Biblia
  Catequesis
  Espiritualidad
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Home / Biblia / Las Mujeres en la Biblia ...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el artículo anterior de Las Mujeres en la Biblia

 

 

Conozca nuestros Cursos Bíblicos a distancia

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

CURSOS
BIBLICOS
PASTORALES


Alianza CEBIPAL-CELAM
y BuenasNuevas.com

Al servicio de la Palabra

Conozca esta nueva Propuesta de Formación Bíblica Pastoral en internet

Ver Cursos

 

 

Comentarios y sugerencias

 

Las mujeres en los Evangelios
María Magdalena y los siete demonios

por Gloria Ladislao

 

El 22 de julio la Iglesia celebra la memoria de Santa María Magdalena. Para conocer mejor a esta mujer, el evangelio nos aporta algunos datos significativos.

Después, Jesús recorría las ciudades y los pueblos, predicando y anunciando la Buena Noticia del Reino de Dios. Lo acompañaban los doce, y también algunas mujeres que habían sido curadas de espíritus malignos y enfermedades: María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, esposa de Cusa, intendente de Herodes, Susana y muchas otras, que los servían con sus bienes.

(Lc 8,1-3)

A orillas del lago

De las varias mujeres que aparecen en los evangelios, María Magdalena es la única identificada por su lugar de origen: llamada Magdalena, la de Magdala.
Magdala era un pequeño pueblo en la margen occidental del lago de Galilea, no lejos de Cafarnaum y Betsaida, los lugares de donde provenían los pescadores discípulos de Jesús.
Como todas las poblaciones a orillas del lago, Magdala reparte su actividad económica entre la pesca y el campo. Todo ese mundo de barcas, sembradores, pastores, obreros que van o no van a trabajar a la viña, y que quedó  reflejado en las parábolas de Jesús, es el ambiente de Magdala.

Podemos imaginar la vida de las niñas que crecieron en Magdala, mirando el lago desde las colinas y participando en las tareas que toda mujer tenía en las zonas rurales:  cuidar ovejas, o cosechar los granos, o participar alegremente en la elaboración del vino patero, cantando y bailando. Así habrá sido la vida cotidiana de María Magdalena. O tal vez no. No sabemos si los siete demonios la dejaban.

Los demonios que atormentan

María Magdalena y otras mujeres habían sido curadas de espíritus malignos y enfermedades. De ella en particular el evangelio dice que Jesús había expulsado siete demonios.
Demonios, espíritus malignos, espíritus impuros o inmundos son distintas denominaciones que encontramos en la Biblia para estos seres. Se los considera seres personales, no simplemente fuerzas o energías negativas.

¿Qué significa que María Magdalena había estado poseída por siete demonios?
Un querido profesor nos insistía: "La Biblia se explica con la Biblia". Sólo rastreando en la Biblia otros casos de personas posesas liberadas por Jesús podremos intentar acercarnos a lo que fue la situación de María Magdalena antes de conocer al Amigo. Dos veces mencionan los evangelios que María Magdalena había estado endemoniada ( Lc 8,2 y  Mc 16,9). Pero estos pasajes  no nos acercan el relato del exorcismo. Debemos recurrir a otros casos narrados en los evangelios para desentrañar a quiénes se consideraba personas  poseídas según la mentalidad del siglo I.

La endemoniada

Los relatos sobre liberación de personas endemoniadas son los siguientes:
 Mc 1,23-28
 Mc 5,1-20
 Mc 7, 24-30
 Mc 9,14-29.

Leyendo estos textos vemos que  muchas veces están juntos posesión demoníaca y enfermedades. Pero no cualquier tipo de enfermedades. Los poseídos que son presentados delante de Jesús aparecen con gritos y violencia, algunos no pueden hablar, se dice que están enfermos pero no hay  diagnóstico claro, tienen una fuerza física incontrolable, viven en la marginalidad o en los cementerios, las mujeres poseídas están tiradas en la cama sin poder pedir ayuda, hay convulsiones, autoagresión, ideas suicidas, falta de amor. En todo eso se deleitan los demonios.
El evangelio no dice cuáles de todas estas manifestaciones de la posesión afectaban a María Magdalena. Sólo dice que Jesús expulsó de ella siete demonios.
El número siete, que es el número de la perfección, habla de una situación completa, acabada. No había nada de ella que no hubiera sido tomado por esta posesión. Estaba completamente endemoniada. Perfectamente poseída. Vivía en un infierno.

No hay relato del exorcismo, no hay historia clínica. ¿Cuál fue su situación antes de conocer a Jesús? Las narraciones evangélicas nos pueden hacer pensar en alguna enfermedad mental, un desequilibrio, depresión severa…
No podemos reconstruir la vida de María Magdalena antes de su encuentro con Jesús. Pero si tenía no uno, sino siete demonios, su situación era grave, muy grave. Dado que el evangelio  la nombra junto con otras mujeres que habían sido curadas de espíritus malignos y enfermedades, tenemos que pensar en alguna enfermedad grave con algunos de los síntomas que  se describen en los otros relatos de exorcismos.

¿Cómo es vivir poseída? ¿Cómo es ser llamada loca, que la gente te dé vuelta la cara, que tu aspecto asuste? ¿Qué les pasa a los que están cerca? ¿Qué se siente cuando pasa el tiempo y el demonio no se va?

Jesús sacó a María Magdalena de este infierno en el que ella vivía. Ella, entonces, reencaminó su vida siguiendo los pasos del Maestro.
Ella estuvo con el primer grupo de las discípulos a orillas del lago de Galilea, hizo con Jesús el camino hasta Jerusalén y subió con él al Calvario (Mc 15,40-41), contempló el lugar donde era sepultado (Mc 15,47) ) y fue la primera que, ardiente en su amor, llegó hasta la tumba el domingo por la mañana. Dice de ella San Juan Crisóstomo:
Sentía un afecto muy tierno por su maestro, y por eso, cuando el sábado hubo pasado, no podía soportar permanecer inactiva, sino que fue, al romper la mañana, con el deseo de obtener algún consuelo del lugar. (Homilía 85)

La anunciadora

El primer día de la semana, de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena fue al sepulcro y vio que la piedra había sido sacada.

Jesús le dijo:
- ¡María!
Ella lo reconoció y le dijo en hebreo:
- ¡Raboni! ¡Maestro!

María Magdalena fue a anunciar a los discípulos que había visto al Señor y que él le había dicho esas palabras.
(Jn 20, 1.16.18)

 

Esta ex – endemoniada es la primera testigo y anunciadora de la resurrección de Jesús. Cualquiera se pondría del lado de los discípulos, a los que estas palabras les parecían como desatinos y no las creían (Lc 24,11). ¿Un muerto vuelto a la vida al que se puede ver  y escuchar? Era más fácil creer que los siete demonios habían regresado y que María Magdalena estaba trastornada otra vez.
Jesucristo resucitado no buscó elementos que dieran credibilidad a una noticia ya de por sí increíble. La confió a mujeres, que no estaban calificadas para atestiguar en juicios públicos. Y encima, la mujer más relevante de este grupo  probablemente había estado loca.

Así es el amor sanador y liberador de  Jesús. No sólo expulsa el mal que nos atormenta, sino que también nos hace sus amigos y amigas, y nos comunica la plenitud de su Vida.

 

Bibliografía:

Bernabé Ubieta, Carmen:  María Magdalena. Tradiciones en el cristianismo primitivo, Ed. Verbo Divino, 1994
Boiocchi, Marta: María Magdalena, discípula de Jesús, Ed. Claretiana, Bs.As., 2005
www.palabrasconmiel.wordpress.com

 

Para Reflexionar en grupos

Sobre los exorcismos

Estos son los relatos sobre exorcismos en los evangelios:, según el texto de Marcos. Se pueden leer también los paralelos en los otros evangelistas:
 Mc 1,23-28
 Mc 5,1-20
 Mc 7, 24-30
 Mc 9,14-29
* Observemos en estos textos cuáles son las manifestaciones físicas de la posesión.
* ¿Existen hoy en día enfermedades u otro tipo de situaciones parecidas a estas que presentan los evangelios?
* ¿Cómo aparece Jesús frente a estas manifestaciones del mal?
* ¿Qué buena noticia tienen estos textos para nosotros y nosotras hoy?

María Magdalena y el anuncio de la Resurrección
* Les proponemos leer Jn 20,1-18
* En ese texto observamos las acciones que hace María Magdalena.
* ¿Cuáles son las etapas que ella va pasando y que la llevan al encuentro con Jesús?
* Ella es la primera anunciadora de la Resurrección. ¿Cómo realizamos hoy el anuncio de la Resurrección? ¿Qúe dificultades debemos pasar para realizar este anuncio?

Para no confundir a María Magdalena
En ningún momento el evangelio dice que María Magdalena fuera una prostituta. No conocemos el nombre  de la prostituta de Lc 7,36-50 ni tampoco de la adúltera que iban a lapidar de  Jn 8,1-11.  No hay motivos para identificar a alguna de estas mujeres con María Magdalena.

 

Para Rezar

Himno de Laudes de los domingos del tiempo de Pascua

Estaba al alba María
llamándolo con sus lágrimas.

Vino la Gloria del Padre
y amaneció el primer día.
Envuelto en la blanca túnica
de su propia luz divina
- la sábana de la muerte
dejaba en tumba vacía –
Jesús, alzado, reinaba;
pero ella no lo veía.

Estaba al alba María
la fiel esposa que aguarda.

Mueva el Espíritu al aura
en el jardín de la vida.
Las flores huelan la Pascua
de la carne sin mancilla,
y quede quieta la esposa
sin preguntas ni fatiga.
¡Ya está delante el esposo
venido de la colina!

Estaba al alba María
porque era la enamorada.

Amén.

Enviar a sus amigos


Envíe su Comentario sobre la Sección "Las Mujeres en la Biblia "
Nombre y Apellido
Escriba su comentario
  Ciudad y País en el Ud. que vive
 
  E-mail
 
 
Después de completar todos los campos haga click en Enviar
 
 
 

 

Suscripción Anual Publicaciones Bíblicas Semanales
Ciclo B 2008-2009

Ver Publicaciones Bíblicas Semanales del Ciclo B

Conozca Nuestros Cursos Bíblicos por internet

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2009