Biblia
  Catequesis
  Espiritualidad
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Home / Catequesis / Espiritualidad del Catequista ...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el artículo anterior de
Espiritualidad del Catequista

 

Conozca nuestros Cursos para Catequistas a distancia

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

Publicaciones
para
Lectura Orante
de la Biblia


Conozca nuestras publicaciones semanales para hacer lectura orante del evangelio de cada domingo.

Para Adultos y Para Niños.

Ideal para Catequistas, Parroquias, Colegios, Familias.

Conocer Publicaciones

 

Enviar a sus amigos

El Catequista,
buscador, servidor y testigo de la Palabra (1ra. Parte)

por Marcelo A. Murúa

 

La catequesis es uno de los servicios más antiguos de la comunidad eclesial, sus orígenes se remontan a las primeras comunidades cristianas que nacieron de la predicación apostólica del primer siglo de nuestra era cristiana.
Nació con el compromiso y el objetivo de dar a conocer a Jesús, su mensaje, el Reino. La catequesis nace de la Palabra viva de Dios, que es Jesús, y camina en la historia, anunciando esa Palabra, guiada por el Espíritu Santo.

Ser catequista, una vocación en búsqueda de la Palabra.

Todo llamado de Dios es un encuentro cara a cara con su presencia. Un verdadero descubrimiento del sentido de la vida. Una apertura al proyecto de Dios para  nuestra existencia. El encuentro con Dios es decisivo para el seguimiento y marca a fuego nuestra vida. Así nos lo enseña el apóstol Juan, quien al escribir su evangelio, después de sesenta años de su primer encuentro con Jesús, es capaz de recordar hasta el detalle de la hora: las cuatro de la tarde.

"Al día siguiente, Juan se encontraba de nuevo en el mismo lugar con dos de sus discípulos. Mientras pasaba, se fijó en él y dijo: 'Ese es el Cordero de Dios.' Los dos discípulos le oyeron decir esto y siguieron a Jesús.
Jesús se volvió y, al ver que lo seguían, les preguntó: '¿Qué buscan?' Le contestaron: 'Rabbí (que significa Maestro), ¿dónde vives?' Jesús les dijo: 'Vengan y lo verán.' Fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día. Eran como las cuatro de la tarde."

Jn. 1, 38-39

El diálogo entre Jesús y los dos discípulos es una hermosa sintesis de la actitud de búsqueda, la necesidad interior de encontrar un sentido a la vida. Es interesante notar que la pregunta de los discípulos no apunta a una verdad intelectual, no le preguntan si es Dios, si es el Mesías, simplemente lo reconocen Maestro y quieren saber donde vive, buscan compartir con él su vida y permanecer en su presencia.
Ser catequista es en una continua actitud de búsqueda del Señor y su Palabra.

 

En búsqueda de la Palabra...raíz y cimiento de la propia vida.
Leer el texto Lc. 6, 47-49
La Palabra de Dios, ¿se encuentra en la base de mis creencias, de mis convicciones¿Qué ocupa su lugar?
¿Qué debo cambiar para lograrlo?

En búsqueda de la Palabra...para encontrar el pozo donde beber el agua de la vida.

Leer el texto Jn. 4, 1-14
La Palabra de Dios, ¿es el pozo donde se alimentan mis actitudes, mis opciones?¿Qué ocupa su lugar?
¿Qué debo cambiar para lograrlo?

En búsqueda de la Palabra...para dejarnos modelar por su mensaje.

Leer el texto Jer. 18, 1-6
La Palabra de Dios, ¿transforma mi vida? ¿la renueva? ¿la cambia radicalmente o es un simple barniz exterior que no llega a lo profundo?
¿Estoy dispuesto a conformar mi vida a la propuesta de Dios?¿Qué debo cambiar para lograrlo?

La Palabra de Dios es también,

espejo, donde vemos reflejado nuestra vida, con lo que tenemos de bueno y lo que debemos cambiar...

fragua, donde, lenta y pacientemente, al calor del fuego del Espíritu, se va separando lo que es malo, pecado, error, egoísmo, dureza de corazón, para purificar nuestro caminar y marchar animados por su Presencia.

atalaya, que nos permite divisar el horizonte, la utopía en la que creemos, la realidad del Reino, presentehoy y a construir, también, con nuestro esfuerzo y entrega.

El catequista, vocación en búsqueda de la Palabra, para aprender a discernir, a optar por los camino de Dios y así, poder anunciarlo con alegría y coherencia de vida.
Como María, nuestra madre y maestra en el camino, quien recibió en su seno la Palabra de Dios y la llevó a los demás, para ser instrumento del encuentro entre Dios y los hombres.
María, pedagoga de los catequistas, nos señala el camino, ella se conmovía por la palabra que Dios le dirigía en los acontecimientos que vivía y los guardaba en el corazón para encontrar el sentido, el mensaje, el llamado de Dios.(Lc. 1, 29; 2, 19; 2, 51).

Madre, ayúdanos a vivir
en búsqueda de la Palabra,
para cambiar nuestras vidas
y vivir, animados por el Espíritu,
anunciando y realizando el Reino de Dios.

 
Curso para Catequistas a distancia
Conozca esta oportunidad de actualizarse y crecer en su fe para mejorar su misión pastoral.
7 diócesis de Argentina, más de 100 colegios de Argentina, 40 de México y decenas de parroquias en Argentina, América Latina, España y comunidades hispanas de USA están trabajando con este curso.

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2008