Biblia
  Catequesis
  Espiritualidad
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Home / Biblia / Jóvenes...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el próximo artículo de Biblia para jóvenes

 

 

Conozca nuestros Cursos Bíblicos a distancia

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

Cursos Bíblicos Pastorales
por internet


Conozca nuestra sección de cursos bíblicos a distancia por internet.

Ya hay decenas de personas de todo el mundo realizando nuestros cursos.

Reciba el material en su computadora y estudie en su casa en sus tiempos libres.

Ir a la sección de Cursos

 

La Paz

por Ricardo Stirparo y Horacio Prado

 

"Que la paz de Cristo reine en sus corazones: ustedes fueron llamados a encontrarla, unidos en un mismo Cuerpo."

Col. 3,15

 

En el Evangelio encontramos numerosos llamados a vivir en la paz que viene de Dios.

Esa paz nace del corazón, cuando nos dejamos abrazar por el amor de Dios y solo es posible que crezca cuando abrazamos con ese amor a los demás. Por eso la paz a la que nos llama el Señor en su Palabra, no es una paz de ausencia de conflictos, no es la paz de los cementerios donde nada pasa..., por el contrario, es una paz por la que debemos trabajar luchando contra todo lo que atente a la comunión con Dios y con los demás y esto solo es posible si juntos nos confiamos al amor del Señor.

"Entonces la paz de Dios, que es mucho mayor de lo que se puede imaginar, les guardará su corazón y sus pensamientos en Cristo Jesús." Flp. 4,7

 

Primer momento:
Para comenzar el tema recurrimos a una de las personas más significativas en la lucha por la paz: Martin Luther King. El formó un movimiento por la no-violencia, en la que participaron miles de personas luchando contra la discriminación racial y por los derechos civiles de toda persona.
Les proponemos analizar el decálogo o "tarjeta de compromiso" que cada voluntario no-violento firmaba y se comprometía a vivir:

 

"Entrego aquí mi persona, física y espiritual, al movimiento no violento. En consecuencia me comprometo a respetar los 10 mandamientos siguientes:

  1. Meditar diariamente sobre el mensaje y la vida de Jesús.
  2. Recordar que el movimiento no violento tiene por fin el buscar la reconciliación y la justicia, y no la victoria.
  3. Conservar en mi conducta y en mis palabras la actitud del amor, porque Dios es amor.
  4. Orar todos los días y pedir a Dios ser su instrumento para que todos los hombres puedan ser libres.
  5. Sacrificar mis intereses personales para que todos los hombres sean libres.
  6. Observar, tanto hacia mi amigo como hacia mi enemigo, las reglas habituales de cortesía.
  7. Tratar de servir con regularidad a los demás y al mundo.
  8. Abstenerse de la violencia de palabra, física y también de corazón.
  9. Hacer cuanto pueda por conservarme espiritual y físicamente sano.
  10. Respetar las indicaciones del movimiento y las de los responsables cuando haya una manifestación.

Firmo este compromiso, después de haber reflexionado maduramente sobre lo que hago, y con la determinación y la voluntad de perseverar en él.

 

En grupos de seis personas y aproximadamente en 20 minutos, se reflexiona sobre el decálogo con las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál o cuáles de los 10 compromisos nos impacta más? ¿Por qué?
  • ¿Cuál de estos compromisos nos resulta más difícil de vivir? ¿Por qué?
  • Teniendo en cuenta lo leído en este decálogo, ¿cómo definiríamos "la paz"?.
  • ¿Ustedes creen que es posible vivir esa paz? ¿Por qué?

Después de este compartir se ponen en común las conclusiones.

 

Segundo momento:
A través del anuncio de la Palabra de Dios, intentamos descubrir, cuál es la paz que nos ofrece Jesús. Tomaremos algunos pasajes del Evangelio, dejando que el Señor nos ilumine con lo que tiene para decirnos:

Mt. 5, 1-12: "Las Bienaventuranzas"
Recordemos que en la época de Jesús su pueblo estaba dominado por los romanos y aparecían grupos revolucionarios que intentaban imponer la paz por medio de las armas. La esperanza mesiánica estaba muy ligada a una liberación que llegaría por la fuerza. Ante esto El nos dice: Serán felices los mansos, los pacientes, los misericordiosos, los que trabajan por la paz, denunciando la injusticia.

Serán felices los que perdonan con alegría, los que no conocen el rencor ni el odio, porque comprenden las debilidades propias y ajenas.

Lc. 6, 27-38: "El amor a los enemigos"
La paz que ofrece Jesús, nos pide devolver al mal el bien; no solo se trata de vivir "tranquilos" entre amigos, nos llama a perdonar y buscar el bien de los que incluso nos causan algún mal. Esto solo es posible si primero nosotros nos dejamos perdonar y amar por el Señor, solo así entenderemos la paz que ofrece Cristo, que dio su vida para que la humanidad sea un pueblo de hermanos que vivan en paz.

"El Reino de Dios es un Reino de paz"
Hay muchos ejemplos en el Evangelio, que nos invitan a construir este Reino de paz:

  • La benevolencia para juzgar: Mt. 7,1-5
  • La corrección fraterna: Mt. 18,15-18
  • El servicio a los demás: Mc. 10,42-45

Por todo esto que recibimos de la Palabra de Dios, descubrimos que difícilmente haya paz si entre nosotros no derribamos los muros de la injusticia, la indiferencia, el egoísmo.

 

Tercer momento:
Luego de haber recibido el anuncio de la Palabra de Dios, podemos plantear la siguiente pregunta:

¿Cómo podemos ser constructores de esta paz?

Cada uno recibirá una ficha, qué intentará completar en forma personal, en un tiempo de 15 minutos.

Cómo podemos ser constructores de la paz...
En nuestra casa...
Entre amigos...
En el grupo...
En el colegio...
En el barrio...

En los grupos formados con anterioridad se realiza una puesta en común.

 

Cuarto momento:
Para sintetizar lo visto en este encuentro, se propone a cada grupo que sobre la base del decálogo de M. L. King, elabore el suyo propio y realicen panfletos o tarjetones plegables, que tendrán como destino la difusión, en el barrio y en las familias, del mensaje de paz que nos trae Jesús en su Palabra.

Cerramos el encuentro con una oración y dándonos unos a otros el gesto y el compromiso de la paz.

 

"Que el Señor de la paz les dé su paz en todo tiempo y de toda manera. Que el Señor esté con todos ustedes "
2 Tes. 3,16

 

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2002