Biblia
  Catequesis
  Espiritualidad
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Home / Biblia / Jóvenes...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el próximo artículo de Biblia para jóvenes

 

 

Conozca nuestros Cursos Bíblicos a distancia

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

Publicaciones
Bíblicas
para Lectura Orante
del Evangelio


Conozca las publicaciones "Dios nos habla hoy" y "Jesús Nuestro Amigo", dsiponibles para adquirir el Ciclo Litúrgico completo.

Para Leer,
Orar y Reflexionar
la Palabra de Dios

Ver Publicaciones

 

Comentarios y sugerencias

 

Biblia para jóvenes
Familia, Don y Compromiso

 

por Ricardo Stirparo y Horacio Prado

 


«En la familia se juega el futuro de la humanidad y su esperanza; en ella se puede ver el rostro humano de los pueblos que tienen en ella sus raíces, su célula primordial y su tejido fundamental». Con estas palabras, el cardenal Alfonso López Trujillo, presidente del Consejo Pontificio para la Familia, presentó a la prensa internacional el II Encuentro Mundial del Santo Padre con las Familias del año 1997.  Sabemos que en la familia se juegan, por así decirlo, muchos temas cruciales en la vida del hombre: en la familia nacemos, crecemos, aprendemos, nos desarrollamos, nos hacemos personas.  Aprendemos desde hablar, comer, caminar, hasta escuchar, respetar, obedecer, servir, ser solidarios, ser amables etc. Todo se aprende en el interior de la familia, después se refuerza en los otros ámbitos: colegio, parroquia...

La familia es el don o regalo más hermoso que Dios nos ha hecho. Tener un papá, una mamá presentes en la casa, cercanos, cariñosos es lo mejor que nos puede suceder.  Ellos nos aman porque sí, sin razón, gratuita e incondicionalmente. Para que nos valoren y nos quieran en la familia no tenemos que hacer méritos, ni ser eficientes como en el trabajo. Por todo esto, nos parece importante conquistar el proyecto de Dios de ser familia, al que estamos llamados, generando un encuentro donde la familia pueda encontrarse (entre sus integrantes y con otras familias), reflexionar y profundizar sus vínculos. La propuesta que acercamos está planteada en el marco de una jornada familiar, donde contemos con el suficiente espacio como para abordar esta realidad tan vital para nuestras vidas.

 

Primer momento: Motivación

Convocadas las familias, a través de un cuento, subrayamos la importancia de enriquecer el diálogo familiar desde las distintas miradas y perspectivas que tienen por un lado los jóvenes, y por otro lado los adultos:

Tres ciegos y un elefante - Leyenda Hindú

Había una vez tres sabios. Y eran muy sabios. Aunque los tres eran ciegos. Como no podían ver, se habían acostumbrado a conocer las cosas con sólo tocarlas.  Usaban sus manos para darse cuenta del tamaño, de la calidad y de la calidez de cuanto se ponía a su alcance.
Sucedió que un circo llegó al pueblo donde vivían los tres sabios ciegos. Entre las cosas maravillosas que llegaron con el circo, venía un gran elefante blanco. Y era tan extraordinario este animal que toda la gente no hacía más que hablar de él. Los tres sabios quisieron conocer al elefante. Se hicieron conducir hasta el lugar donde estaba y pidieron permiso para poder tocarlo. Como el animal era muy manso, no hubo ningún inconveniente para que lo hicieran.
El primero estiró sus manos y tocó a la bestia en la cabeza. Sintió bajo sus dedos las enormes orejas y luego los dos tremendos colmillos de marfil que sobresalían de la pequeña boca. Quedó tan admirado de lo que había conocido que inmediatamente fue a contarles a los otros dos lo que había aprendido. Les dijo:
–El elefante es como un tronco, cubierto a ambos lados por dos frazadas, y del cual salen dos grandes lanzas frías y duras.
Cuando le tocó el turno al segundo sabio, sus manos tocaron al animal en la panza. Trató de rodear su cuerpo, pero era tan alto que no alcanzaba a abarcarlo con los dos brazos abiertos. Luego de mucho palpar, dijo:
–El elefante se parece a un tambor colocado sobre cuatro gruesas patas, y está forrado de cuero con pelo para afuera.
Entonces fue el tercer sabio, y agarró el animal justo por la cola. Se colgó de ella y comenzó a hamacarse como hacen los chicos con una soga. Como esto le gustaba a la bestia, estuvo largo rato divirtiéndose en medio de la risa de todos. Cuando dejó el juego, comentó lo que sabía y dijo:
–Yo sé muy bien lo que es un elefante. Es una cuerda fuerte y gruesa, que tiene un pincel en la punta. Sirve para hamacarse.
Cuando volvieron a su casa y conversaron entre ellos lo que habían descubierto del elefante no se podían poner de acuerdo. Cada uno estaba plenamente seguro de lo que conocía. Y además tenía la certeza de que sólo había un elefante y de que los tres estaban hablando de lo mismo, pero lo que decían parecía imposible de concordar. Tanto charlaron y discutieron que casi se pelearon.
Al fin de cuentas, como eran muy sabios, decidieron hacerse ayudar, y fueron a preguntar a otro sabio que había tenido la oportunidad de ver al elefante con sus propios ojos. Y entonces descubrieron que cada uno de ellos tenía razón. Una parte de la razón. Pero que conocían del elefante solamente la parte que habían tocado.
Y le creyeron al que lo había visto y les hablaba del elefante entero.

 

Segundo momento: Dramatización

Armamos grupos de jóvenes y grupos de adultos. Cada grupo recibe una propuesta para dramatizar (la misma situación para hijos y padres).

Algunas posibilidades: «La familia de vacaciones»; «La familia durante la semana»; «Un conflicto en la familia»; «La familia y los límites»; «Papá se quedó sin trabajo»; «Quiero irme de vacaciones con mis amigos»; «No quiero estudiar más».

Después de preparar brevemente la dramatización, se presentan las representaciones y el moderador trata de generar un diálogo sobre lo visto.

Preguntas orientadoras:
* ¿En qué aspectos coincidieron las miradas de los jóvenes con la de los adultos?
* ¿En cuáles no?
* ¿Qué modelos de padres e hijos aparecieron?
* ¿Qué valores y antivalores aparecieron reflejados?

 

Tercer momento: Trabajo en grupos

Se vuelven a los mismos grupos para conversar sobre las siguientes preguntas:

1. ¿Cómo describiríamos a la familia en la actualidad?
2. ¿Cómo son los padres de hoy?  Características positivas y negativas.
3. ¿Cómo son los hijos de hoy? Características positivas y negativas.
4. ¿Qué esperamos de los padres/hijos de hoy?

Con las conclusiones de lo trabajado se confeccionarán unos afiches para facilitar la puesta en común.

 

Cuarto momento: Reflexión personal

Ahora, en un tiempo personal, tanto hijos como padres, van a completar una ficha con frases incompletas con lo primero que se les ocurra:

- Mi familia es …

- Me gustaría que mi familia …

- Yo soy feliz en mi familia cuando …

- Con mi familia me siento …

- Mis padres/ hijos me …

- Mis padres/ hijos tienen el derecho a …

- Yo tengo derecho a …

- Yo no tengo derecho a …

- Yo tengo el deber de …

Quinto momento: Encuentro familiar / Trabajo con la Palabra

Se reúnen por familia para compartir lo que cada integrante completó en su ficha personal.  Puede generarse un diálogo para completar o preguntar aquello que no se entiende. Inmediatamente, a cada familia se le entrega una cita bíblica para leer y trabajar. Sugerimos algunas de las citas posibles:

1) El llamado a la unidad
Efesios 4, 1-6

2) La unidad en el amor
Filipenses 2, 1-5

3) Los deberes del amor
Efesios 4, 25-32

4) Exhortación al amor
Colosenses 3, 12-17

 

Preguntas para compartir en familia:

• ¿Qué mensaje nos deja la Palabra de Dios?
• ¿Qué situaciones cotidianas ilumina?
• A la luz de la Palabra, ¿Qué valores tenemos que conservar en nuestra familia? 
• ¿Qué medios tenemos que poner para lograrlo?
• ¿Qué cambios tenemos que lograr?  ¿Qué medios tenemos que poner?

Aprovechar también este encuentro para poder revisar qué momentos y actividades son compartidas en familia y conversar en torno a ellas:

• ¿Hay verdadero encuentro o son meras actividades compartidas?
• ¿Cómo son vividas por cada uno de los integrantes de la familia?
• ¿Cómo pueden ser enriquecidos estos espacios?
• ¿Cómo cuidar estos momentos?
• ¿Se pueden generar otros?

Se finaliza este momento elaborando un compromiso en torno a lo dialogado, que luego será presentado en la celebración eucarística.

 

Sexto momento: Oración

Para dar cierre a esta jornada sería ideal realizar una eucaristía donde se pueda ir presentando cada uno de los trabajos, conclusiones y compromisos.

           Padres
                       Aquí estamos Señor con los hijos
                       que vos nos regalaste,
                       con nuestros tesoros,
                       por los que luchamos día a día.
                       Enseñanos a guiarlos siempre
                       en la verdad y en el amor.

            Hijos
                       Aquí estamos Señor con los padres
                       que vos nos diste,
                       con quienes compartimos nuestra vida,
                       quienes están siempre con nosotros.
                       Enseñanos a descubrir tu rostro
                       de Padre Misericordioso en ellos.

            Todos
                       Aquí estamos Señor como familia,
                       con nuestras riquezas y pobrezas,
                       con nuestras luces y nuestras sombras,
                       pero con el amor que vos nos regalaste.
                       Enseñanos a ser una familia de fe,
                       una familia que reza,
                       una familia que dialoga,
                       una familia con esperanza,
                       una familia que busca la comunión,
                       una familia que vive en paz.  Amén.

 

«Padres, les he escrito porque ustedes conocen al que existe desde el principio.  Jóvenes, les he escrito porque son fuertes, y la Palabra de Dios permanece en ustedes»  1 Jn. 2, 14

 

Enviar este artículo a sus amigos

 


Envíe su Comentario sobre la Sección "Biblia para Jóvenes"
Nombre y Apellido
Escriba su comentario
  Ciudad y País en el Ud. que vive
 
  E-mail
 
 
Después de completar todos los campos haga click en Enviar
 
 
 

 

CURSOS DE FORMACION BIBLICA
El Centro Bíblico para América Latina del CELAM y BuenasNuevas.com
ofrecen una alternativa de Formación Bíblica Pastoral por Internet

 

Curso para Catequistas a distancia
Conozca esta oportunidad de actualizarse y crecer en su fe para mejorar su misión pastoral.
7 diócesis de Argentina, cerca de 100 colegios de Argentina y México y decenas de parroquias en Argentina y varios países de América Latina están trabajando con este curso.
Copyrigth © Buenasnuevas.com 2008