Biblia
  Catequesis
  Espiritualidad
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Home / Espiritualidad / Oraciones...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta oración

 

Ver la próxima oración

 

 

Conozca la sección Oraciones para niños

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

 

 
En tus manos, ¡nuestra esperanza, Señor!

 

Señor, Padre bueno,
creador del Cielo y de la Tierra,
escucha nuestra oración,
atiende a nuestro llamado
acude a nuestro encuentro
y danos tu mano amiga,
envíanos tu espíritu compañero,
ayúdanos a escuchar tu voz.

Queremos pedirte
por la paz en nuestro mundo.
La paz que es fruto de la justicia,
que es tarea de todos,
que es responsabilidad de todos,
que es tarea ineludible
para todo cristiano fiel a Jesús.

Queremos pedirte
por la justicia en nuestro mundo.
Para que no haya desigualdades que
ofendan la fraternidad real
a la que estamos
llamados a vivir.
Ayúdanos a construir
una sociedad de hermanos,
en la cual TODOS
tengan su lugar
y NADIE
quede excluido
de lo necesario
para vivir con dignidad.
Queremos pedirte
por los jóvenes.
Por los que están sin rumbo,
porque la sociedad los margina,
los deja de lado, no les brinda
educación, ni trabajo,
ni oportunidades
para vivir con sentido.
También por aquéllos
que sí encontraron un sentido
que llena sus vidas,
y que los hace crecer
como personas de bien.
Ayúdalos a seguir adelante
y a contagiar a otros,
y a trabajar para que todos
puedan encontrar
un camino de realización,
y un proyecto de vida
para vivir con alegría.

 

 

 

Queremos pedirte
por tantos niños y niñas
que andan solos
en nuestras calles.
Testigos de un mundo
que no los tiene en cuenta
ni se avergüenza de su presencia
pues ya se acostumbró
a que estén ahí,
parte del paisaje urbano,
pequeños grandes rostros
de un Dios vivo
que clama justicia
en cada uno de sus ojitos.
Que invocan solidaridad
en cada una de sus manitos.
Señor, cambia
nuestro corazón de piedra.

Queremos pedirte Señor
por todos estos desafíos
y por muchos otros
que encontramos a diario
en nuestra vida de cristianos.
Queremos poner en tus manos
nuestras esperanzas
de un mundo nuevo,
de una fraternidad verdadera.
Quermos pedirte
que nos animes
a construir nuestra esperanza
haciendo de cada día
de nuestras vidas
un paso adelante
en la construcción de tu Reino.
En tus manos,
está nuestra esperanza,
Señor,
En las nuestras,
¡tus esperanzas, Señor!

Marcelo A. Murúa

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2002