Biblia
  Catequesis
  Espiritualidad
  Tarjetas digitales
  Foros
  Chat por temas
  Libro de visitas
  Mapa del sitio
  Quiénes somos
  Escríbanos
   




Escriba su e-mail
para recibir gratis
los nuevos recursos.

   

Buenas Nuevas es un
sitio católico dedicado
al anuncio del Evangelio.

Director: Marcelo A. Murúa


Home Cursos a distancia Recursos Revistas Libros  
  Ud está en Home / Biblia / El espejo de la Palabra / Ciclo C ...
Enviar Página

Envíe esta página
a sus conocidos

 

Grabe un archivo Word
de esta página

 

Ver el Espejo de la Palabra del domingo anterior

 

Conocer la sección Dios habla hoy

 

Comentarios
y sugerencias

 

   

Publicación Bíblica para adultos y jóvenes

Dios nos habla hoy
-versión anual-

Recurso pastoral coleccionable para leer
reflexionar y rezar
con el Evangelio de cada semana.

Adquiera el Año completo adelantado
para su trabajo pastoral.

Conozca
Dios nos habla hoy

 

Publicación Bíblica para niños

Jesús Nuestro Amigo
-versión anual-


Recurso pastoral coleccionable para leer
reflexionar y rezar
el Evangelio de cada semana con los niños.

Adquiera el Año completo adelantado
para su trabajo pastoral.

Conozca Jesús Nuestro Amigo

 

Cursos Bíblicos Pastorales
por internet


Conozca nuestra sección de cursos bíblicos a distancia por internet.

Reciba el material en su computadora y estudie en su casa en sus tiempos libres.

Ir a sección Cursos

 

Enviar a sus amigos

Para meditar en la semana el evangelio del domingo - ¡Anímate a mirarte en el espejo de la Palabra!
Domingo 1 de Cuaresma- ciclo C

Jesús se prepara en el desierto
Lc. 4, 1-13

por Marcelo A. Murúa

 

" Jesús volvió de las orillas del Jordán lleno del Espíritu Santo y se dejó guiar por el Espíritu a través del desierto, donde fue tentado por el demonio durante cuarenta días. En todo ese tiempo no comió nada, y al final sintió hambre. Entonces el diablo le dijo: «Si eres Hijo de Dios, manda a esta piedra que se convierta en pan.» Jesús le contestó: «Dice la Escritura: El hombre no vive solamente de pan.»

Lo llevó después el diablo a un lugar más alto, le mostró en un instante todas las naciones del mundo y le dijo: «Te daré poder sobre estos pueblos, y sus riquezas serán tuyas, porque me las han entregado a mí y yo las doy a quien quiero. Si te arrodillas y me adoras, todo será tuyo.» Jesús le replicó: «La Escritura dice: Adorarás al Señor tu Dios y a él sólo servirás. »

A continuación el diablo lo llevó a Jerusalén y lo puso en la muralla más alta del Templo, diciéndole: «Si tú eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo, pues dice la Escritura: Dios ordenará a sus ángeles que te protejan; y también: Ellos te llevarán en sus manos, para que tu pie no tropiece en ninguna piedra.» Jesús le replicó: «También dice la Escritura: No tentarás al Señor tu Dios. »

Al ver el diablo que había agotado todas las formas de tentación, se alejó de Jesús, a la espera de otra oportunidad. »"

 

Lc. 4, 1-13

 

En el evangelio de Lucas, como en los otros dos evangelios sinópticos (Mateo y Marcos), la preparación de Jesús en el desierto se ubica entre el relato de su bautismo y el comienzo de su misión.
Después de la intervención de Dios en el bautismo, que le señala a Jesús su filiación divina (Lc. 3, 21-22), el evangelio nos presenta su regreso del Jordán y su estadía durante cuarenta días en el desierto. A esta preparación, previa al inicio de su predicación pública, Jesús llega guiado por el Espíritu Santo. Desde su concepción Jesús está lleno del Espíritu, y en su bautismo recibe la comunicación de su fuerza y ánimo para servir al proyecto del Padre.
Los primeros pasos de Jesús lo llevan al desierto, donde pasa cuarenta días en ayuno y oración. Existen en el texto algunas claras referencias a las pruebas que el pueblo de Israel experimentó durante su caminar por el desierto:
- los cuarenta días, que recuerdan los cuarenta años del pueblo…
- el tiempo de prueba en el desierto, expresado en la necesidad de pan, del alimento para vivir (Deut. 8, 2-3)
- las frases que Jesús utiliza para responder a las tentaciones del demonio (Deut. 8, 3; 6, 13; 6, 16)
Durante estas jornadas de oración el Señor es tentado por el demonio. El relato nos presenta tres escenas, construidas con el mismo esquema: el diablo que se presenta ante Jesús y a través de una pregunta busca desviar a Jesús de su misión. El Señor responde con la Palabra de Dios en cada oportunidad, y finalmente, el diablo se retira esperando una nueva oportunidad (que llegaré en el momento culminante de la vida de Jesús, su pasión, ver Lc. 22, 3 - Satanás "entra" en Judas, y Lc. 22, 53 - el que anima las acciones contra Jesús es el poder del mal).
La primera tentación está precedida del comentario del hambre de Jesús. Luego de su prolongado ayuno siente necesidad de alimentarse. La referencia nos descubre la humanidad de Jesús, quien vivió como uno de nosotros en todo excepto en el pecado. Aprovechando la situación el diablo le recomienda utilizar su filiación divina en provecho propio para satisfacer su necesidad. Jesús le responde con las palabras que encontramos en el libro del Deuteronomio: "El hombre no vive solamente de pan". Jesús rehusa utilizar su poder para su beneficio, los milagros que realizará estarán en función del bien de los demás.
La segunda tentación se relaciona con el poder, la "realeza" de Jesús.  El diablo le presenta los pueblos del mundo y sus riquezas, prometiéndole el poder si Jesús le adora. El camino que propone Jesús en su respuesta es el que vivirá con fidelidad hasta su muerte: sólo a Dios adorarás y sólo a El servirás, es la máxima vivida por Jesús. La tentación de alcanzar el poder sometiéndose al poder del mal está muy lejos del camino que elige Jesús. Conforme a la voluntad que le va presentando el Padre su opción pasa por el despojo, la pobreza, la persecución y la cruz. Un par de domingos atrás comentamos el programa de vida de Jesús presentado en las bienaventuranzas de Lucas, Lc. 6, 20-23, Jesús es consecuente con sus palabras y nos revela una manera diferente de ser Señor: por el camino del servicio, la entrega y la donación de la propia vida.
La tercera tentación tiene lugar en la ciudad de Jerusalén. Lucas asigna una gran importancia a la ciudad y especialmente a su Templo (releer los pasajes del evangelio de la infancia). La propuesta del diablo es, nuevamente, utilizar su condición de Hijo de Dios en beneficio propio. La ubicación en el Templo tiene que ver con el sentido profundo de la misión de Jesús, el Templo era el corazón de la religiosidad judía, donde habitaba el propio de Dios en su lugar más santo. El diablo utiliza sus palabras para tentar a Jesús en una decisión que reniegue del camino que el Padre le iba descubriendo.
La respuesta de Jesús es contundente: "No tentarás al Señor tu Dios". Exigir de Dios una intervención fuera de su proyecto implica una falta de fidelidad a su plan, un abuso que Jesús no está dispuesto a convalidar. Su encarnación señala el camino que lleva a la salvación. Jesús, por ser Hijo de Dios, no tiene privilegios que lo alejen de las situaciones de vida de cualquier hombre o mujer, por eso reniega de las palabras del diablo y manifiesta con decisión estar dispuesto a respetar y cumplir el plan de su Padre.

"El relato de la tentación significa en los tres sinópticos la humanidad de Jesús y al mimsmo tiempo su victoria sobre el aml (ha sido tentado como nosotros, pero no cae en la tentación como nosotros). En Mateo y Lucas, la tentación tiene por objeto el modo concreto de la misión de Jesús, los privilegios que éste podría ejercer teniendo en cuenta su condición de Hijo de Dios: Jesús no quiere aprovecharse de esta situación para evitar la muerte, el hambre, la condición humana, y conseguir sin ningún esfuerzo la realeza (la misma idea la encontramos, aunque de manera diferente, en Flp. 2, 6-8). El texto de Lucas contiene algunos matices porpios: juzga a las realezas de este mundo como satánicas (cf. su silencio en las genealogías a propósito de los reyes de Judá), para él, la tentación suprema de Jesús sería la de escapar a la muerte; finalmente, para él, la pasión es la prolongación de la tentación, el combate supremo de Satán contra Jesús (cf. 1 Cor. 2, 8)."
El evangelio de Lucas, Augustin George. Cuaderno Bíblico 3, pág. 20, Ed. Verbo Divino.

La lectura y reflexión de las tentaciones de Jesús nos ayuda a pensar en nuestras propias tentaciones:
- los bienes materiales, necesarios para una existencia digna, pueden ocupar el lugar de "Dios" y concentrar todos nuestros esfuerzos en la vida…
- la utilización del poder en provecho propio es una realidad a la que todos estamos expuestos…
- la tentación para seguir los pasos de Jesús por un camino al margen de la pobreza, la entrega y la donación de la vida, con todos los conflictos que acarrea estas fidelidades, es una constante en el discipulado y la vida de fe…
El Señor vence a las tentaciones con sacrificio, oración y conocimiento vivo de la Palabra de Dios.
Nos señala el camino, nos invita a seguirlo.

 

 

Para rumiar la Palabra...

- Releer el texto.

- ¿Adónde se sitúa la escena? ¿Cómo llega allí Jesús? Reconocer otros momentos en la vida de Jesús en los cuales intervenga el Espíritu (recorrer los primeros cuatro capítulos del evangelio de Lucas y encontrarás varios ejemplos)

- ¿Cuál es la propuesta del demonio en cada ocasión? ¿Cómo responde Jesús? Buscar las referencias del Antiguo Testamento señaladas.

- ¿Puedes recordar momentos de la vida de Jesús relacionados con estas tentaciones? ¿Cuáles? ¿Cómo actúa Jesús en cada uno de ellos?

- ¿Qué actitudes descubres en este relato de la vida de Jesús?

y fecundar la vida...

- A partir del texto revisa tu propio corazón y tu compromiso con su Palabra.

Confrontar el relato de las tentaciones de Jesús con tu propia experiencias,
¿cuándo y en qué cirscuntancias nos sentimos tentados a vivir de manera diferente a la propuesta de Dios?

Constituyen los bienes materiales, el deseo de éxito, la búsqueda de poder… tentaciones en tu vida concreta? ¿De qué manera? ¿Qué conflictos acarrea el sostener la postura de Jesús?

A partir del mensaje de este texto releé las bienaventuranzas de Lucas y discierne si en tu vida sigues este programa, ¿cuáles son tus dificultades, limitaciones y tentaciones para vivir esta propuesta de Jesús?

En este tiempo de Cuaresma que se inicia la Iglesia nos propone revivir el camino de preparación de Jesús: sacrificio solidario, oración y reflexión de su Palabra son las propuestas, ¿cómo puedes vivirlas en tu vida concreta?

 

 

¿Quiere estudiar y conocer mejor la Palabra de Dios?
Conozca nuestros Cursos Bíblicos Pastorales

Promoción Curso Bíblico Pastoral
Conociendo Palestina en tiempos de Jesús

Para interpretar mejor el mensaje bíblico es fundamental conocer el contexto histórico, geográfico, social y religioso de los tiempos bíblicos.
Este curso le brindará una gran cantidad de datos e información para entender mejor los escritos del Nuevo Testamento y profundizar en su mensaje. Haga click y conozca la promoción.

 

Copyrigth © Buenasnuevas.com 2007