Biblia
  Catequesis
  Espiritualidad
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Home / Biblia / Jóvenes...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el próximo artículo de Biblia para jóvenes

 

 

Conozca nuestros Cursos Bíblicos a distancia

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

Cursos Bíblicos Pastorales
por internet


Conozca nuestra sección de cursos bíblicos a distancia por internet.

Ya hay decenas de personas de todo el mundo realizando nuestros cursos.

Reciba el material en su computadora y estudie en su casa en sus tiempos libres.

Ir a la sección de Cursos

 

El Amor

por Ricardo Stirparo y Horacio Prado

 

"Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe ... Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, no me sirve para nada."
1 Cor. 13, 1 - 3

 

Entre los diversos valores en la construcción del reino de Dios, hay uno de ellos que supera a los demás: el amor. Sin él los otros valores nada valen. En realidad la propia vida no existiría si Dios no fuera amor.

San Pablo nos indica que el amor es el camino para quien aspira a los valores (dones) de Dios. En Mt.25, 31 - 46 podemos ver asociado el amor a Dios con el atender las necesidades del prójimo (hambre, sed, etc.). Ahora San Pablo nos muestra que no basta con dar de comer a quien tiene hambre. Es necesario que este acto de alimentar a quien tiene hambre, sea lleno de amor, sea una actitud generosa. ¡Qué difícil para esta sociedad centrada en el hacer y en la apariencia, presentar esta propuesta! Este es nuestro desafío como catequistas y como cristianos: evangelizar nuestra cultura, dejar que el Evangelio anunciado por Jesús impregne nuestra vida.

 

Primer momento:
Se propone trabajar sobre algún programa televisivo que puede ser elegido por el grupo de jóvenes: "Rebelde Way" u otros (actuales al momento de realizar el encuentro). Sería conveniente que hayan visto el programa antes del encuentro.
Por equipos pueden analizar distintos vínculos (entre amigos, padres e hijos, novios, esposos) con las siguientes preguntas:

  1. ¿Qué características tiene el amor que se tienen?
  2. ¿Cómo lo expresan?
  3. ¿Cuál de estas características es la que más resalta?

Se les da 15 minutos para que puedan intercambiar información y escribir en un afiche de 50 por 70 cm. las características del amor en la vinculación que analizaron.

 

Segundo momento:
Puesta en común de los distintos equipos y diálogo entre todo el grupo. Se puede hacer mención a las relaciones que aparecen en otros programas. La intención es que en el grupo quede explicitado la "clase de amor" que inculcan los medios de comunicación, ya que son muchas las interpretaciones que se le pueden dar a la palabra amor. Se ama a un amigo, a los padres, al trabajo, a un animal, a un deporte, a una mujer. Se ama generosamente, se ama egoístamente, se ama para poseer, se ama para no sentirse solo. Pero para nosotros, los cristianos ¿qué es el amor y qué características tiene?

 

Tercer momento:
Les proponemos introducirnos al tema con el cuento de Anthony de Mello "Hermanos", que se encuentra en su libro "La oración de la rana". Ed. Sal Terrae

Dos hermanos, uno soltero y otro casado, poseían una granja cuyo fértil suelo producía abundante grano, que los dos hermanos se repartían a partes iguales.

Al principio todo iba perfectamente. Pero llegó un momento en el que el hermano casado empezó a despertarse sobresaltado todas las noches, pensando: "No es justo. Mi hermano no está casado y se lleva la mitad de la cosecha; pero yo tengo mujer y cinco hijos, de modo que, en mi ancianidad, tendré todo cuanto necesite.

¿Quién cuidará de mi pobre hermano cuando sea viejo? Necesita ahorrar para el futuro mucho más de lo que actualmente ahorra, porque su necesidad es, evidentemente, mayor que la mía."

Entonces se levantaba de la cama, acudía sigilosamente a donde residía su hermano y vertía en el granero de éste un saco de grano.

También el hermano soltero comenzó a despertarse por las noches y a decirse a sí mismo: "Esto es una injusticia.

Mi hermano tiene mujer y cinco hijos y se lleva la mitad de la cosecha; pero yo no tengo que mantener a nadie más que a mí mismo. ¿Es justo, acaso que mi pobre hermano, cuya necesidad es, evidentemente, mayor que la mía, reciba lo mismo que yo?".

Entonces se levantaba de la cama y llevaba un saco de grano al granero de su hermano. Hasta que un día, se levantaron de la cama al mismo tiempo y tropezaron uno con otro, cada cual con un saco de grano a la espalda.

Muchos años más tarde, cuando ya habían muerto los dos, el hecho se divulgó. Y cuando los ciudadanos decidieron levantar un templo, escogieron para ello el lugar en el que ambos hermanos se habían encontrado, porque no creían que hubiera en toda la ciudad un lugar más santo que aquel.

 

En grupos comparten:

  • ¿Qué rostro del amor nos muestra el cuento?
  • ¿Qué nos impide amar de esta manera?
  • ¿Qué hechos concretos, personales o no, podemos compartir que reflejen este aspecto del amor?

Se les da 20 minutos para leer el cuento y contestar las preguntas, que luego se pondrán en común.

 

Cuarto momento:
Después del cuento el grupo está "fogueado" como para recibir el anuncio claro de la Palabra de Dios.

De un extremo a otro del Nuevo Testamento el amor al prójimo aparece indisoluble del amor a Dios. "El que dice: "Amo a Dios", y no ama a su hermano, es un mentiroso. ¿Cómo puede amar a Dios, a quien no ve, el que no ama a su hermano, a quien ve?" 1 Jn. 4, 20. Podríamos afirmar que en el fondo no hay más que un solo amor. El amor a Dios es amor a los hermanos.

"Les doy un mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros. Así como yo los he amado, ámense también ustedes los unos a los otros. En esto reconocerán que son mis discípulos: en el amor que se tengan los unos a los otros." Jn. 14, 34 - 35 La medida del amor ya no somos nosotros. Jesús, con su entrega desinteresada en la cruz, se convierte en la única medida del amor. A tal punto podemos afirmar esto que, uniéndonos a Juan, decimos: "Dios es Amor" 1 Jn. 4, 8

Cuando San Pablo en la primera carta a los corintios nos describe el amor, nos está describiendo a Dios: "El amor (Dios) es paciente, es servicial; el amor (Dios) no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija en la verdad. El amor (Dios) todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta." 1 Cor. 14, 4 - 7

 

Quinto momento:
Como discípulos del Señor tenemos que buscar nuestro modelo en su Palabra. Para interiorizar en ella, les proponemos un tiempo personal para que, tomando el texto de Corintios puedan revisar cómo aman.

Se reparte una ficha de 30 por 40 cm. para que puedan reflexionar unos 20 minutos:

Característica del amor:
1 Cor. 13, 4 -7
¿En qué situaciones
sí?
¿En qué situaciones no?
¿Qué puedo modificar?
paciente
     
servicial
     
...
     

Se invita a poner en común libremente y se termina rezando, pidiéndole a Dios el don del amor. Don gratuito que el Padre nos regala para que lo hagamos fructificar.

 

"Viviendo en la verdad y en el amor, crezcamos plenamente, unidos a Cristo."
Ef. 4, 15

 

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2002