Biblia
  Catequesis
  Espiritualidad
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Home / Biblia / Temas Bíblicos...

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver la próxima guía de encuentro para grupos bíblicos

 

 

Conozca nuestros Cursos Bíblicos a distancia

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

Cursos Bíblicos Pastorales
por internet


Conozca nuestra sección de cursos bíblicos a distancia por internet.

Ya hay decenas de personas de todo el mundo realizando nuestros cursos.

Reciba el material en su computadora y estudie en su casa en sus tiempos libres.

Ir a la sección de Cursos

 

La Iglesia, comunidad en marcha hacia el Reino

por Marcelo A. Murúa

 

Los Hechos de los Apóstoles: testimonio y utopía de la comunidad cristiana

El libro de los Hechos de los Apóstoles narra la actividad misionera de los discípulos y la conformación de la iglesia en los años que siguieron a la muerte y resurrección de Jesús. Es interesante descubrir el fervor misionero que trasmiten estas páginas. Animados por la presencia y la fuerza del Espíritu Santo la comunidad de apóstoles va a ir extendiendo el mensaje de Jesús, primero en Jerusalén, luego en Judea y Samaría, y después hasta los confines del mundo, es decir a todos los pueblos.

Entre los primeros testimonios que encontramos en el libro se hallan los pasajes que nos hablan de la vida de la primera comunidad cristiana. Estos tres textos, ubicados al comienzo del libro, son importantes porque nos transmiten el testimonio de la vida nueva que despierta el mensaje de Jesús en aquellos que creen y se convierten. La adhesión a la causa de Jesús provoca un cambio de vida que se expresa no sólo en la esfera religiosa sino en relaciones nuevas entre los miembros de la comunidad. Los textos ponen el acento en la unidad de vida que produce el pertenecer a la comunidad.

Estos "frescos" de la vida comunitaria no son sólo el testimonio de aquellos primeros que se animaron a vivir en la huella de Jesús, también son el horizonte hacia el cual camina una comunidad cristiana. A su manera, y de acuerdo a las circunstancias históricas que le toca vivir, cada comunidad cristiana deberá vivir estos grandes ejes de la práctica cristiana para ser fiel al mensaje de Jesús. Por este motivo estos textos representan tanto lo que intentaba vivir y vivía la primera comunidad, como lo que toda comunidad que siga a Jesucristo debe vivir como característico del ser cristiano.

 

"El modelo que Lucas presenta aquí es muy elevado, por lo que parece imposible alcanzarlo. Lucas lo sabe. Basta recordar el episodio de Ananías y Safira (Hec. 5, 1-11). Entonces, ¿por qué presenta un modelo tan díficil? La experiencia enseña los siguiente. Cuando una comunidad, que vive aislada de las otras, se encuentra con un modelo demasiado elevado, se desanima, pero cuando comparte con otras comunidades el mismo camino y experiencias, se anima con el estímulo de las otras. Aunque sea un modelo elevado, vence el cansancio y renueva sus fuerzas. Un modelo así funciona como despertador. Anbima a las personas, pues le ayuda a ver que en su vida hay signos y semillas de ese ideal.

Así funciona, por ejemplo, el ideal de vida presentado por los fundadores y fundadoras. Es siempre un ideal elevado, pero no produce desaliento, porque las comunidades de la congregación se animan mutuamente. Lo mismo vale para el modelo presentado por Lucas en los Hechos. Deben asumirlo colectivamente todas las comunidades."

Vivir y anunciar la Palabra, Mesters y Equipo de la CRB, Ed. Dabar.

 

Propuesta para un encuentro bíblico:

La primera comunidad, "nuestra" propia comunidad.


Partir de la vida:


compartir cómo son nuestras comunidades, qué características tienen, qué es lo que más nos llama la atención de las mismas… La siguiente dinámica puede ayudar a compartir estas experiencias:

  • A cada persona participante en el encuentro se le reparte una hoja de papel. Todos deben tener algo para escribir. La consigna de trabajo es:
  • Pensar dos o tres características de la comunidad a la que pertenecemos. Hacer un dibujo que le muestre a los demás esas características.
  • Se dan cinco minutos para completar el dibujo. El mismo debe ser muy sencillo, para que sea fácil de entender.
  • Se comparten los dibujos en grupos de cuatro personas. Cada uno muestra su dibujo a los demás. El grupo debe buscar un consenso para señalar cinco características que muestran la vida de las comunidades actuales. Entre todos deben hacer un nuevo dibujo, esta vez en un papel afiche, que muestre las características elegidas. También deben escribirlas, usando una palabra para cada una, en el afiche. Tiempo de trabajo: veinte minutos.
  • Puesta en común de los afiches. en plenario cada grupo muestra su dibujo y se leen las características. Entre todos se observan características comunes que han aparecido.

 

La Palabra ilumina la vida compartida:

los Hechos de los Apóstoles nos acercan tres cortos relatos de la vida de la primer comunidad:

Hech. 2, 42-47 ; 4, 32-37; 5, 12-16

Formar grupos de 4 - 6 personas.

Guía de trabajo grupal:

  • Lectura de los tres textos.
  • Luego de la lectura de cada uno se reconstruye, en forma oral, el texto entre todos los participantes.
  • Después se lee el próximo y se repite la reconstrucción.
  • ¿Encontramos semejanzas en los textos?
  • ¿Qué ejes plantean sobre la vida comunitaria?
  • ¿Qué nos dice sobre la enseñanza de los apóstoles, la comunión de bienes, la fracción del pan y la oración comunitaria?
  • ¿Cómo vivimos en nuestros días estos ejes centrales de la vida de fe en nuestras comunidades?
  • ¿De qué manera podemos profundizar la vivencia de estas enseñanzas?
  • Buscar un compromiso que nos ayude a vivir estos cuatro ejes en nuestra comunidad concreta. Formular cada compromiso y buscar un elemento que sea signo de ese compromiso (en total cada grupo debe formular cuatro compromisos y buscar cuatro signos, uno por cada uno de los ejes planteados en los textos).

 

Celebración y compromiso:

la puesta en común del trabajo se realizará en forma de oración. El grupo grande se dispone en círculo y arma un pequeño altar en el centro.

Se proclama la Palabra del Dios, el texto de Hech. 2, 42-47.

Cada grupo acerca hasta el altar los signos de sus compromisos y los explica para todos.

Se invita a una oración en común, espontánea y abierta a todos. Después de cada intención todos se unen diciendo:

Señor de la comunidad, ayúdanos a vivir como testigos del Reino.

Se termina cantando la canción "Somos la comunidad", "Buenas Nuevas" u otra que hable de la comunidad y el compromiso.

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2002