Biblia
  Catequesis
  Espiritualidad
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Home / Espiritualidad / Oraciones...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta oración

 

Ver la próxima oración

 

Conozca la sección Oraciones para niños

 

Comentarios
y sugerencias

 

 

Cursos Bíblicos Pastorales
por internet


Conozca nuestra sección de cursos bíblicos a distancia por internet.

Ya hay decenas de personas de todo el mundo realizando nuestros cursos.

Reciba el material en su computadora y estudie en su casa en sus tiempos libres.

Ir a la sección de Cursos

 

 
Tomar partido

 

Padre Bueno,
Señor de la Vida,
ayúdanos a vivir
el camino que trazó tu hijo.

El pasó haciendo el bien,
anunciando la Buena Nueva
de un mundo distinto y posible,
un reino de justicia
que empieza en nuestra propia tierra
para alcanzar la plenitud
en la Vida prometida.

Jesús, el pobre de Nazaret,
predicador ambulante,
hombre sin posesiones
ni ambiciones de poder.
Poseer y dominar
as dos líneas que esmerilan
el corazón de los hombres.

Jesús, el carpintero,
hombre de pueblo
y de fe creciente.
Decidido y valiente
para enfrentar sin dobleces
al poder religioso y político
de su tiempo.
Coherente hasta la muerte de cruz.
Hombre de acción y de oración.
Empecinadamente apasionado
por realizar la voluntad del Padre.
Compasivo hasta las entrañas,
siempre dispuesto a sacrificar su tiempo,
sus planes, o su descanso
para ir a atender al pueblo pobre, a la viuda,
al ciego, al leproso, al paralítico
y a tantos otros que el evangelio
nos muestra en un rosario de necesitados
nunca desatendidos ni olvidados
por Aquel a quien seguimos.

Jesús, el que eligió el Reino,
y vivió para mostrarlo.
En gestos concretos,
que es lo que vale,
para dar culto verdadero
al Dios de la Vida generosa.
Jesús, el que tomó partido
y se metió hasta el cuello
en la vida de los pobres de su tiempo.
Indicándonos un camino,
difícil, comprometido, pero certero
para llegar al Padre que está en los cielos
pero vive aquí en la tierra desparramado
entre los que sufren la injusticia,
la opresión, la indiferencia, el abuso,
la muerte temprana:
de la falta de trabajo
y del trabajo precario,
del despido sin causa,
de la falta de pago,
de la escasez de tierra,
de una educación de "cuarta"
(porque ya no es ni de segunda),
de una salud deteriorada y
una atención de la salud
aún más deteriorada,
de la presencia del Sida
y la droga que hacen estragos.
Pensar, Jesús, que pasaron dos mil años
desde que vos marcaste el camino y

todavía te buscamos por otros, estériles.

TOMAR PARTIDO,
de eso se trata la vida cristiana.

Como Dios que en el Exodo dice que
no se "banca" el clamor de su pueblo
y "baja" y se "mete" en la historia
para liberar y dar Vida.
Como María, que canta a ese Dios,
que pone al mundo "patas arriba",
porque como está no sirve
y hay que cambiarlo,
para que sea un espejo de su Proyecto.

Como Jesús que, al empezar su misión,
nos dice en la sinagoga de Nazaret,
"se cumplió el tiempo. He venido
para anunciar
la Buena Noticia a los pobres,
anunciar a los cautivos la libertad,
devolver la vista a los ciegos
y proclamar libres a los oprimidos".
Y su vida entera
fue una muestra de este anticipo.
Y su muerte violenta
la respuesta del poder de entonces.
Y la Resurrección gloriosa,
la afirmación definitiva del Padre
que estaba con El.

TOMAR PARTIDO.
Cambiar de punto de vista.

Mirar la vida con los ojos del Evangelio.
Con la mirada de Dios,
que parte de los pobres,
de sus necesidades concretas,
se compadece hasta las entrañas
de su situación injusta
y se compromete activamente en el cambio
para generar vida más humana.
Este es el camino
que nos señala Jesús.
Camino que produce incomprensión y rechazo,
cruces, que hay que llevar cada día,
si aceptamos seguirlo con fidelidad.
Camino en el que no estamos solos,
porque muchos nos precedieron,
algunos hasta entregar su sangre
como el Señor.
Camino frente al cual
Dios nos vuelve a decir,
como a Moisés, a los profetas, a María,
"Yo estoy contigo".

Señor de la Vida.
Constructor del Reino,
Fuente de Esperanza y Valor,
anima nuestro sí sincero,
ilumina nuestras decisiones y opciones
para que cada día tomemos partido
por tu Hijo y por tu Reino.

 

Marcelo A. Murúa

 

Suscribase en forma gratuita a BuenasNuevas y reciba todas las semanas una nueva oración.

 

Curso para Catequistas a distancia
Conozca esta oportunidad de actualizarse y crecer en su fe para mejorar su misión pastoral.
7 diócesis de Argentina, cerca de 100 colegios de Argentina y México y decenas de parroquias en Argentina y varios países de América Latina están trabajando con este curso.

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2004