicaciones Bíblicas Semanales

BuenasNuevas le ofrece dos publicaciones bíblicas semanales para orar, reflexionar y estudiar el evangelio de cada domingo.

¡Para que la fuerza transformadora de la Palabra llegue a todos!

Lea los Testimonios de las personas y comunidades de todo el mundo que utilizan nuestras publicaciones bíblicas para animar la Catequesis y Pastoral Bíblica.

 

Curso para Catequistas a distancia
Conozca esta oportunidad de actualizarse y crecer en su fe para mejorar su misión pastoral.
7 diócesis de Argentina, cerca de 100 colegios de Argentina y México y decenas de parroquias en Argentina y varios países de América Latina están trabajando con este curso.

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2007