Biblia
  Catequesis
  Espiritualidad
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Home / Biblia / Temas Bíblicos / Espiritualidad Bíblica Aborigen...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el próximo artículo de Espiritualidad Bíblica Aborigen

 

Conozca nuestros Cursos Bíblicos a distancia

 

Comentarios
y sugerencias

 

   
Manolo Pliego Iglesias es misionero claretiano y trabaja en la Prelatura de Humahuaca, Argentina, en la animación y acompañamiento de comunidades kollas.

Si desea comunicarse con el autor de Espiritualidad Bíblica Aborigen, Manolo Pliego, cfm.

 

Las chacras buscan a un presidente en la Argentina (Jue. 9, 7-15)

por Manolo Pliego Iglesias, cfm

Todas las comunidades indígenas se pusieron en camino y subieron a lo mas alto de los cerros de la cordillera de los Andes y proclamaron: "Escuchen lo que dice nuestra Pachamama cansada de vuestra infertilidad"

"Se pusieron en camino las chacras para buscar a un Presidente que gobernara la Argentina de verdad. Le preguntaron a la Quinua: Queremos que vos sea nuestro Presidente. Y la quinua respondió: ¿Cómo voy a renunciar al fruto precioso que alimenta el atraso de los niños y sirve de ofrenda a la Pachamama, para ponerme por encima de las otras chacras?. No acepto.

Las chacras le dijeron al maíz: Queremos que vos seas nuestro Presidente. Y el maíz respondió: ¿Cómo voy a renunciar a mi fruto que alimenta de tantas formas la vida de mi pueblo y a la chicha que alegra las fiestas, para ponerme por encima de las otras chacras?. No acepto.

Las chacras le dijeron a la papa: Queremos que vos seas nuestro Presidente. Y la papa respondió: ¿Cómo voy a renunciar a mi hermoso fruto que alimenta cada día los guisos, almuerzos y asados de las familias y de los pueblos para ponerme por encima de las otras chacras?. No acepto.

Entonces las chacras le dijeron al garbancillo: ¿Vos querés ser nuestro Presidente?. Y el garbancillo respondió: ¡Pero cómo no hermanitos! Con muchísimo gusto yo seré vuestro Presidente para gobernar vuestras chacras. Acérquense y cobíjense debajo de mi sombra. Y traigan sus ganados para que se alimenten de mi fruto suculento. Muchos se alimentaron y engordaron, y quedaron encantados, pero borrachos de su droga que hasta ahora no pueden escapar de su embrujo y su gualicho.

Entonces se paró el maíz, y le habló al garbancillo diciéndole: Pero escúchame bien lo que te voy a decir, si no cumples. Yo voy a llamar al Pilpinto que vendrá sobre ti en la oscuridad de la noche en forma de mariposa y te pondrá sobre tus hojas miles de gusanos que te devorarán y te acabaran hasta la raíz y serás exterminado de todos los Andes.

 

1.- Los árboles buscan a un Rey: (Jueces: 9. 7-15)

Se lo anunciaron a Jotam, y el mismo se puso en la cumbre del monte Garizim. Allí alzo la voz y proclamó: "Escúchenme, señores de Siquem y que Dios los escuche".

Los árboles se pusieron en camino para buscar un rey a quién ungir. Dijeron al olivo: Sé tú nuestro rey. Les respondió el olivo: ¿Voy a renunciar al aceite con el que gracias a mí son honrados los dioses y los hombres, para ir a ponerme por encima de los árboles?.

Los árboles dijeron a la higuera: Ven tú a reinar sobre nosotros. Le respondió la higuera: ¿Voy a renunciar a dulzura y a mi sabroso fruto para ir ponerme por encima de los árboles?.

Los árboles le dijeron a la vid: Ven tú a reinar sobre nosotros. Le respondió la vid: ¿Voy a renunciar a mi mosto, que alegra a los dioses y a los hombres, para ir a ponerme por encima de los árboles?.

Entonces los árboles le dijeron a la zarza: Ven tú a reinar sobre nosotros. La zarza respondió a los árboles: Si con sinceridad vienen a ungirme a mí para reinar sobre ustedes, acérquense y cobíjense a mi sombra, y si así no fuera, brote de la zarza fuego que devore los cedros del Líbano.

 

2.- Comentario: ( a la fábula de los árboles y las chacras)

El pueblo de Israel amontona en su memoria desde la vida cotidiana y así lo expresan en este relato que los más inútiles son los que nos gobiernan esta es la moraleja que tiene esta fábula muy antigua contada en el libro de los Jueces. Bueno pues, así como el pueblo de Israel aprende desde esa práctica la inutilidad del rey y de aquellos que los gobiernan podríamos preguntarnos: ¿Hoy la gente en su vida cotidiana no experimenta de la misma manera la ineficiencia, la infertilidad de los políticos, gobernantes y jueces?.

Una masa de pobres cada vez más grande con rostros diferentes: Campesinos, desocupados, aborígenes, mujeres, niños, ancianos, jóvenes. Sienten en sus cuerpos, en su vida cotidiana la violación a sus derechos más fundamentales y con sus ojos profundos miran hacia arriba allí donde se encuentran los que gobiernan para anunciar y denunciar una palabra de justicia: detrás de las gomas ardiendo, detrás de las palabras escritas en los pasacalles, desde las plazas del pueblo y golpeando con las cacerolas sus palabras son estas:

-Si nos enfermamos y vamos al hospital nos cobran. Y nuestros hijos se mueren por falta de medicamentos.

-Las empresas nos despiden y quedamos sin empleo

-Nuestra plata de los ahorros de años ha quedado en manos de los bancos y no podemos disponer de ella.

-Si queremos mas oportunidades de educación y formación, la plata no alcanza. Sentimos que no es respetada nuestra cultura y se impone un modelo cultural que nos desarraiga.

-Si pedimos el derecho a la tierra para poder sobrevivir en paz, se nos niega.

-Si queremos vender nuestros productos( carne, papa, maíz, verduras) para mantener nuestra subsistencia, nos cargan con impuesto que no podemos pagar y nuestros productos se encarecen.

-Si hacemos algún trámite burocrático, judicial, los papeles los encajonan y los jueces se venden y están corruptos. Y nuestra plata es robada por los políticos y grandes empresas.

Y si después de irnos mal nos declaramos en huelga, hacemos piquetes para pedir nuestros derechos y cortamos las rutas para que nos escuchen y pedir trabajo. A cambio nos reprimen, nos matan, nos humillan, y dicen que somos vagos y que no queremos trabajar.

Después de todo esto nos seguimos preguntando: Y el estado: ¿Para qué nos sirve a nosotros?, ¿Para garantizar nuestra salud?, ¿La educación?, ¿El derecho de que se nos haga justicia?, ¿El derecho a tener un trabajo, un pedazo de tierra, una vivienda? ¿Para qué carajo nos sirve el estado?, ¿Para qué sirve la democracia?. Y así vemos que la política en estos momentos no sirve para nada, es inútil, infértil como tierra salitrosa como yuyo venenoso.

Y parece estar claro que solo sirve para garantizar los intereses económicos de los grandes empresarios, consorcios, banqueros, multinacionales. Y hacer lo que diga, mande y dicte el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Pero a nosotros entonces: ¿Para que nos sirve el Estado?...

 

3.- Para pensar en comunidad:

El relato de la fábula de las chacras es una comparación simbólica que nos ayuda a reflexionar en la comunidad esta experiencia de inutilidad del estado como lo experimentó el pueblo de Israel cuando querían elegir a un rey, y ahora: ¿cómo experimentamos el servicio político del estado a nuestras comunidades y familias?. Podríamos representar en forma de sociodrama, de teatro, la fábula de las chacras. Un grupo hace quinua, otro de maíz, otro de papa, otro de garbancillo y otro de pilpinto. Generar un dialogo entre ambos representando las distintas escenas del problema. Y después la comunidad que observó el teatro hace un diálogo entre todos para reflexionar y descubrir cual es el mensaje.

 

Glosario de palabras:

Quinua: Cereal andino con muchas proteínas

Pilpinto: Mariposa nocturna

Garbancillo: Pasto tóxico que mata al ganado

Chicha: Bebida hecha de maíz.

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2002