Biblia
  Catequesis
  Espiritualidad
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Home / Biblia / El espejo de la Palabra / Ciclo C ...
Enviar Página

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el Espejo de la Palabra del domingo anterior

 

Conocer la sección Dios habla hoy

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

Publicación Bíblica para adultos y jóvenes

Dios nos habla hoy
-versión anual-

Recurso pastoral coleccionable para leer
reflexionar y rezar
con el Evangelio de cada semana.

Adquiera el Año completo adelantado
para su trabajo pastoral.

Conozca
Dios nos habla hoy

 

Publicación Bíblica para niños

Jesús Nuestro Amigo
-versión anual-


Recurso pastoral coleccionable para leer
reflexionar y rezar
el Evangelio de cada semana con los niños.

Adquiera el Año completo adelantado
para su trabajo pastoral.

Conozca Jesús Nuestro Amigo

 

Cursos Bíblicos Pastorales
por internet


Conozca nuestra sección de cursos bíblicos a distancia por internet.

Reciba el material en su computadora y estudie en su casa en sus tiempos libres.

Ir a sección Cursos

 

Para meditar en la semana el evangelio del domingo - ¡Anímate a mirarte en el espejo de la Palabra!
Domingo 5 de Cuaresma- ciclo C

El perdón, una puerta a la vida nueva
Jn. 8, 1-11

por Marcelo A. Murúa

 

"Jesús, por su parte, se fue al monte de los Olivos. Al amanecer estaba ya nuevamente en el Templo; toda la gente acudía a él, y él se sentaba para enseñarles.

Los maestros de la Ley y los fariseos le trajeron una mujer que había sido sorprendida en adulterio. La colocaron en medio y le dijeron: «Maestro, esta mujer es una adúltera y ha sido sorprendida en el acto. En un caso como éste la Ley de Moisés ordena matar a pedradas a la mujer. Tú, ¿qué dices? » Le hacían esta pregunta para ponerlo en dificultades y tener algo de qué acusarlo.

Pero Jesús se inclinó y se puso a escribir en el suelo con el dedo. Como ellos insistían en preguntarle, se enderezó y les dijo: «Aquel de ustedes que no tenga pecado, que le arroje la primera piedra. » Se inclinó de nuevo y siguió escribiendo en el suelo.

Al oír estas palabras, se fueron retirando uno tras otro, comenzando por los más viejos, hasta que se quedó Jesús solo con la mujer, que seguía de pie ante él.

Entonces se enderezó y le dijo: «Mujer, ¿dónde están? ¿Ninguno te ha condenado? » Ella contestó: «Ninguno, señor. » Y Jesús le dijo: «Tampoco yo te condeno. Vete y en adelante no vuelvas a pecar. »"

Jn. 8, 1-11

 

El texto de Juan nos presenta un hermoso y conmovedor pasaje que nos presenta a un Jesús pleno de humanidad que nos muestra su autoridad divina por el camino de la compasión y el perdón.
La escena transcurre en el Templo de Jerusalén, escenario repetido en el evangelio de Juan para las controversias con el poder religioso de fariseos y escribas, y lugar privilegiado también en este evangelio para la irrupción liberadora del mensaje de Jesús (recordar al principio del evangelio el conflicto con los vendedores del Templo; o la curación del ciego de nacimiento, entre otras situaciones que Juan ubica en este lugar). El Templo tenía un valor único para la religiosidad judía. Era "el" lugar de Dios. Allí Jesús se dedica a enseñar y hacer presente al verdadero Dios, el que elige la vida, el perdón y muestra siempre misericordia y compasión por los más débiles.
Jesús se encuentra enseñando y la gente acudía a escucharlo. Los fariseos y maestros de la Ley buscan tenderle una trampa. Le presentan a una mujer pecadora para que la juzgue. La antigua ley condenaba esta situación y aplicaba la pena de muerte. En lugar de responder Jesús adopta una actitud prescindente, pero ante la insistencia de sus interlocutores toma partido. Con autoridad y agudeza los desafía a cumplir lo mandado, siempre que ninguno de ellos estuviera en una condición similar, es decir en pecado. Sorpresivamente, quienes habían llegado con ánimo combativo y triunfalista se retiran sin decir palabra, seguramente  impresionados por la sabiduría de Jesús, quien había desnudado su hipocresía y falsa religiosidad (¿se puede ser religioso y estar a favor de la muerte?). Jesús demuestra que Dios es un Dios de vida, que busca y ofrece una nueva oportunidad a todos.
El diálogo con la mujer, sobrio y sintético, expresa el fundamento de su accionar: "Tampoco yo te condeno. Vete y en adelante no vuelvas a pecar."
Es inevitable la relación con el padre misericordioso de la parábola de Lucas 15, que leímos y comentamos el domingo pasado. La actitud del padre (que representa cómo actúa Dios Padre) y la de Jesús (Dios Hijo) es la misma. Ninguno condena sino que sus palabras abren la puerta de una vida nueva a ambos protagonistas, el hijo pecador y la mujer pecadora. ¡Atención!, no se dice que no hayan pecado (de hecho Jesús le pide que no lo haga más), pero el centro del mensaje está dirigido a dar una nueva oportunidad y a mostrar el corazón misericordioso y compasivo de Dios (Padre e Hijo).
Este es nuestro Dios, el que busca y ofrece una vida nueva.
En Cuaresma el Señor nos convoca nuevamente a la experiencia del perdón. La de ser perdonados, como el hijo o la mujer, por la gran misericordia de Dios; y a perdonar, viviendo como Jesús y como el Padre, la gracia de saber perdonar y reconstruir las relaciones rotas por el pecado.
Cuaresma, tiempo de recibir y ofrecer el perdón de Dios que hace nuevas todas las cosas.

 

Para rumiar la Palabra...

- Buscar en el evangelio de Juan otros episodios sucedidos en el Templo. Comparar con el de la mujer pecadora. ¿Qué encontramos en común? ¿Cuál es la preocupación permanente de Jesús? ¿Qué mensaje recogemos de su práctica?

- Releer el texto. Observar las actitudes de los diferentes personajes: Jesús, gente, fariseos y maestros de la Ley, la mujer. ¿Cómo actuán? ¿Qué nos descubren sus actitudes?

- Repasar el diálogo de Jesús y la mujer. Imaginar la situación. ¿Qué imagen y rostro de Dios descubrimos en Jesús? Relacionar con otros textos bíblicos que nos muestren un rostro parecido.

y fecundar la vida...

- A partir del texto revisa tu propio corazón y tu compromiso con su Palabra.

El perdón que Dios nos ofrece es un espejo para mirar nuestra propia vida, ¿cómo vivimos el perdón con los demás? ¿Somos generosos al perdonar, o nos parecemos a los fariseos y escribas?

Recordar tus propias experiencias de haber sido perdonado, tanto en la vida de relación con los demás con en la relación con Dios. ¿Cómo perdona Dios? ¿Cómo perdona la gente que vive como Dios enseña?

En esta Cuaresma puedes comprometerte a pedir perdón a Dios por tus egoísmos, tus indiferencias, tus faltas al amor con los demás…

Y también puedes comprometerte a perdonar a quienes te han ofendido… para vivir en lo cotidiano y concreto lo que el Evangelio de hoy nos enseña.

 

 

¿Quiere estudiar y conocer mejor la Palabra de Dios?
Conozca nuestros Cursos Bíblicos Pastorales

Promoción Curso Bíblico Pastoral
Conociendo Palestina en tiempos de Jesús

Para interpretar mejor el mensaje bíblico es fundamental conocer el contexto histórico, geográfico, social y religioso de los tiempos bíblicos.
Este curso le brindará una gran cantidad de datos e información para entender mejor los escritos del Nuevo Testamento y profundizar en su mensaje. Haga click y conozca la promoción.

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2007