Biblia
  Catequesis
  Espiritualidad
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Home / Espiritualidad / Oraciones...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta oración

 

Ver la próxima oración

 

 

Conozca la sección Oraciones para niños

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

 

 
¡Acompaña nuestro caminar, Señor!

 

Te buscamos, Señor,
porque escuchamos tu voz.
Nos llamas a tu encuentro,
y saliste al camino, para
mostrarnos el horizonte.
Nos invitas a seguirte,
nos convocas
a una vida nueva.

Contágianos
la fe de Abrahán,
Padre Bueno,
Dios de la Vida generosa,
transmite a nuestro corazón
la fe profunda del peregrino.
Danos fuerza. para sacudir
nuestras seguridades,
todo lo que nos ata,
nuestra manera de ver,
de sentir, de pensar,
nuestra forma de creer,
nuestra imagen de Dios,
nuestras seguridades de fe.

Danos
la valentía de Abrahán.
Su decisión de partir,
de cambiar,
de afrontar los riesgos
de caminar tras tu proyecto.
Danos su paciencia,
su capacidad,
para descubrirte
y no seguir de largo,
en la vida de todos los días.

En nuestras comunidades
tenemos tu Palabra escrita,
fuente de verdad y justicia.
Abrahán sólo tenía tu voz,
y creyó, y partió.
Hoy contamos con tu Palabra;
que la leamos más,
que la recemos mejor,
que aprendamos a discernir
desde sus enseñanzas,
que la tomemos como guía,
que construyamos con hechos
el Proyecto de Vida
que nos muestras en ella.
Ayúdanos a sumarnos
en el gran desafío de la fe.
Abrahán
fue padre de un pueblo,
el primero que dijo sí,
ejemplo de seguimiento,
en las marchas
y contramarchas del camino,
siempre adelante,
guiado por tu presencia
con la ?sola? garantía
de tu Palabra.

 

 

Enséñanos a andar,
ligeros de equipaje,
preparados para el camino.
Infunde en nosotros
el espíritu peregrino
de los que nunca piensan
haber llegado,
porque la vida es camino,
y el final, principio,
en la marcha hacia el Reino.

Nuestro tiempo necesita
muchos Abrahanes,
capaces de cambiar
para vivir y construir
el proyecto de Dios.
Varones y mujeres,
jóvenes y niños,
que aprendan a escuchar
la voz de Dios
que invita a una vida nueva.

Renueva el milagro, Señor,
llama con voz firme,
insite, que somos duros.
Ayúdanos
a levantar nuestras tiendas
para volver al principio.

Acompaña nuestro camino,
Señor, y conviértenos,
sin cesar, a tu Palabra.

Marcelo A. Murúa

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2002