Cuentos
  Dibujos
  Entretenimientos
  Tarjetas impresas
  Canciones
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Recursos / Cuentos...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word del cuento con la guía de trabajo pastoral

 

Ver el próximo cuento de Mamerto Menapace

 

Visite la página web del Monasterio de
Los Toldos

 

Comentarios
y sugerencias

 

   


Mamerto Menapace

Monje benedictino del Monasterio Santa María de Los Toldos, desde el año 1959.
Ordenado sacerdote el 4 de diciembre de 1966.
Abad del Monasterio desde 1980 hasta 1992 (cumplió dos períodos consecutivos de seis años).
Reconocido escritor, ha publicado más de veinte libros de cuentos para el encuentro con Dios y el crecimiento en la fe
.

 

 

 

Cursos Bíblicos Pastorales
por internet


Conozca nuestra sección de cursos bíblicos a distancia por internet.

Ya hay decenas de personas de todo el mundo realizando nuestros cursos.

Reciba el material en su computadora y estudie en su casa en sus tiempos libres.

Ir a la sección de Cursos

 

El científico y la rosa
por Mamerto Menapace, publicado en La sal de la tierra, Editorial Patria Grande.

 

Se trataba de un científico serio. No de un guitarrero. Le habían pedido que estudiara los problemas de una planta de rosa que estaba pasando por dificultades en su período de floración.

Tomó las cosas muy en serio. Primero estudió la tierra. Descubrió que estaba cerca de una pared cuyos cimientos llegaban hasta la tosca. La greda extraída había sido tirada precisamente en el lugar donde luego tuvo que estar el rosal. Se trataba de una tierra con historia y con condicionantes en parte negativos. Además, toda la lluvia que caía sobre aquella parte del tejado, se descargaba en el alero que daba justo sobre la planta. Podía suceder que a veces hubiera exceso de humedad. Carecía de sol por la mañana; en cambio de tarde lo tenía en demasía, por el reflejo de la pared encalada que le devolvía duplicado el calor.

Había muchos porqués en la historia previa de su tierra y en la geografía que le tocaba compartir. Pero también los había en su propio ser de rosal y en la historia de su crecimiento. Porque la variedad no era la más adaptada a este clima. Fue plantada fuera de su época, y de pequeña había sufrido un serio accidente que por poco termina con su existencia.

¡Cuántos traumas y condicionantes! Realmente al leer el informe, era como para desesperarse. ¿Qué se podía hacer? Aparentemente se trataba de circunstancias irreversibles, o muy poco variables ya.

Pero aquí estaba, a mi parecer, la equivocación. La suma de todos los porqués del pasado de la rosa, no daban ninguna explicación sobre el para qué de su existencia allí, en ese lugar y en esas condiciones. Todos los porqué se referían a su pasado, y eran simplemente informes sobre la realidad existente y comprobable. Y lo que en realidad interesaba era el presente de la planta y su futuro.

Fueron nuevamente al científico, para pedirle un consejo. Más que ello, quizá, quisieron saber para qué la planta estaba justamente allí y no en otro lugar. Para qué se le pedía a la pobre rosa que viviera esa geografía e historia con tantos condicionantes negativos. Y el hombre, que era un científico en serio, no un guitarrero, les respondió:

-Eso no me lo pregunten a mí. Pregúntenselo al jardinero.

Y era cierto. La respuesta estaba integrada en un plan mucho más amplio que el de la simple historia comprobable de la planta. El jardinero tenía un proyecto en totalidad que abarcaba todo el jardín. En su sabiduría, conocía muy bien todo lo que con su ciencia descubriría el científico. Y sin embargo quiso que la rosa viviera, y que su existencia embelleciera dolorosamente aquel rincón del jardín, comprometiéndose a vigilar sus ciclos y a defender su vida amenazada. El jardinero estaba comprometido tanto con la rosa como con toda la vida y la belleza del jardín. Esto dependía de un plan nacido en la sabiduría de su corazón, y por tanto no podría nunca ser investigado por el científico, que reducía su búsqueda a la mera existencia de la planta individualmente considerada en su geografía concreta.

Al médico podrás preguntarle sobre los porqué de tu dolor.

Al psicólogo sobre la raíz de tus traumas.

Al historiador y al sociólogo el pasado que te condiciona.

Pero el para qué fuiste llamado a la vida aquí y ahora, eso tenés que preguntarse a Dios.

Jesús decía:

- Mi Padre es el Jardinero.

 

Guía de Trabajo Pastoral por Marcelo A. Murúa

Cuento El científico y la rosa, de Mamerto Menapace.
Publicado en el libro La sal de la tierra, Editorial Patria Grande.


Lectura

Realizar la lectura del cuento en grupo. Es importante que todos los presentes tengan una copia del texto. Se pueden ir turnando dos o tres personas para leer el cuento en voz alta.


Rumiando el relato

Al terminar la lectura entre todo el grupo se reconstruye el relato en forma oral (se lo vuelve a contar).

  • ¿De qué nos habla el relato?
  • ¿Cuál es la historia del rosal, protagonista del cuento?
  • ¿Qué reveló el estudio del científico?
  • ¿Alcanzaba ese estudio para explicar para qué existía el rosal en ese sitio?
  • ¿Quién revela ese futuro?
  • ¿Dónde hallar la respuesta al "sentido" de la propia existencia?
  • ¿Qué enseñanza ofrece el cuento?


Descubriendo el mensaje

El cuento nos ayuda a reflexionar sobre el sentido de la vida, "para qué" nos quiere Dios, "qué" espera de nosotros.

Comparar la tarea del científico con las explicaciones que buscamos, muchas veces, a las situaciones que nos toca vivir en la vida…

¿Buscamos "por qués" para las cosas que vivimos?

¿O buscamos "para qué" Dios nos puso donde estamos?

¿Nos resulta sencillo encontrar un sentido que de felicidad y plenitud a nuestra vida?

¿Dónde lo buscamos? Recordar las palabras de Jesús: el Padre es el Jardinero.

Te sugerimos releer la parábola de los talentos (Lc. y pensar en tu propia vida: ¿qué dones te ha regalado Dios? ¿Para qué? ¿Cuáles serán sus sueños para tu camino de vida?

¿Cómo puedes aplicar las enseñanzas del cuento a tu vida?



Compromiso para la vida

Sintetizar en una frase el mensaje del cuento para nuestra vida.



Para terminar: la oración en común

Compartir oraciones espontáneas en común. A cada intención acompañar diciendo:

Señor, enséñanos a descubrir para qué nos llamaste a la vida.

Terminar leyendo la oración.

 

En búsqueda del sentido

Señor,
ayúdanos a descubrir
para qué nos quieres en la vida.
Nos has regalado dones y talentos,
nos llamaste a la existencia
y acompañas nuestro camino.
Muéstranos qué quieres
de cada uno de nosotros,
aclara nuestro horizonte,
aguza nuestra mirada
para que sepamos
proyectarnos hacia el futuro.

Jardinero de nuestros sueños
enséñanos a dar fruto
de nuestras semillas.

- Que así sea -

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2002