Biblia
  Catequesis
  Espiritualidad
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Home / Biblia / El espejo de la Palabra / Ciclo C ...
Enviar Página

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el Espejo de la Palabra del domingo anterior

 

Conocer la sección Dios habla hoy

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

Publicación Bíblica para adultos y jóvenes

Dios nos habla hoy
-versión anual-

Recurso pastoral coleccionable para leer
reflexionar y rezar
con el Evangelio de cada semana.

Adquiera el Año completo adelantado
para su trabajo pastoral.

Conozca
Dios nos habla hoy

 

Publicación Bíblica para niños

Jesús Nuestro Amigo
-versión anual-


Recurso pastoral coleccionable para leer
reflexionar y rezar
el Evangelio de cada semana con los niños.

Adquiera el Año completo adelantado
para su trabajo pastoral.

Conozca Jesús Nuestro Amigo

 

Cursos Bíblicos Pastorales
por internet


Conozca nuestra sección de cursos bíblicos a distancia por internet.

Reciba el material en su computadora y estudie en su casa en sus tiempos libres.

Ir a sección Cursos

 

Enviar a sus amigos

Para meditar en la semana el evangelio del domingo - ¡Anímate a mirarte en el espejo de la Palabra!
Domingo de Pentecostés - ciclo C

Reciban el Espíritu Santo
Hech 2, 1-11
Jn. 20, 19-23

por Marcelo A. Murúa

 

" Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido, como el de una violenta ráfaga de viento, que llenó toda la casa donde estaban, y aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y fueron posándose sobre cada uno de ellos. Todos quedaron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía que se expresaran.
Estaban de paso en Jerusalén judíos piadosos, llegados de todas las naciones que hay bajo el cielo. Y entre el gentío que acudió al oír aquel ruido, cada uno los oía hablar en su propia lengua. Todos quedaron muy desconcertados   y se decían, llenos de estupor y admiración: "Pero éstos ¿no son todos galileos? ¡Y miren cómo hablan! Cada uno de nosotros les oímos en nuestra propia lengua nativa. Entre nosotros hay partos, medos y elamitas, habitantes de Mesopotamia, Judea, Capadocia, del Ponto y Asia, de Frigia, Panfilia, Egipto y de la parte de Libia que limita con Cirene. Hay forasteros que vienen de Roma, unos judíos y otros extranjeros, que aceptaron sus creencias, cretenses y árabes. Y todos les oímos hablar en nuestras propias lenguas las maravillas de Dios."

Hech. 2, 1-11

" Ese mismo día, el primero después del sábado, los discípulos estaban reunidos por la tarde con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Llegó Jesús, se puso de pie en medio de ellos y les dijo: «¡La paz esté con ustedes! »  Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron mucho al ver al Señor.
Jesús les volvió a decir: «¡La paz esté con ustedes! Como el Padre me envío a mí, así los envío yo también. » 
Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: «Reciban el Espíritu Santo: a quienes descarguen de sus pecados, serán liberados, y a quienes se los retengan, les serán retenidos. »"

Jn. 20, 19-23

 

La Fiesta de Pentecostés nos presenta el envío del Espíritu Santo sobre los discípulos de Jesús.
Como el texto de los Hechos de los apóstoles refleja ese momento y es uno de los ejes de la liturgia del día comentaremos ambos textos, que constituyen la primera lectura y el evangelio del día.

El relato del libro de los Hechos sitúa a la comunidad de discípulos reunida esperando la promesa del Señor. Como nos anticipara Lucas en el capítulo anterior (Hech. 1, 12-14), tras la ascención de Jesús la comunidad se había reunido y en esperaba en oración la llegada del Espíritu.
El texto es rico en simbologías. Una lectura rápida nos permitirá relacionar la escena con un relato del antiguo testamento, en el libro del Génesis: la torre de Babel (Gén. 11, 1-9).
El Espíritu se hace presente en el seno de la comunidad como una ráfaga de viento. La palabra hebrea que designa "Espíritu" es la misma que "viento". Pentecostés se presenta así como una nueva creación, en la cual el Señor Resucitado envía su Espíritu (aliento, fuerza, ánimo) para dar vida a la comunidad de sus seguidores. Dios comunica de esta manera la vida de Jesús, la fuerza que lo animó y guió durante su vida y predicación, como lo vemos con claridad en los evangelios, en especial en el de Lucas (para una referencia  de citas en las cuales reconocemos la acción del Espíritu en la vida de Jesús puedes ver El espejo del Comingo de Ascensión en:
http://www.buenasnuevas.com/biblia/espejo/cicloC/espejodomascC.htm
Como lenguas de fuego el Espíritu se posa sobre los discípulos y los llena. El texto recuerda la profecía de Juan el Bautista al referirse a Jesús (ver Lc. 3, 16), quien bautizaría con el fuego del Espíritu.
De inmediato los discípulos comienzan a predicar en diferentes lenguas, según el mismo Espíritu les permitía expresarse. Gente de diferentes lugares los entendían. La referencia al relato de Babel es clara. En la nueva creación, por obra del Espíritu, lo que el pecado y el mal había separado será unido por su acción.
El texto, que prosigue con la primera proclamación de Jesús Resucitado, en boca de Pedro, deja bien claro que el don del Espíritu es para constituir la comunidad y para animar la misión.

En el evangelio de Juan es el mismo Jesús quien comunica a sus apóstoles el don del Espíritu. Y sus palabras son claras al relacionar ese don con el envío a la misión.
Los discípulos permanecían encerrados por miedo a los judíos (miedo a que les pasara lo mismo que a Jesús… Estar con Jesús y ser fiel a su Causa siempre ha sido peligroso y conflictivo…)
La llegada del Señor transforma el miedo en alegría, y sabemos que también en coraje evangélico y celo misionero, pues los apóstoles, luego de recibir el Espíritu comienzan a anunciar la Buena Noticia de Jesús y prosiguen el trabajo por su Causa: el Reino.
El texto termina con una referencia a la conversión y el perdón de los pecados. El centro del anuncio está en promover la conversión, la vuelta al plan de Dios, que quiere misericordia, justicia y paz entre los hombres. El pecado, el egoísmo y el mal que anida en nuestros corazones atenta contra el proyecto de Dios. La tarea de los discípulos de Jesús es promover, como El, la conversión para una vida nueva… en la huella de Jesús y animados por su Espíritu.

En la huella de Jesús,
dando la vida por el Reino,
animados y fortalecidos por su Espíritu
que habita en la comunidad
y crea fraternidad.
Señor de la Vida,
danos tu Espíritu
para seguir tus pasos
y construir un mundo de hermanos.

 

Para rumiar la Palabra...

- Releer el texto de Hechos. Compararlo con el de la torre de Babel. Buscar semejanzas y diferencias.

- ¿Cómo se manifiesta el Espíritu?

- ¿Qué produce en los discípulos?

- ¿Qué significa hoy "hablar en lenguas"… es decir anunciar con palabras que todos entiendasn? Comparar con nuestra práctica misionera, ¿qué debemos cambiar?

- Releer el evangelio. Prestar atención a las actitudes y palabras de Jesús. ¿Qué aprendemos de El?

- ¿Qué significa hoy el saludo de la paz? ¿Donde está amenazada la paz en nuestras comunidades? ¿Cómo ser mensajeros y constructores de paz en medio de la injusticia y violencia que vivimos?

 

y fecundar la vida...

- A partir del texto revisa tu propio corazón y tu compromiso con su Palabra.

El Señor nos da su Espíritu.
El nos transforma desde adentro para que seamos fieles discípulos de Jesús.
Ofrecele tu oración al Espíritu pidiendo que nos anime a seguir los pasos de Jesús.
¿Para qué te puede dar fuerzas y ánimo el Espíritu hoy? ¿Cuáles son los desafíos misioneros que tu propia realidad demanda? ¿Cómo hacer Reino en los lugares cotidianos donde vives?

 

 

¿Quiere estudiar y conocer mejor la Palabra de Dios?
Conozca nuestros Cursos Bíblicos Pastorales

Promoción Curso Bíblico Pastoral
Conociendo Palestina en tiempos de Jesús

Para interpretar mejor el mensaje bíblico es fundamental conocer el contexto histórico, geográfico, social y religioso de los tiempos bíblicos.
Este curso le brindará una gran cantidad de datos e información para entender mejor los escritos del Nuevo Testamento y profundizar en su mensaje. Haga click y conozca la promoción.

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2007