Biblia
  Catequesis
  Espiritualidad
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Home / Biblia / Temas Bíblicos...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el artículo del próximo tema bíblico

 

 

Conozca nuestros Cursos Bíblicos a distancia

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

Cursos Bíblicos Pastorales
por internet


Conozca nuestra sección de cursos bíblicos a distancia por internet.

Ya hay decenas de personas de todo el mundo realizando nuestros cursos.

Reciba el material en su computadora y estudie en su casa en sus tiempos libres.

Ir a la sección de Cursos

 

Animadores Bíblicos (I)
Convocatoria, formación y seguimiento

por Marcelo A. Murúa

 

A manera de introducción

En los dos articulos anteriores de esta sección de Temas Bíblicos de BuenasNuevas.com comentamos algunas líneas generales de la importancia de una Pastoral Bíblica y brindamos unas ideas sobre cómo encararla. Hablamos de Grupos Bíblicos, Cursos-Taller, Misiones Bíblicas, etc. La realización de cualquiera de estas actividades implica la colaboración de personas que quieran brindar el servicio de ayudar a sus hermanos a descubrir , encontrarse y leer la Biblia.

Es posible que en muchos lugares quienes realicen estas tareas sean también catequistas, animadores de comunidad o presten algún otro servicio dentro de la comunidad parroquial. Pero no obstante esta característica, común en muchos sitios, la tarea de un Animador Bíblico tiene su especificidad y originalidad en la vida eclesial. Como muchas otras tareas asumidas por laicos todavía hay mucho camino que andar, lo que no impide ir aportando algunas precisiones que surgen de la práctica concreta de nuestras comunidades eclesiales.

Los animadores bíblicos no nacieron de un repollo, o de un complejo plan pastoral elaborado "desde arriba". Simplemente son vocaciones de servicio que aparecen con el gran desarrollo de los grupos bíblicos en distintas partes de nuestro país y de toda América latina en los útlimos años. Al empezar a funcionar un grupo bíblico es común que algunas personas del mismo comiencen a animar las reuniones, a estimular el crecimiento del grupo, a preocuparse por conocer mejor la Biblia y a querer transmitir ese conocimiento vivo a los demás.

La vocación del animador bíblico es esencialmente misionera. Comentamos una manera de surgimiento de los mismos. Puede haber otras. Personas que luego de participar de Cursos o Talleres Bíblicos quieran trabajar en la formación de grupos bíblicos. También puede realizarse una Misión Bíblica a nivel parroquial o barrial y que la gente que participe descubra que quiere seguir prestando el servicio de llevar la Biblia a los demás y busque alguna instancia más permanente que una Misión. Finalmente se puede presentar casos de gente que quiere prestar ese servicio e intenta buscar algún tipo de curso o escuela que brinde esa formación, o puede haber una convocatoria en una parroqui a la gente interesada en el tema, para emprender una formación específica y actividades pastorales bíblicas.

En cualquiera de los casos podemos decir que a partir del descubrimiento del interés por prestar este servicio surge inexorablemente la necesidad de formación. La persona quiere conocer mejor la Biblia para poder ayudar a otros a leerla y juntos aprender las cosas de Dios.

La Pastoral Bíblica en nuestro país está organizándose y si bien ya hubo encuentros a nivel nacional y regional no en todas partes hay implementadas instancias de apoyo y formación para animadores bíblicos y grupos bíblicos. No obstante en las diócesis que están trabajando se pueden conseguir materiales diversosy también hay instituciones que ofrecen cursos presenciales y cursos a distancia. En general estos cursos son de Formación Bíblica, existiendo poco que sea orientado a Animadores Bíblicos.

 

Una mirada a Jesús

Tras esta larga introducción nos gustaría brindar algunas ideas en relación a la promoción y el acompañamiento de los Animadores Bíblicos.

Para hacerlo nos parece necesario realizar una mirada a la práctica de Jesús en relación a la formación de sus seguidores, para después aplicar algunas de las claves que aparezcan a la formación de los Animadores Bíblicos en particular.

En una apretadísima síntesis trataremos de responder a la pregunta ¿cómo formaba Jesús a sus seguidores?

Una lectura en conjunto de los evangelios nos permitirá apreciar ciertas características:

Jesús llama con decisión. Convoca con convicción. Se intuye cierto conocimiento de la persona y una elección meditada por parte de Jesús. (Jn. 2, 42.48)

Jesús convoca a formarse en el seguimiento, en la vida práctica, en la compañia vital. Compartiendo la cotidianeidad y en un segundo momento, la misión. Opta por un estilo que podríamos llamar "no académico", para diferenciarlo de la enseñanza impartida en las instancias oficiales.

Jesús forma a sus discípulos desde una práctica situada. Esto significa que Jesús responde con su práctica a los desafíos del sufrimiento de su puebloy desde sus gestos liberadores de curas y anuncios enseña a sus discípulos.

Jesús les enseña a orar y le transmite una vida de oración absolutamente unida a su práctica.(Mc. 1, 35)

Jesús tiene momentos en que les enseña exclusivamente s us discípulos más cercanos.(Mc. 4, 10 ss)

Jesús forma para la misión y el anuncio.(Mc. 3, 14)

Jesús comparte su fuerza y su poder con los discípulos que son enviados a la misión.(Mc. 6, 7-13)

Jesús les enseña a revisar lo actuado y aprender a descubrir a Dios allí donde otros no lo descubren (Lc. 10, 17 ss)

Jesús les enseña a estar al servicio de la gente.

Jesús les enseña a no discriminar a nadie. El se junta con los pecadores y también va a casa de los fariseos.

Jesús les enseñaba que es más importante el hombre que la ley.(Mc. 2, 27)

Jesús les enseña a ser libres de compromisos familiares o económicos para predicar el Reino.(Mc. 10, 17 ss)

Jesús utiliza un lenguaje accesible a la gente.(Mc. 4, 2)

Jesús respeta los tiempos de los discípulos.

Jesús les transforma la mirada. Les muestra el mundo desde el lugar del que sufre.Los forma en la compasión activa.(Mc. 6, 34 ss)

Jesús les enseña a ser sencillos y estar al servicio.(Mc. 9, 33-35)

Jesús les garantiza la asistencia y acompañamiento del Espíritu Santo.(Jn. 20, 21-22)

Jesús les enseña a releer las Escrituras y comprender lo que antes no entendían. (Lc.24, 27)

 

¿Qué podemos aplicar de todo esto a la formación de Animadores Bíblicos?

1) La convocatoria: es importante observar y detectar las vocaciones y aptitudes para este servicio. Animar a dar el paso, invitar personalmente cuando se encuentran condiciones. Estar atento.

2) Formar para la misión: la formación de un Animador Bíblico es eminentemente pastoral, no se trata de formar un teólogo, sino de alguien que pueda transmitir a otros la Palabra de Dios.

3) Formar animadores que tengan una visión global de la Biblia, con bases sólidas y capacidad para transmitir y animar a otros

4) La formación no es sólo bíblica, debe ser integral, hay que formar en una espiritualidad bíblica que descubra el potencial de la oración e invite y comprometa a la solidaridad efectiva.

5) Respetar los tiempos de los demás. Acompañar. Esperar.

6) La formación del Animador Bíblico es para estar al servicio de la gente, acompañar en sus procesos de aprendizaje, aclarar sus dudas (cuando se pueda), brindar un panorama general de la Biblia. No para el lucimiento del Animador porque es el que más sabe.

7) Formar para crecer en la confianza y dejar actuar a Dios.

8) Formar para prestar un especial atención a los que más dificultades y menos posibilidades tienen.

9) Formar para confiar en la acción del Espíritu Santo en uno mismo y en lo que uno emprende.

10) Formar para reforzar los vínculos comunitarios. No "cortarse solo".

11) Formar para que haya coherencia entre lo que se aprende y lo que se practica.

12) Formar utilizando un lenguaje que no margine.

13) Seguimiento:

- apuntar a la formación permanente. Nadie sabe tanto que pueda decir ya está, ya no tengo nada para aprender.

- formar grupos de animadores que compartan sus experiencias y aprendan unos de otros.

- estimular la oración. Aprender a rezar con la Biblia. Lectura orante de la Biblia.

Jesús nos enseña también que para formar a sus discípulos hay que dedicar mucho tiempo. Aprender implica un proceso, con marchas y contramarchas, que exige dedicación y entrega de parte del que está formando y responsabilidad y empeño de parte del que está formándose.

 

En el próximo artículo "Animadores Bíblicos (II) "

 

 

Especial del Mes de la Biblia 2006

BuenasNuevas.com pone a su disposición un Especial dedicado al mes de la Biblia adonde podrá encontrar una gran diversidad de recursos pastorales para trabajar en su comunidad, colegio o parroquia, o para la reflexión personal: temas bíblicos, oraciones, encuentros, lectura orante, dibujos, tarjetas.

 

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2002