Biblia
  Catequesis
  Espiritualidad
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Home / Catequesis / Columnistas / Luis M. Benavides...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el artículo anterior de Luis M. Benavides

 

Conozca la sección Espiritualidad del Catequista

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

 

Curso de Actualización para Catequistas



Conozca el curso que utilizan miles de personas en toda América Latina para su crecimiento en la fe y misión pastoral.

Ir al Curso Catequistas

 

El método Catequístico

11) El actuar catequístico de Jesús

por Luis M. Benavides

 

Jesús mismo es el Mensaje de Salvación, la Palabra Eterna hecha carne.  Él revela y transmite su Palabra, es decir, Él mismo se entrega a nosotros por amor. Ésa es la Buena Noticia: Dios se hace presente en medio de nosotros, de manera plena  y definitiva, a través de su Hijo Jesús.  (Lc. 2,10-11; Jn. 1,1-18; Hech.2,22-36; 13,16-41; 1ª Carta de Juan 1,1-14).

Jesús es el primer y único catequista, es EL CATEQUISTA. Nadie mejor que Él para enseñarnos a transmitir su propia Palabra.  Por ello, vamos a intentar dirigir nuestra mirada atenta a la forma en que Él proclamaba y anunciaba su Palabra, dicho de otra manera, a la forma en que Jesús catequizaba.  Él es el modelo, el prototipo, el perfil ideal de todo catequista y en Él debemos apoyarnos para que nuestra labor dé sus frutos.

Entre todos los textos tan ricos que la Palabra de Dios nos ofrece, existe un pasaje evangélico que siempre me ha emocionado y conmovido: es el encuentro entre Jesús y la Samaritana.

JESÚS Y LA SAMARITANA (Jn 4,1-30 y 39-42)

Es fascinante seguir de cerca el proceso que realiza Jesús al ayudar a la samaritana a encontrarse con Él, consigo misma y con sus hermanos. Vamos, precisamente, a tomar este texto como punto de partida para la reflexión y el análisis del actuar catequístico de Jesús. 

Les sugiero que realicen una lectura pausada y atenta del texto.  Imagínense la situación, los movimientos, la ubicación geográfica, el tono de voz, la cadencia; pero sobre todo centren la atención en el accionar de Jesús, en su modo de encarar una situación tan delicada.  (LEER EL TEXTO).

Jesús se encuentra fatigado y cansado en el pozo de Jacob, con la mujer.  Los pozos en aquella época, solían quedar a unos kilómetros del pueblo.  La gente tenía que llegarse a ellos varias veces al día, portando el agua en cántaros de gran peso.  Es en esa situación que se encuentran Jesús y la samaritana. Vamos a analizar minuciosamente el diálogo entre ellos:

JESÚS

- "Dame de beber."

- ..."Si conocieras el don de Dios y quién es el que dice: "Dame de beber", tú misma se lo hubieras pedido y él te habría dado agua viva."

-"El que bebe de esta agua vuelve a tener sed, pero el que beba del agua que yo le daré, no volverá  jamás a tener sed."

LA SAMARITANA

-Cómo tú que eres judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana?..."

-Señor no tienes nada para sacar el agua y el pozo es profundo.  ¿De dónde sacas esa agua viva?  ¿Eres acaso más poderoso que nuestro padre Jacob?..."

-“Dame de esa agua para que no sufra más sed, ni tenga que volver aquí a sacarla."

 

-"Ve y llama a tu marido."

-"No tengo marido..."

 

Jesús continuó: -"Es verdad lo que dices, que no tienes marido, has tenido cinco y el que tienes ahora tampoco es tu marido."

-"...ni aquí ni en Jerusalén., los verdaderos adoradores, adorarán al Padre en Espíritu y Verdad."    

 

-"Señor, veo que eres un profeta... Pero ¿dónde adorar a Dios, aquí o en Jerusalén?

-“Yo sé‚ que el Cristo está por venir.  
Cuando él venga nos aclarará todo.”

 

­¡ÉSE SOY YO, EL QUE HABLA CONTIGO!

La mujer dejó su cántaro y corrió a la ciudad y dijo a la gente:
 ¡Vengan a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho!
¿No será  el Mesías?"

Salieron entonces de la ciudad  y fueron a su encuentro...
Muchos samaritanos creyeron en él por las palabras de la mujer...
Muchos más creyeron en él a causa de su palabra y decían a la mujer:

"YA NO CREEMOS POR LO QUE HAS DICHO,
NOSOTROS MISMOS LO HEMOS OIDO Y SABEMOS QUE
ÉL ES VERDADERAMENTE EL SALVADOR DEL MUNDO."

 

EL PROCESO METODOLÓGICO DE JESÚS

Evidentemente, Jesús no habla en los Evangelios de un método catequístico, pero sí podemos percibir una manera de obrar, una "pedagogía", una "metodología" que le es propia y que utiliza con frecuencia.  Es fascinante ver cuál fue el proceso que utilizó Jesús para llegar al corazón de la samaritana y que podríamos resumir de la siguiente manera:

1. JESÚS PARTE DE LA REALIDAD DE  VIDA O DE LA SITUACIÓN EXISTENCIAL DE LA SAMARITANA.

La samaritana tenía su historia, sus creencias, su manera de relacionarse con los otros, su propia forma de vida.  Ella no sabía ni podía crecer como persona.  Se había transformado en un lugar de paso, para los hombres; de odio para las mujeres y en un motivo de escándalo para la comunidad.  Era una mujer adúltera.

 Jesús no se escandaliza ante tal realidad, muy por el contrario, la respeta y ama profundamente, al punto tal que decide ayudar a la mujer a reencontrarse con su historia. Por eso, él toma la iniciativa, da el primer paso y luego procede delicada y respetuosamente.  Sin apremios, pero con marcada insistencia; sin cesar de llevarla por los caminos del amor y las exigencias de una vida mejor.

Y esto es lo primero que precisamente tenemos que aprender los catequistas: A AMAR Y RESPETAR PROFUNDAMENTE LA realidad DE NUESTROS CATEQUIZANDOS, en nuestro caso, los niños; no imponiéndoles nada, sino acercándolos al Amor de Dios.

2. JESÚS ANUNCIA SU PALABRA: "YO SOY EL CRISTO"  

Recién cuando la tierra estaba preparada; es decir, cuando la samaritana estaba predispuesta, es que Jesús anuncia su Palabra, transformadora, viviente, operante.  Generando un cambio de vida, un cambio fundamental en el corazón y en la vida de la samaritana.  De la misma manera, la Palabra del Señor opera la Salvación y la Redención, en nosotros y en nuestros catequizandos, con una fuerza extraordinaria. 

3. SE PRODUCE UN CAMBIO DE VIDA O RESPUESTA VITAL EN  LA SAMARITANA

La mujer sacudida por el amor de Jesús, tocada y sanada por la Palabra de Dios se encuentra y acepta a sí misma.  Esto le permite descubrirse, abrirse a los demás y al Otro.  La samaritana no sólo vuelve corriendo a su pueblo -dejando el cántaro y con él, su vida anterior- sino que irrumpe llena de vida en la realidad cotidiana de su gente, testimoniando su encuentro con el Dios Viviente.

La samaritana pasa de ser DISCÍPULA (seguidora) de Jesús para convertirse en APÓSTOL (testigo o anunciadora) de la Buena Noticia, es decir, se transforma en CATEQUISTA: lleva sus hermanos hasta Jesús. De esa manera, se convierte en un puente para que sus hermanos conozcan a Jesús y luego, ellos mismos lo reconozcan como el Salvador, transformándose, a su vez, en discípulos del Maestro y nuevos apóstoles de su mensaje.

Y ésta es la experiencia que se viene transmitiendo de persona a persona, de corazón a corazón, de padres a hijos, de catequistas a sus catequizandos; desde hace más dos mil años en el seno de la Iglesia, cumpliendo con el mandato del Señor: “vayan y hagan discípulos mío a todos los hombres enseñándoles a cumplir todo lo que les he mandado...”  (Mt 28,20)

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2006