Biblia
  Catequesis
  Espiritualidad
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Home / Espiritualidad / Oraciones...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta oración

 

Ver la próxima oración

 

 

Conozca la sección Oraciones para niños

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

 

 
¡Enséñanos a orar al Padre!

 

Jesús, amigo y compañero,
te seguimos en el camino al Reino.
Danos fuerzas para ser fieles,
perseverantes, fuertes en la fe,
firmes en la esperanza
y generosos en el amor
que crea nueva vida.
Queremos ser tus discípulos
y caminar tras tus pasos.
Necesitamos tu compañía
y tu aliento constante.
Ayúdanos a discernir
la volunad del Padre
y a pedir, confiados,
las fuerzas para llevarla acabo.

Señor de la Vida,
enséñanos a orar al Padre.

Enséñanos a llamarlo Papá,
como tu lo hacías.
Haznos sentir su cariño cercano,
muéstranos
su rostro misericordioso
y ayúdanos a escuchar su voz
que nos invita a vivir para dar vida
y construir el Reino en la tierra.

Afina nuestros sentidos
para que podamos verle
en los acontecimientos
de nuestro tiempo
y de nuestra historia.
Descubre el velo que
nubla nuestra mirada
para que aprendamos
a ver las cosas
con la mirada de Dios
que nos revela el Evagelio.
Ayúdanos a balbucear "Padre"
y a escuchar su voz
antes de alzar la nuestra.
Ejercita nuestra acitud
de escucha atenta
en tu Palabra,
en los signos de los tiempos,
en los clamores del pueblo,
en los anhelos de tantos...

Que no interfieran
en nuestros oídos
las voces fáciles del "no te metás"
o de "las cosas no tienen arreglo".
Danos audacia,
que es fruto del Espíritu
animando la vida desde adentro.

Que busquemos la voz de Dios
antes de tomar decisiones.
Que consultemos
y escuchemos sus propuestas,
aunque des-armen las nuestras
y nos obliguen al cambio.

 

 

 

Muéstranos cómo dar gracias
y alabarlo cada mañana
por su presencia liberadora
en medio nuestro.
Que seamos capaces
de reconocer su paso
por nuestra tierra,
por nuestra historia,
por nuestra vida.
Que no perdamos la sorpresa
de encontrar a Dios
donde no lo esperábamos
y abramos el corazón y
los labios para dar gracias.
Enséñanos a pedir por los otros
antes que por nosotros.
Seamos generosos en la oración
y pidamos por todos,
aún por los que nos persiguen
o no construyen el Reino.
Para que cambien
y Dios pueda ser Vida,
para todos los hombres.

Que aprendamos a pedir perdón
por nuestras faltas,
y que aprendamos a aceptarlo
de los que pudieran ofendernos.
Arranca de raíz
nuestros prejuicios,
y la dureza del corazón
poco dispuesto a perdonar.
Empápanos de la humildad
del que se sabe en camino
y con posibilidad de equivocarse.

Que nuestra oración
no pierda la esperanza, Señor.
Que sea motor de nuestra utopía
y el lazo que nos una
a tus anhelos de Justicia,
Libertad, Paz y Vida.

Enséñamos a aprender
de la oración de los demás.
En especial
de los más pequeños y humildes.
Contagia el exceso de palabras
del silencio confiado del pobre,
tan lleno de tu sabiduría.

Muestranos el rostro del Padre,
Jesús amigo, compañero,
amplifica su voz en nosotros,
y ayúdanos a hacer silencio
para escucharle.

 

Marcelo A. Murúa

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2003