Biblia
  Catequesis
  Espiritualidad
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Home / Catequesis / Espiritualidad del Catequista ...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el artículo anterior de
Espiritualidad del Catequista

 

Conozca nuestros Cursos para Catequistas a distancia

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

Publicaciones
para
Lectura Orante
de la Biblia


Conozca nuestras publicaciones semanales para hacer lectura orante del evangelio de cada domingo.

Para Adultos y Para Niños.

Ideal para Catequistas, Parroquias, Colegios, Familias.

Conocer Publicaciones

 

Comentarios y sugerencias

 

Pedagogía de Jesús,
El conocimiento de Jesús
comienza por compartir su vida (3ra. Parte)

por Marcelo A. Murúa

 

En el artículo anterior de esta serie (segunda parte) proponíamos iniciar un proceso de reflexión sobre la manera de llevar a la práctica nuestra vocación de catequistas, y comenzamos por señalar que "conocer a Jesús es encontrarse con él y encontar con los demás a Jesús".
En los próximos artículos iremos descubriendo, en los textos evangélicos y en el testimonio de los discípulos, cuál es la pedagogía de Jesús para enseñarnos su camino.

Conocer a Dios es practicar su justicia

Una de las grandes enseñanzas que recorren el Antiguo Testamento como hilo conductor es la convicción que a Dios se lo conoce cuando se vive la experiencia de encuentro con El. Los grandes personajes de la historia bíblica son personas que dan testimonio de un encuentro profundo con el Señor que deja huellas imborrables en su vida, y los conduce a vivir de una manera distinta, porque conocer al Dios de la Biblia no es un conocimiento intelectual o filosófico sino una práctica de vida.
El profeta Jeremías lo sintetiza con unas hermosas palabras cuando nos presenta cuál es el conocimiento verdadero de Dios:

"Así habla el Señor:
que el sabio no se gloríe de su sabiduría,
que el fuerte no se gloríe de su fuerza
ni el rico se gloríe de su riqueza.
El que se gloría, que se gloríe de esto:
De tener inteligencia y conocerme.
Porque yo soy el Señor,
El que practica la fidelidad,
El derecho y la justicia…
Eso es lo que me agrada…"
Jer. 9, 22-23

Conocer a Dios es vivir como El enseña. Eso es lo que le gusta a Dios.
¿Lo tenemos en cuenta en nuestra catequesis…? ¿El centro de nuestra enseñanza está puesto en esto que Dios quiere…?

 

Conocer a Jesús es compartir su vida

El llamado a los primeros discípulos nos introduce en los primeros pasos de la pedagogía de Jesús.

"Al día siguiente, de nuevo estaba allí Juan con dos de sus discípulos. Al ver que Jesús iba pasando, dijo: 'Ese es el Cordero de Dios". Cuando lo oyeron, esos dos discípulos, siguieron a Jesús. Se volvió Jesús, y al ver que lo seguían, les preguntó: '¿Qué buscan?' Le contestaron: 'Rabbí (o sea, Maestro), ¿dónde vives?' Jesús les dijo:'Vengan y verán". Fueron y vieron donde vivía. Eran como las cuatro de la tarde y se quedaron con él el resto del día.
Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de estos dos que siguieron a Jesús por la palabra de Juan. Andrés fue a buscar primero a su hermano Simón y le dijo: 'Hemos encontrado al Mesías, al Cristo'."

Jn. 1, 35-41

Hemos trabajado en varias oportunidades este texto desde la perspectiva de los discípulos.  En esta ocasión, en un primer momento,  vamos a contemplar los gestos y palabras de Jesús.

Jesús…

- se da vuelta porque advierte que los siguen…
Se da cuenta que lo están siguiendo. Es capaz de dirigir una mirada más amplia que la de su propio camino, su porpia realida, "su" mundo … para encontrar al otro en su camino, en su realidad, en su mundo (que es otro).
No continua su camino sin importarle el que viene atrás. Da la vuelta, se detiene y cambia su rumbo. Altera su vida porque el otro es más importante. Tiene un gesto concreto hacia el otro. Observar con atención que todavía no hay palabras, lo primero es el compromiso  con la vida…
La capacidad de generar encuentro es posible si somos  sensibles y aceptamos dar una vuelta en nuestrro camino (y nuestras ideas, y nuestras creencias, y nuestros afectos…)

- y al ver que los discípulos lo seguían…
Con la mirada encuentra a los que serían sus futuros discípulos.No sólo encuentra, también acoge, recibe, integra… La mirada de Jesús abre la posibilidad al diálogo (que vene después), es acogedora. Es una mirada que integra al otro. Es una mirada que no discrimina ni juzga, simplemente se detiene a contemplar el mundo, la realidad, la situación del otro.

- les pregunta: "¿Qué quieren?"
Las primeras palabras del Señor a sus futuros discípulos son interesarse por sus necesidades, abrirse a sus preocupaciones, invitarlos a descubrirle su realidad, a compartir sus búsquedas. Jesús abre el diálogo con una pregunta, no con una afirmación ni una orden ni siquiera dice nada de sí mismo… la fe no se impone, se descubre… Para hacer crecer la fe en el otro Jesús no da respuestas doctrinales, por el contrario trata de participar de la búsqueda (existencial…, de sentido…) de los discípulos, busca conocer que quieren ellos (qué necesitan…).  Parte de su situación, de ellos, de su vida.

Los discípulos le contestan con otra pregunta, ¿dónde vives?

- les dice: "Vengan y verán"
Invita, convoca, participa de su vida. Las palabras de Jesús son un llamado a compartir su vida, a estar con él, a conocerlo en forma experiencial !!!

El texto termina señalando que los discípulos fueron y pasaron con él aquel día… y al día siguiente loanunciaron, dieron testimonio y reunieron más discípulos que comenzarían a seguir (=vivir) a Jesús.

 

Para reflexionar…

1) ¿De dónde parte Jesús?
2) ¿Cómo integra a sus discípulos?
3) ¿Cuáles son sus palabras? ¿Qué significado tienen, qué actitud interior revelan?
4) ¿A qué invita?
5) ¿Cuál es el resultado de esta práctica catequística? ¿Qué hacen los discípulos que compartieron la tarde con Jesús?

y revisar nuestras prácticas…

1.b) ¿De dónde partimos en nuestra catequesis, en nuestros encuentros…?
2.b) ¿Cómo integramos a nuestros catequizandos?
3.b) ¿Cuáles son nuestras palabras en la catequesis… qué imagen de maestro evocan en el otro…tenemos respuestas (preconcebidas, ya hechas, y en general "descolgadas" de la vida), o como Jesús preguntamos…partimos del otro (y su mundo, su situación, sus necesidades)?
4.b) ¿A qué invitamos en nuestra catequesis… a conocer a Jesús, a encontrarnos con el, a vivir una experiencia de encuentro con su persona…?
5.b) ¿Cuál es el resultado de nuestra práctica catequística? ¿Nuestros catequizandos se transforman en testigos…discípulos del Señor? Si no es así, ¿qué habrá que revisar de nosotros, como catequistas, y de nuestra propia práctica? (Tenemos tendencia a revisar a la gente, y buscar las respuestas al escaso compromiso que genera la catequesis más en las familias que en nosotros…)

A la luz de la pedagogía de Jesús busquemos qué podemos ir incorporando a nuestra práctica para ser más fiel a su manera de enseñar.

 

 


Si desea puede enviarnos su Comentario sobre la Sección
"Espiritualidad del Catequista "

Nombre y Apellido
E-mail
Ciudad en la que vive
País en el que vive

Escriba su comentario

Después de completar todos los campos haga click en Enviar

 

 

CURSOS DE FORMACION BIBLICA
El Centro Bíblico para América Latina del CELAM y BuenasNuevas.com
ofrecen una alternativa de Formación Bíblica Pastoral por Internet

 

 

Curso para Catequistas a distancia
Conozca esta oportunidad de actualizarse y crecer en su fe para mejorar su misión pastoral.
7 diócesis de Argentina, más de 100 colegios de Argentina, 40 de México y decenas de parroquias en Argentina, América Latina, España y comunidades hispanas de USA están trabajando con este curso.

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2008