Biblia
  Catequesis
  Espiritualidad
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Home / Biblia / Jóvenes...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el próximo artículo de Biblia para jóvenes

 

 

Conozca nuestros Cursos Bíblicos a distancia

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

Cursos Bíblicos Pastorales
por internet


Conozca nuestra sección de cursos bíblicos a distancia por internet.

Ya hay decenas de personas de todo el mundo realizando nuestros cursos.

Reciba el material en su computadora y estudie en su casa en sus tiempos libres.

Ir a la sección de Cursos

 

El compromiso

por Ricardo Stirparo y Horacio Prado

 

"Como se había hecho tarde, sus discípulos se acercaron y le dijeron: - Este es un lugar desierto, y ya es muy tarde. Despide a la gente, para que vaya a las poblaciones cercanas a comprar algo para comer -. El respondió: - Denles ustedes de comer -"
Mc. 6, 35-36

 

Muchos han caracterizado a los jóvenes de estas últimas década, como una generación carente de ideales, aburrida y replegada en sí misma.

En este contexto social, resuena aún con más fuerza la invitación de Jesús: "Denles ustedes de comer".

El Señor en su Palabra, nos llama a los jóvenes a comprometer nuestra vida entera con las necesidades de los que nos rodean. Nuestro compromiso con Jesús, se hace real y visible en nuestro compromiso con los demás. Por eso, ante una sociedad hambrienta de justicia, de fraternidad y de esperanza queremos compartir el pan de la Palabra encarnada en nuestra vida, que nos compromete a "poner nuestras manos en el arado y ya no mirar hacia atrás" Lc.10, 62.

Primer momento:
Para presentar el tema, compartiremos el testimonio de vida del padre Gruber, sacerdote alemán, que vivió el horror de ser prisionero en un campo de concentración nazi.

Austria, campo de concentración de Gusen-Mauthausen. Invierno de 1943.

Levantarse a las 4,30, ducha fría, llamada y partida para el trabajo. Dos mil prisioneros, a las primeras luces del alba, cruzan las frías puertas del campo para trabajar en las canteras de granito.

La comida tiene lugar en el atardecer. 250 gramos de pan hecho de afrecho y corteza de árbol. En término medio muere un centenar por día. Hay un pequeño museo en este campo. Allí se exponen las piedras raras encontradas en la cantera. El guardián del museo es un alemán, un sacerdote de nombre Gruber, hecho prisionero por haber osado hablar mal de Hitler. Goza de un cierto bienestar pues su hermana no le hace faltar víveres ni dinero.

Un prisionero francés se le acerca: - Algunos de mis compañeros mueren de hambre -.

Gruber, entonces, sabe lo que debe hacer; y sabe también lo que arriesga; pero está decidido. Cada atardecer se llega hasta los pabellones de las duchas llevando en los amplios bolsillos alguna botella de sopa y, a veces, un trozo de salchicha, un cubo de margarina, un poco de miel. Los clientes aumentan cada vez más. Gruber se ingenia para conquistar a los soldados de la cocina. Pero sabe, también, que la cosa no va a durar mucho.

Un prisionero lo describe así: - su rostro sonreía frente a nuestros ojos extasiados. Era nuestra Providencia, un enviado del cielo en el infierno nazi. Se preocupaba de todo, curaba a los enfermos, se las arreglaba para cambiar nuestros zapatos cuando se rompían. -

4 de Abril d 1944. Gruber es descubierto y encerrado en una celda secreta del bunker. Antes de ser arrestado dio órdenes para que, también esa tarde, llegara a los prisioneros la última botella de sopa.

7 de Abril, Viernes Santo, Gruber es fusilado. Veinte siglos antes a la misma hora, moría aquel que había enseñado a Gruber a dar la vida por los hermanos.

 

Invitamos a dialogar en grupos de seis personas, sobre los motivos que tenía Gruber para ayudar a los prisioneros, sabiendo que estaba arriesgando su vida.

Buscarán tres palabras que sintetice lo dialogado y las escribirán en tres carteles de 40 por 20 cm. Cada grupo pegará sus carteles en un lugar visible, dando la posibilidad de fundamentar su elección. Para toda esta actividad contarán con 20 a 30 minutos.

 

Segundo momento:
Anuncio de la Palabra de Dios: dejamos que el Evangelio nos hable sobre el compromiso con los demás.

Proclamamos "la parábola del buen samaritano, Lc. 10, 29- 37":

  • No es casual que Jesús proponga a un samaritano como protagonista de la parábola, ya que judíos y samaritanos arrastraban una rivalidad de hondas raíces en la historia de Israel. Los judíos consideraban herejes a los samaritanos y evitaban el trato con ellos.
  • El compromiso al que nos llama Jesús supera los prejuicios y las conveniencias sociales.
  • Ninguna de las tres personas que pasaron por allí, era responsable de lo que le sucedía a este hombre, pero una se hizo cargo de su necesidad. Comprometerse no consiste solamente en conmoverse ante la miseria del otro, sino en arriesgarse por el otro sin medir ni calcular (el samaritano ofreció su tiempo, su atención, sus bienes).
  • El samaritano se retira del lugar sin esperar ni reconocimiento ni recompensa alguna, su compromiso es gratuito.

Tercer momento:
Se les propone a los grupos que trabajen sobre una persona que ellos identifiquen por su compromiso con las necesidades de los demás.

Cada grupo trabajará sobre ámbitos distintos:

  • el propio (parroquia, colegio, institución)
  • el barrial
  • el nacional
  • -el internacional

Tendrán 10 minutos para que en los grupos elijan la persona que les interesa y se comprometen a buscar y traer material que sirva para realizar dicho trabajo.

 

Cuarto momento:
Sobre la persona elegida por cada grupo, se los invita a pensar: ¿Con quiénes se compromete?, ¿Cómo se expresa su compromiso?, ¿Con qué cita del Evangelio relacionarían a esa persona?

Se podrá trabajar con un cuadro semejante al que aquí presentamos, a modo de ejemplo:

 

El lavatorio de los pies

Ambito internacional : Madre Teresa de Calcuta
¿Con quiénes se compromete? ¿Cómo expresa su compromiso? Cita del Evangelio
Con los más pobres entre los pobres, los moribundos, los despojados Recoge a niños, leprosos y moribundos abandonados en la calle. Jn.13, 1-20

 

Tendrán alrededor de 30 minutos para completar el cuadro. Se pone en común lo elaborado por cada grupo.

 

Quinto momento:

Nuestro compromiso". Se invita a reflexionar sobre quiénes son las personas más próximas que están necesitados de mi ayuda, de mi servicio, de mi compromiso.

Les ofrecemos una serie de frases inconclusas que pueden ayudar a concretar en términos reales, este compromiso:

Los más necesitados a mi alrededor son...

  • Lo que necesitan es...
  • Yo les puedo brindar...
  • Los medios con los que cuento son...
  • El tiempo que tengo para realizarlo es...
  • Las personas que me pueden ayudar son...
  • Las dificultades que pueden presentarse son...

Contarán con 15 minutos para completar las frases.

 

Sexto momento:

Se finaliza el encuentro realizando una oración espontánea donde cada uno pueda pedirle al Señor, un corazón que sepa no sólo conmoverse, sino también comprometerse profundamente con las realidades y necesidades de aquellos que diariamente nos rodean.

"Si yo, que soy el señor y el maestro, les he lavado los pies, ustedes también deben lavarse los pies unos a otros. Les he dado el ejemplo, para que hagan lo mismo que yo hice con ustedes."
Jn. 13, 14-15

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2002