Biblia
  Catequesis
  Espiritualidad
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Home / Catequesis / Espiritualidad del Catequista ...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el artículo anterior de
Espiritualidad del Catequista

 

Conozca nuestros Cursos para Catequistas a distancia

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

CURSOS
BIBLICOS
PASTORALES


Alianza CEBIPAL-CELAM
y BuenasNuevas.com

Al servicio de la Palabra

Conozca esta nueva Propuesta de Formación Bíblica Pastoral en internet

Ver Cursos

 

Curso de Actualización para Catequistas

Un camino para la formación permanente de los catequistas para crecer en vocación y misión.

Biblia
Metodología
Espiritualidad

Ver Curso

 

Comentarios y sugerencias


Catequistas, artesanos de la Paz

por Marcelo A. Murúa

 

Felices los que trabajan por la paz,
porque serán reconocidos como hijos de  Dios .
                                                          Mt. 5, 11

 

Una de las bienaventuranzas que Jesús proclama en el evangelio de Mateo (recordemos que Lucas ofrece otra versión, con distintos matices) está dirigida a las personas que «trabajan por la paz».
A veces se ha traducido esta bienaventuranza como «Felices los pacíficos», pero esta expresión no se corresponde con el sentido y la enseñanza que Jesús da sobre el tema de la paz, no sólo en las bienaventuranzas sino a través de toda su vida y predicación.
Jesús no se refiere a los «pacíficos» entendiendo, con sentido común, a las personas tranquilas, de espíritu apacible y armonioso, que no generan conflictos... La bienaventuranza se dirige a las personas que viven una actitud concreta en su manera de vivir yobrar.
Trabajar por la paz implica una actitud activa y creativa. Activa porque la paz no se consigue «hablando» de ella sino «haciendo» cosas concretas para lograrla. Supone un cambio en las relaciones humanas que busque el diálogo, la concordia, la reconciliación, y sobre todo, la justicia. Creativa porque la paz requiere de un trabajo laborioso, constante, diversificado, que alcance a todos los ámbitos de la vida humana: la persona, la familia, la comunidad, la sociedad...
Trabajar por la paz es una forma de vivir el mandamiento del amor y quienes lo asuman como estilo de vida serán «reconocidos como hijos de Dios». Es decir, la gente descubrirá en ellos y ellas personas que viven como el Padre Dios quiere, pues la paz es su proyecto.

«En la Biblia la palabra "paz" se encuentra sin cesar asociada a la idea de bienestar, armonía, dicha, seguridad, concordia, salvación, justicia, como el bien por excelencia que Dios -"el Señor de la paz" (2 Tes. 3, 16)- da ya y promete en abundancia: "Voy a derramar... la paz como río" (Is. 66, 12).»

Juan Pablo II, Mensaje Jornada Mundial de la Paz, año 1982

El Antiguo Testamento está recorrido por un permanente anhelo de paz, que se expresa en los salmos en forma de oración, y en los profetas como anuncio de un mundo nuevo: reconciliado, en el que reine la justicia. El Mesías esperado será un mensajero y portador de la paz de Dios para su pueblo.
En el Nuevo Testamento Jesús se presenta como un hombre de paz y reconciliación. En muchos de sus encuentros con enfermos o pecadores se despide con el saludo de la paz. Predica y actúa en favor de la justicia, reconstruye los lazos de la comunidad reintegrando a los marginados. Con su pedagogía prepara a sus discípulos para que sean, también ellos, mensajeros y constructores de la paz. Antes de su Pasión (Jn. 14, 27) y después de su Resurrección (Jn. 20, 19. 21) transmite a sus discípulos el don de la paz.
«Cristo, con su palabra y ejemplo, suscitó nuevos comportamientos de paz. Puso la ética de la paz muy por encima de las actitudes corrientes de justicia y armonía. Al inicio de su ministerio, El proclama:

"Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios" (Mt. 5, 9). El envía a sus discípulos a llevar la paz de casa en casa, de pueblo en pueblo (Mt. 10, 11-13). Los invita a preferir la paz a toda venganza e incluso a ciertas reclamaciones legítimas, queriendo así arrancar del corazón del hombre la raíz de la agresividad (Mt. 5, 38-42). Les pide que amen a quienes las barreras de todo tipo han transformado en enemigos (Mt. 5, 43-48). Cita el ejemplo de los extranjeros que han tomado la costumbre de despreciar a los Samaritanos (cf. Lc. 10, 33; 17, 16). Invita a permanecer siempre humildes y a perdonar sin límites (cf. Mt. 18, 21-22). La actitud de compartir con los que están desprovistos de lo esencial -que pone como clave del juicio final (cf. Mt. 25, 31-46)- debe contribuir radicalmente a instaurar relaciones de fraternidad.
Estas indicaciones de Jesús y su ejemplo han tenido ya por sí mismos una vasta resonancia en la actitud de sus discípulos, como lo atestigua la historia de dos milenios.»
                          Juan Pablo II, Mensaje Jornada Mundial de la Paz, año 1982

 

Para rezar y reflexionar

Ser instrumentos de Paz

Señor, haz de nosotros
instrumentos de tu paz.

Que donde haya odio, pongamos amor
Donde haya ofensa, pongamos perdón
Donde haya discordia, pongamos unión
Donde haya error, pongamos verdad
Donde haya duda, pongamos fe
Donde haya desesperación,
pongamos esperanza
Donde haya tinieblas, pongamos tu luz
Donde haya tristeza, pongamos alegría.

Oh Maestro, que no busquemos tanto
ser consolados, como consolar
ser comprendidos, como comprender
ser amados, como amar.

Porque dando, recibimos
olvidando, encontramos
perdonando, somos perdonados
muriendo, resucitamos a la vida eterna.

                                   San Francisco de Asís

 

La oración de San Francisco es un verdadero programa para hacer la paz,
• Releer cada frase pensando en tu realidad, ¿cómo puedes allí «hacer la paz»?
• ¿Cómo enseñar en la catequesis a “ser instrumentos de la paz” en las familias, grupos de amigos, escuela…?

 

 


Envíe su Comentario sobre la Sección "Espiritualidad del Catequista"
Nombre y Apellido
Escriba su comentario
  Ciudad y País en el Ud. que vive
 
  E-mail
 
 
Después de completar todos los campos haga click en Enviar
 
 
 

 

 

Para Crecer en la vocación y misión del Catequista

Ver Curso de Actualización para Catequistas

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2008