Biblia
  Catequesis
  Espiritualidad
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Home / Catequesis / Niños / Primera Comunión...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo pdf
de esta oración

 

Conozca el curso de Actualización para Catequistas por correspondencia

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

 

Colegios y Parroquias de Argentina

Regale un libro para la Primera Comunión
de sus niños



Conozca el libro de Oraciones para niños
y haga su pedido
por internet.

 

 

Fiesta de preparación para la Reconciliación


A través de esta fiesta, queremos encontrarnos con los padres y con los niños para celebrar con alegría que Dios padre es misericordioso y que nos ama.

El objetivo es encontrarse, y por eso, las representaciones que vamos a proponer son muy sencillas, y las dinámicas tienen como objetivo promover el trabajo entre padres e hijos.

Nota importante: esta fiesta está pensada para poder ser realizada por un grupo de 25 o 30 chicos y de manera que se pueda preparar fácilmente y que no sea necesario realizar muchos ensayos, porque los chicos no tienen que recordar la letra. Si son pocos chicos, cada uno puede hacer varios papeles, y si son muchos, uno cada uno.

 

 

Desarrollo de la fiesta

 

1.- Creación:

- Guía (puede ser un niño, pero se debe entender claramente lo que dice):

Estamos reunidos para prepararnos para celebrar el amor de Dios. Nosotros descubrimos el amor de Dios en muchos lugares, pero especialmente en la creación, que es obra de sus manos.

- Los chicos representan una canción. Sugerimos: ¿Quién lo hizo?, de Daniel Poli, en el casete La Biblia, o La Creación, de Alejandro Mayol.

Para representarla, los chicos realizan disfraces sencillos, que se puedan confeccionar en un encuentro de catequesis. El catequista lleva hechos en papel de diario moldes de: luna, estrellas, sol, nubes, montañas, flores, animales... También se necesita: cartulinas de distintos colores, papel celofán celeste (para pegar a la nubes como si fuera lluvia), y palitos (como los de las perchas), cartones (de cajas de ravioles para que no se doblen las figuras). El tiempo de preparación de los elementos con los cuáles se va a bailar es importante por que es un momento en que los niños se ayudan unos a otros, y deciden cómo va a ser la coreografía. En este «hacer» se ponen en práctica las actitudes que trabajamos en los encuentros de catequesis: colaboración, no buscar ser el primero, preocuparse por el que necesita ayuda, descubrir qué necesita el otro... A Dios lo podemos representar con un títere grande, o pedirle a un maestro o un padre que lo represente.

 

2.- Pecado:

Cuando los chicos terminan la representación, se quedan quietos unos instantes y después se coloca una música que sugiera desorden. Todos se empiezan a mover y a mezclarse durante unos minutos. También lo podemos acompañar con luces de colores que se mueven rápidamente. Cuando termina la música, todos se sientan y el guía dice:

- Guía: Todo lo que había creado Dios era bueno. Pero, el hombre quiso ser más que Dios, quiso tener más poder.

Los primeros hombres no quisieron escuchar a Dios, y lo desobedecieron. Entonces, el mal entró en el mundo y la creación ya no fue lo que Dios había pensado.

(Pasan por el escenario dos chicos discutiendo, otros peleándose por un juguete, otro contando dinero, otro mirándose a un espejo... Estas situaciones se planean con mismos chicos; luego se sientan y miran a los padres con cara de tristeza o de enojo.)

 

3.- Dios promete un salvador

- Guía: Pero Dios (el que hace de Dios pasea entre los chicos), no quería que sus hijos estuvieran tristes, no quería que hubiera peleas, mentiras, o egoísmo en su corazón.

Por eso, les prometió un salvador, les dijo que enviaría a su hijo para que todos pudieran ser amigos nuevamente.

Dios preparó un pueblo para que naciera Jesús, (todos los chicos se ponen de pie y comienzan a caminar. Algunos llevan carteles con nombres: Abraham, Moisés, Profetas, Jueces.) y les hizo una promesa: Yo siempre seré su Dios, nunca los abandonaré.

Después de muchos años, en un pequeño pueblo llamado Belén, nació Jesús, el salvador. Los pastores y los reyes fueron a visitarlo y adorarlo. Jesús nació para todos los hombres viviéramos como hijos suyos. (Pegamos dos papeles madera, y sobre ellos colocamos las siluetas de María, José y Jesús. El pesebre se pega contra una pared de manera que se vea. Todos se ubican mirando el pesebre y cantan un villancico.)

 

4.- Dinámica:

Armamos grupos entre padres y chicos. Antes de la fiesta los chicos ya saben con quién va a estar en el grupo, y los padres se ubican con los hijos.

- Guía: En pequeños grupos, vamos a pensar qué actitudes tenemos que cambiar nosotros y cuáles se deben cambiar en el mundo. Vamos a escribir oraciones pidiendo a Jesús que nos perdone por las cosas que nos alejan de Dios. Cada grupo puede escribir varias. Cada una se escribe en una hoja, y con ella haremos avioncitos. Cuando yo les diga, vamos a comenzar a tirarnos los avioncitos de grupo en grupo, y después, los vamos a tirar hacia el escenario para colocar todas estas peticiones a los pies de Jesús. A medida que nos llega un avioncito, lo abrimos, lo leemos y lo volvemos a arrojar.

(Ponemos música de fondo. Mientras se tiran los avioncitos hacia el escenario, el guía abre algunos y los lee en voz alta. Después los coloca en una canasta a los pies del pesebre.)

 

5.- Padre misericordioso

- Guía: Jesús creció y fue anunciando por todos los pueblos la buena noticia: Dios quiere perdonarnos. Para que pudíeramos comprender el perdón de Dios, Jesús nos contó una parábola.

(Representación de la palabra del Padre Misericordioso. El guía lee el texto de Lc. 15, 11-32 adaptándolo para que los chicos lo puedan representar. Para que puedan participar todos los chicos, se pueden agrupar de a tres, y todos lo van representando, a través de gestos, al mismo tiempo.)

 

6.- Formamos nuevamente los grupos:

Cada grupo va a pensar qué va a cambiar en su vida a partir de recibir el perdón de Dios. Siempre que recibimos un regalo de Dios, es para que lo pongamos al servicio de los demás. Nosotros vamos a recibir el perdón de Dios y la gracia que nos ayuda a vivir como hijos suyos. ¿Qué le podemos ofrecer al mundo, a nuestros familiares, a nuestros amigos para que todo sea mejor? Escribimos lo que reflexionamos en una vela de cartulina. El catequista tiene preparado un círculo azul que representa la tierra y alrededor pega las velas que escribieron los grupos.

Cada familia recibe una vela y juntos cantamos: «Puedes encender una luz aunque sea pequeña», de Carlos Seoane, u otra canción que nos hable de la esperanza o del amor de Dios.

En el círculo se escribe: Gracias Dios Padre por tu inmenso amor y rezamos el Padrenuestro tomados de la mano.

 

7.- Despedida:

Nos despedimos hasta el día de la celebración de la primera reconciliación.

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2011