Biblia
  Catequesis
  Espiritualidad
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Home / Espiritualidad / Oraciones...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta oración

 

Ver la próxima oración

 

 

Conozca la sección Oraciones para niños

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

 

 
Con un oído en el pueblo y otro en el Evangelio

 

Con un oído en el pueblo
y otro en el evangelio,
aprender a caminar
como vos nos enseñaste
hasta entregar la vida.

Al lado de los que sufren,
que son tantos y cada vez más,
compartiendo la esperanza del pueblo,
sin temor a denunciar la injusticia
y alzar la voz por los que no la tienen
(porque está amordazada
por la pobreza y la falta de todo).

Caminar junto a los que sufren,
visitar a todos,
detenerse a charlar con los ancianos
a escuchar la voz del pueblo, perdón,
la voz de Dios que está en el pueblo.

Un oído en la gente
en sus preocupaciones,
en sus aspiraciones,
en sus sueños y esperanzas,
en sus luchas, en sus ansias.

Un oído para aprender a escuchar
al buen Jesús que camina a nuestro lado,
en el que pasa hambre o sed,
en el que está desnudo o enfermo,
en el que está preso o solo,
en el que no consigue trabajo
o recibe un sueldo de hambre,
en el que no puede estudiar,
y en tantos otros...

Enséñanos a reconocer a Jesús,
que no seamos indiferentes
ni nos quedemos pasivos
ante el dolor y el sufrimiento.
Ayúdanos a imitarte,
a seguir tus pasos con valentía,
a vivir para los demás
con la alegría del Señor.
Ayúdanos a abrir de par en par
las puertas del corazón
para hacer un lugar al proyecto de Dios,
que resumiste en tu lema episcopal:
Justicia y Paz, Paz y Justicia,
hermanas en el camino al Reino.

Caminar, andar la vida,
con un oído en el pueblo...
y otro en el evangelio.
La Buena Noticia del Reino
que llega para todos,
comenzando por los que tienen menos
El evangelio de la vida nueva,
la Buena noticia de que es posible
un mundo distinto.

 

 

 

Evangelio de la Justicia,
la Paz y la Libertad.
Evangelio del amor compartido,
solidario, concreto y real en los gestos
más que en palabras lindas.

Buena Noticia de Jesús Resucitado,
muerto en la cruz por proclamar
un mundo nuevo con derechos
para todos y resucitado por el Padre
para dejar claro su opción por la vida.

Un oído en el Evangelio,
para aprender de Jesús,
para seguir su camino,
para actualizar su mensaje,
para se fiel, como él,
a la voluntad y al proyecto del Padre.

Enrique Angelelli, querido pelao,
desde la compañía del Padre
y de los santos, enséñanos a ser fieles,
a no bajar los brazos,
a ser fuertes en la fe,
y audaces en la esperanza.
Enséñanos a escuchar...
la voz del pueblo... la voz de Dios...
y a vivir en consecuencia.

Que tu vida, ofrecida por la justicia,
sea semilla de Reino.
Que tu muerte mártir,
a las tres de la tarde,
los brazos en cruz abiertos,
como aquel a quien seguiste,
sea espejo de esperanza
donde contemplar
la verdad del Evangelio,
vivida hasta las últimas consecuencias.

Padre que estás en el cielo,
y en la tierra también, danos la sencillez,
el coraje y la entrega decidida
de nuestro pastor Enrique,
y ayúdanos a construir con nuestra vida
el pedacito de Reino
que él soñó para nuestra patria.

 

Marcelo A. Murúa

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2002